Wines and the City

RATATOUILLE

El otro día en un restaurante de París cuyo nombre no quiero acordarme tuve una visita inesperada en la mesa. Era una rata, bueno no, más que una rata era un ratoncito, porque no era tan asquerosa, grisáceo y no muy grande, pero con una cola muy larga… Intente no gritar e ir hacia el camarero después de algunos intentos pues el ratón no paraba de moverse. Un gran esfuerzo para mi histeria el no subirse en una silla y montar el show. Era una brasserie agradable y me daba pena liarla. Así que por fin llego a la barra y lo comunico. La chica del local se ríe de mí y me hace quedar como una tonta delante mi pareja. “Ah, un ratoncito, ¿es que tienes miedo? ¡Están por todo París, es normal!”. Y casi me hace sentir tan ridícula que le tengo que pedir perdón… “Ahora entiendo porque la película de Disney está ambientada en París…” es lo último que dije después de pagar la cuenta e irme.

Salir de la versión móvil