Wines and the City

Variedades que te van a sonar (de Torres)

¿Te suenan estás variedades? Pues enseguida lo harán porque aunque no sean las famosas chardonnay o merlot ahora se utilizan para hacer vinos auténticos y con mucha personalidad. Se han acabado las notas de degustación que parecen copiarse: cereza picota con capa alta , fruta roja madura en nariz, taninos voluptuosos y final largo. Nos hemos acostumbrado a escoger vinos donde imperan varietales de uvas conocidos. ¡Pero qué excitante resulta degustar vinos nuevos y diferentes! Estas uvas autóctonas son inimitables y representan nuestro patrimonio cultural. ¿Las degustamos juntos?

 

 

Recuperar variedades ancestrales es un proceso lento con muchas horas de experimentación. “Este trabajo está a medio camino entre la viticultura y la arqueología y nos ayuda a entender mejor la riqueza de variedades de vid cultivadas antes de que la filoxera arrasara los viñedos” proclama Miguel Torres Maczassek,. Generalmente al encontrar una variedad nueva el equipo de Torres invierte 6 años en la limpieza del material para luego utilizarla. Así conocemos la Selma Blanca, la primera variedad blanca recuperada del Penedès o la Moneu y Gonfaus (muy resistentes a las altas temperaturas y a la sequía). Fusionar estas variedades que estaban destinadas a perderse en el tiempo dan a luz unos vinos con tradición y un toque especial que es nuestro patrimonio ecológico.

Salir de la versión móvil