Sin categoría

Life is too short to drink bad wine

No sé cuanto voy a vivir pero sí sé como quiero hacerlo. Una vez ya he hecho los calimochos de mi vida, mezclando ideas adolescentes con burbujas de pasión que acaban haciendo cókteles molotov para el corazón, ahora quiero beber con tranquilidad el sano resveratrol. Una vez ya degustadas sangrías que unían cosas sin sentido y de quererlo todo a la vez, me apetecen cupages inteligentes que sumen en vez de enmascarar. Después de tantas catas, sé que tipo de vino quiero beber. Conozco lo que busco en vino y, sobretodo, aprecio saboreando lo que ha costado encontrarme con él. Después de tantas visitas a denominaciones de origen, de conocer marcas, por fin he encontrado la bodega donde quiero quedarme. Porque como decía Óscar Wilde, la vida es demasiado corta para beber mal vino.

7 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Meritxell Falgueras Febrer.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Efimàtica.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies