VARIEDADES,  VINOS

¿Sabes qué es el ABC del vino?

El ABC del vino no es el diccionario de las variedades autóctonas. Pero ¡vamos a repasar! Picapoll, Pansa Blanca, Subirat Parent, Trepat, Xarel·lo, Parellada… ¿Te suenan? Pues deberían, son algunas variedades autóctonas de Cataluña.

¿Tienes la sensación que en todo el mundo vinícola se plantan las mismas variedades? ¿Rieslieng o Pinot Noir te suenan más que Sumoll o Garnacha? No te preocupes, eren víctima de la globalización. Y para eso se ha creado el ABC del vino.

Les variedades internacionales son ventas aseguradas, pues el mercado identifica el tipo de vino por el nombre de la uva con que se elabora. Estas variedades, en su mayoría de origen francés, se han adaptado a muchos climas distintos a través de diversos clones. Pueden crear vinos de calidad similar en cualquier lugar del mundo. Mucha gente las llama variedades nobles.

Anything but Charddonay

ABC significa Anything but Chardonnay. Es la frase de moda en los paises anglosajones, que si bien no son los principales productores, tienen las capitales donde se comercia con el vino. Fíjate sino en el prestigio que tiene WSET de Londres como escuela de certificación para sommelieres.

¿Qué implica ese “cualquier cosa menos Chardonnay”? Pues, ya te habrás imaginado, que esta variedad francesa se ha convertido en sinónimo de vino blanco seco de calidad. Y eso está bien, pero los amantes del vino están hartos de probar vinos que tienen el mismo corte y las mismas notas. Así pues, han adoptado esta filosofía abrevidada en ABC, para pedir a lso camareros vinos blancos originales.

Vinos y globalización

El mercado ha notado un aumento de vinos muy similares que reflejan la globalización del mercado del vino. Parece que el vino destinado a exportación debería tener como carta de presentación una variedad conocida.

En Europa, tal vez, estamos más acostumbrados a diferenciar por terroir, denominaciones de origen, etc. Por su lado, los paises del nuevo mundo definen en la etiqueta de forma más visible la variedad de uva. Los vinos que se quieren exportar empezaron a minimizar la referencia a la región productora y optaron por monovarietales de variedades nobles.

Merlot y Cabernet Sauvignon son cepas tintas que se relacionan con calidad. Para un consumidor no experto, ver una variedad conocida es un elemento de tranquilidad. No tendría sentido destacar una variedad como el xarel·lo fuera de Cataluña, porque se conoce poco y además resulta difícil de pronunciar. Sauvignon Blanc suena mejor y la gente lo recuerda fácilmente.

El retorno de lo autóctono

Actualmente vemos que el consumidor ha virado hacia vinos más originales. No solo en España, sino que es un fenómeno global.

Podemos poner el ejemplo con la variedad Picapoll. Los vinos del Pla del Bages han obtenido reconocimientos por su originalidad. Igual que pasa com el Sumoll para tintos del Penedés. ¿Y qué pasará con variedades como el Escanya-pobres? ¿Se extinguirá para que se plante Syrah? Pues hoy en día parece que mejor que no.

En una encuesta de Slow Food y el Institut Català de la Cuina se pidió a bodegas catalanas cuales eran los cupajes que empleaban para las diferentes marcas y vinos de sus bodegas. Un 48% utilizaban varietales autóctonos para elaborar.

El cava, un ejemplo paradigmático

Variedades autóctonas o no, forman dos escuelas de pensamiento en el cava. Cuando hablamos de cava la disputa está servida. Están los de la escuela purista de la trilogía Macabeu, Xarel·lo y Parellada. También tenemos los que prefieren las variedades mejorantes como el Chardonnay o el Pinot Noir.

Los primeros creen que hay que elaborar un producto que no intente imitar el champagne. Los demás se guían por elaborar el vino ideal, dejando de lado el romanticismo de la autenticidad. Aunque, algunos les puede parecer que con variedades mejorantes tal vez se pueda exportar mejor. Me guardo mi opinión, pero te leo en los comentarios.

¿Local o global?

Hay expertos que creen que no se puede diferenciar de forma tan tajante entre variedades autóctonas y foráneas. Algunas hace tanto tiempo que se cultivan y han alcanzado tal enraizamiento en la tradición que estarían a medio camino. Es el caso del Chardonnay en Navarra o del Cabernet Sauvignon en el Penedés.

Sin embargo, no podemos dejar de señalar que siguen habiendo variedades catalanas en peligro de extinción. Ha llegado la hora de que les prestemos atención a esas variedades vinícolas, si más no para aprender cuales se han adaptado históricamente mejor a nuestra tierra. Son la verdadera cara de los vinos catalanes.

Un vino elaborado con variedades autóctonas no garantiza que sea mejor, tenga mayor calidad o aporte sensaciones organolépticas más potentes. Solo aportan una personalidad más marcada y diferenciada. El ABC del vino parece apuntar que hoy esa capacidad de diferenciarse es lo que puede hacer destacar nuestros vinos en el mercado mundial.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Meritxell Falgueras Febrer.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Efimàtica que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies