Sono i miei amici

Ogni volta che alla radio trasmettevano questa canzone di Amaral, la spegnevo. Adesso, invece, mi ritorna in mente come un gesto riflesso quando penso a Josep Roca e a Ferran Centelles.

Amigos

Conobbi Centelles quando aveva appena compiuto la maggior età e veniva al Celler de Gelida a comprare “vini per suo padre” da mio padre. Poco dopo ci sedevamo vicini al corso per sommelier. Entrambi siamo dell’ ’81 ed eravamo i ragazzini esaltati del corso. Non la smetteva di porre domande, aveva questa sete e questo entusiasmo misto a una giusta percentuale d’ingenuità, onestà e umiltà, che continuano ancora oggi a caratterizzarlo. Non esitò ad interrompere il secondo corso per andarsene in Inghilterra e Francia a lavorare e ad imparare. Apprezzai il suo servizio  El Espai Sucre d dove Centelles proponeva a pieno ritmo mariages con i vini dolci. Toccò a me presentare il concorso per il Miglior Sommelier di Catalogna nel 2005, nel quale arrivò secondo. Ha sempre dimostrato un grande entusiasmo per questa professione, non l’ho mai visto lamentarsi, mai una critica (e forse è per questo che non ha nemmeno una ruga). Ha continuato a formarsi continuamente durante il periodo in cui ha lavorato a El Bulli. Conoscendo Juli Soler, non gli sarà passato inosservato questo ragazzo. Forse non era ancora il migliore, ma le persone buone, formali, educate, sensibili e geniali non si incontrano facilmente. Ed è così che lo ho preso con sé. Fredy, come lo hanno ribattezzato nella Cala Montjoli, è il suo soprannome, per non confonderlo con l’altro Ferran, l’Adrià. Ho potuto condividere bottiglie piene di sentimento con lui durante viaggi, degustazioni, reportage e concorsi. Eravamo sempre quelli che tornavano all’hotel per primi, io per scrivere quello che avevo visto, lui per studiare. Così è riuscito ad ottenere, senza mai vantarsene e con l’umiltà di sempre, il diploma del Wines & Spirits e adesso anche quello di Master Sommelier. Che ne sarà di Ferran quando chiuderà El Bulli? A me non preoccupa affatto: ha seminato tanto, è sempre stato così amabile con tutti, che è normale che adesso, oltre alla collaborazione con il blog “7 Caníbales” e al club dei vini “wineissocial”, la gran dama del vino, Jancis Robinson, lo abbia nominato suo degustatore in Spagna.

Il leader spirituale, intellettuale, sensoriale, ultragenerazionale e internazionale è senza dubbio Josep Roca. Pitu, sempre paziente e capace, quando è il momento, di dire la parola giusta e più bella. Il suo saper essere, la sua cultura gastronomica e letteraria, e la sua capacità di parlare di vino come se fosse una religione, hanno molti ammiratori. Sforzo, serenità, poesia, misticismo, lignaggio, olfatto, palato… il geniale Roca rappresenta il massimo per ogni sommelier, il modello che tutti aspirano ad emulare: saper amare il vino con pienezza, felicità, sapienza, professionalità, originalità e fratellanza.

Lo conobbi da piccola. Mio padre, Toni Falgueras, mi ripeteva sempre: “è il migliore”. Allora non sapevo se intendesse come sommelier o come persona. Con il tempo ho capito che si riferiva ad entrambe le cose. Ho lavorato con lui nell’Associazione Catalana di Sommelier e continuo a farlo nei corsi di sommelier a Girona. Quando Marcel Gorgori mi domandò chi potesse essere l’immagine migliore per il programma di vini della 33, “En Clau de vi”, non esitai nemmeno un istante e li presentai: così iniziammo a lavorare al programma, lui davanti ai telespettatori, io dietro le quinte. Lezioni magistrali, fiere, mail e persino la presentazione del mio libro, in occasione della quale suggerì ai presenti un “mio odore”, versando del Podere San Cristoforo in piccoli vasetti distribuiti tra il pubblico. Se qualcosa si può affermare di Josep Roca, è che non lascia nulla al caso. Non è possibile riassumere in un solo articolo tutti i suoi successi e prodezze enologiche. I produttori lo amano. È uno dei vignerons quando va in Borgogna (se vi capita di andare a Beaune, è facile trovare foto sue attaccate alle pareti, o bottiglie firmate da lui). EspriEl somni”, l’opera filosofico-gastronomica che propone con Joan e Jordi, è stata presentata a Londra proprio il giorno prima. Il giorno prima che la rivista britannica Restaurant gli comunicasse (noi che eravamo andati a vederla lo sapevamo già) che era il migliore del mondo. Mentre lo vedevo sullo schermo pensavo: “sono i miei amici”.

So che questa sembrerà più la pagina di un diario personale che un articolo per giornale, ma se quando degustiamo il vino lo spieghiamo a partire dai nostri sensi, anche le persone dovrebbero essere presentate attraverso quello che ci fanno sentire: ammirazione.

Meritxell Falgueras

(foto: Flickr – Glenn Harper)

 

El vino tomado con filosofía

Artículo de Meritxell Falgueras publicado en el blog Tinta de Calamar (Cadena SER)

filosofía y vino

Sócrates solo sabía que no sabía nada y no quería saber nada de lo que sentía antes de beber, ni cuando se bebió la cicuta. Eso sí, iba preguntando a todos según su método mayéutico: ¿te resulta agradable o desagradable? ¿Huele más a flores o a frutas?

petit princepSu discípulo Platón escribió todo lo que el maestro dijo pero no lo quiso plasmar en puntuaciones. Formó las primeras academias y dejó en el mundo de las ideas el aroma más perfecto de la rosa, casi tanto como la de Antoine de Saint-Exupéry: “Si alguien ama a una flor de la que no existe más que un ejemplar entre millones y millones de estrellas es bastante para que sea feliz cuando mira las estrellas”. Se dice: “Mi flor está allí, en alguna parte” [sacado del célebre cuento de la ciudad de Bocuse d’Or, El Principito].

Ese amor platónico nos dejo afirmaciones como que “la mayor declaración de amor es la que no se hace; el hombre que siente mucho, habla poco”. Así, los que sentían mucho el lenguaje del vino preferían callar y beberse su silencio preñado de sensaciones.

Aristóteles, con su lógica, intentaba definir la metáfora que se utilizaba para describir el vino: “La metáfora es un préstamo cuyo sentido se opone al sentido propio”, “es una transferencia, una transgresión lógica y categórica”, “tiene impacto emotivo (porque causa admiración y seduce)”.

Eurípides, al escribir Edipo, lo entendió: conócete a ti mismo, entiende tus lindares de percepción y después juzga el vino a través de ellos. A veces decimos que un vino es muy ácido no porque lo sea, sino porque somos muy sensibles a ello, nos desagrada y criticamos desde nuestra prespectiva personal que no es objetiva.

Nietzsche, que bebía de la Grecia Antigua con su teoría de la tragedia clásica y la contraposición de lo apolíneo y lo dionisíaco, nos dijo que no podíamos ir más allá de la prisión del lenguaje y que todo lo que podíamos pensar, lo podíamos decir en palabras. Otra cosa es encontrar la palabra exacta pero, pasa eso y mucho más, está el sumiller.

Por ello cuando hablamos utilizando retórica en la cata de vinos no es simplemente ornamental si no que esas mismas metáforas condicionan nuestra interpretación del mundo. ¡Y qué mundo! Es normal que en Atenas se bebiera el vino rebajado con agua, miel y especias.

El vino y el amor es un maridaje histórico. Dionisio era el dios de la embriaguez divina y el amor más encendido. Las mujeres eran las más fieles seguidoras del dios, en forma de nodrizas, amantes o frenéticas bacantes. Este dios, propiciador de placeres, goza de una vida muy promiscua en las historias ancestrales. Sus más famosas conquistas son la mortal Ariadna y la diosa del amor profano, Afrodita-Venus.

Jugar al amor cuando uno está ebrio es una usanza casi tan antigua como el mismo vino. Los Octavos, juegos originarios de la Grecia Magna, eran ritos erótico-dionisíacos que consistían en beber tantas copas de vino como letras formaban el nombre de la amada. Así el banquete griego, que en un principio utilizaba el vino para filosofar, se sexualiza en Roma. Ovidio anticipó el ritual que se desarrollaría en las bacanales romanas con su sentencia: “Con amor, el vino es fuego”.

*fuente foto: Flickr – m.a.x / Bob.Fornal

Crónicas desde San Francisco

Artículo de Meritxell Falgueras publicado en el blog Tinta de Calamar (Cadena SER)

“El invierno más frío de mi vida ha sido un verano en San Francisco”, dijo Mark Twain. Me ha vuelto a pasar: nunca me acuerdo de que hace tanto frío en la ciudad por la noche. Solo pienso en los días soleados en Sonoma, olvidándome de los turistas del vino en Napa Valley. Turismo, que es enoturismo con nivel, productos naturales y todo sin las colas de Disneyland.

San Francisco*

San Francisco*

¿Y qué hay de nuevo en la capital gastronómica californiana? Dos restaurantes que significan lo mismo: membrillo. Cotogna (el restaurante más decontraté italiano) y Quince (el estrellado francés) firmados por el cocinero amante del huerto que cocina a ritmo de temporada.

¿Y quién me lleva? Un amigo (chef) que ha trabajado con conocidos comunes como Josep RocaRamon Freixa o Carles Gaig. Mi amigo es Daniel Brooks, cocinero creativo y artista en los medios visuales de la gastronomía que habla americano con estilo europeo.

Sobre vinos, no está todo escrito. He ido a entrevistar en sus respectivas bodegas a dos grandes personajes del sector. A una que le viene de casta y a otro que le va de cine. A Marimar Torres se la conoce realmente si la vas a ver a Russian River Valley, me decían los empleados de Torres. Risueña, con botas y pantalones cortos, explicando las recetas de su libro sobre cocina española. Allí Marimar no tiene apellido sino nombre propio.

Me lleva a comer a Il Garage, en Sausalito, al día siguiente de verla en la bodega con sus perros, Bonita y Linda, los protagonistas de su blog. Y sin ir a Los Ángeles me encuentro en una bodega con unos vinos de película: Kamen State.

Estamos con variedades bodelesas con un terroir de una magnificiencia estupenda. Con un largo final que ya anunciaba el cuerpo potente y  los sedosos taninos. “I will look for you, I will find you, and I will kill you” [te buscaré, te encontraré y te mataré]. Lo leo en la pared del bar de vinos en el centro de Sonoma. El dueño es el guionista de películas como Karate Kid, Un paseo por la nubes o Taken, y próximamente vendimiara otra película en la que no habrá tiros pero sí de una batalla vinícola… y hasta aquí puedo leer. Lo que ha unido el vino, que no lo separe la vida.

*fuente foto: Flickr – Rob Warde

¡Descorchemos las palabras!

Artículo de Meritxell Falgueras publicado en el blog Tinta de Calamar (Cadena SER)

descorchar

–  ¿Quiere degustar una bodega boutique que trabaja con viñas viejas de manera muy pasional? Tienen un reserva que será un icono primeum de estilo borgoñón de aromas varietales de 100 puntos Parker donde el terroir es el protagonista y…

–  No quiero saber más, gracias. Tomaré un refresco

No quiero que esto pase en un país productor como el nuestro. He construido esta frase utilizando los 10 términos que, según Grabiel Savage, del Drink Business,son los más irritantes para el consumidor a la hora de hablar de vino. Yo cambiaría algunos de los anglicismos por nuestros ‘de casta’, ‘afrutado’ y ‘redondo’, pero eso da igual. Lo que tiene importancia es cómo podemos comunicar, seduciendo con el lenguaje sin que el consumidor cambie de canal. ¿Dónde esta el equilibrio?

Si lo haces didáctico, divertido y fácil lo tachan de superficial y poco profesional. Si lo haces serio, resulta aburrido, elitista e incomprensible. ¿Qué queremos que sea el vino? ¿Un amigo que nos ayude a disfrutar más de la gastronomía y de las palabras? ¿Un producto cultural de lujo? ¿Una religión? ¿O simplemente lo que es: el fruto del paisaje? En este país no lo sé. En Estados Unidos quieren que el vino se venda. Y por ello todo lo hacen muy formalmente informal.

Quien quiere más información va a las bodegas. Pagando, que nada es gratis en esta vida y menos los domingos, cuando los bodegueros querrían estar con la familia y los visitantes quieren emular a los protagonistas de Entre copas. ¿Queréis beber sin tener que conducir? En Napa Valley tienen un tren para ello y, si no, dependiendo del presupuesto hasta se podría alquilar una limousine. ¿Qué bodega visito? Tienes los catálogos  gratuitos en todos los restaurantes y tiendas con las bodegas divididas por zonas, variedades con toda la información ¿Y qué le compro a mi prima que no ha podido venir? Al final de la visita hay todos los souvenirs imaginables para poder seguir degustando el vino con todo lo que has querido aprender.

Después de Disneyland, la zona de las bodegas concentradas entre Napa Valley y Sonoma es la segunda atracción turística en California con 8 millones de visitantes anuales. Algo estarán haciendo bien los americanos. ¿Y nosotros? El fraile mallorquín Junípero Serra fundó las primeras misiones californianas y fue el culpable de que en el siglo XVIII se empezara a cultivar la vid.

Ya que somos exportadores de la tradición, ¿por qué no importamos un poco de esa mentalidad americana, si nos hace entender (y vender) más vino? Debemos construir, no destruir (y menos ahora). El consumidor tiene que disfrutar bebiendo vino. Y basta. Que pueda decidir él cómo, el cuándo y el lenguaje de la cata. ¡Pero que sea uno que pueda comprender!

En América ningún camarero te mirará con desprecio si pones hielo en la copa de blanco (aunque tengo que reconocer que es una imagen que me cuesta digerir). ¿Qué importa si no lo sabe decantar? Lo que importa es que tenga ganas de repetir porque esa botella de vino le ha hecho vivir un gran momento. El vino existe, con sus enotecas y sus expertos, con las revistas especializadas y sus periodistas, con los agricultores y los diseñadores de etiquetas, gracias a que los consumidores deciden pedir vino en vez de un refresco. Y así, cada día un poco más, la sed de conocimiento irá vaciando esas barricas. La gente solo entiende una lengua: la del buen gusto.

Meritxell Falgueras

*Foto: Gianni Dominici via photopin cc

 

Son mis amigos

Cada vez que en la radio escuchaba esta canción de Amaral la apagaba. Y ahora sale de mi cabeza como un acto reflejo cuando pienso en Josep Roca y Ferran Centelles.

AmigosConocí a Centelles cuando a penas había cumplido la mayoría de edad y venía al Celler de Gelida a comprar “vinos para su padre” a mi padre. Poco después nos sentábamos juntos en el curso de sumiller. Los dos somos del 81 y éramos los “peques” flipados de la clase. No paraba de preguntar, tenía esa sed y esa ilusión con un acertado tanto por ciento de ingenuidad, honestidad e humildad que lo siguen caracterizando. No dudó en aparcar el segundo curso para ir a Inglaterra y Francia a trabajar y aprender. Disfruté de su servicio El Espai Sucre donde Centelles maridaba a todo ritmo los vinos dulces. Me tocó presentar el Concurso de Mejor Sumiller de Catalunya en el 2005 y él quedó segundo. Siempre ha disfrutado al máximo la profesión, nunca le he visto quejarse, nunca crítica (tal vez por eso no tiene arrugas). Siempre se ha ido formando mientras trabajaba en el Bulli. Conociendo a Juli Soler, no le debió pasar desapercibido ese muchacho. Tal vez aún no era el mejor pero las buenas, formales, educadas, sensibles y geniales personas no son fáciles de encontrar. Así que se lo quedó. Fredy, como lo bautizaron en la Cala Montjoíi es su apodo para no confundirlo, con el otro Ferran, el Adrià. He podido compartir botellas de sentimientos con él durante viajes, degustaciones, reportajes y concursos. Siempre éramos los que volvíamos antes al hotel, yo para escribir lo que había pasado, él para estudiar. Así se fue sacando sin alardear de ello el Diploma del Wines & Spirits y ahora con el Máster Sommelier ¿Qué le pasará a Ferran cuando cierre el Bulli? A mi no me preocupaba, ha sembrado tanto, ha sido siempre tan amable con todos, que es normal que ahora a parte de colaborar en el blog 7 Caníbales, el club de vinos wineissocial, la gran dama del vino, Jancis Robinson lo haya nombrado su catador en España.

El líder espiritual, intelectual, sensorial, ultrageneracional e internacional es Josep Roca. Pitu, siempre paciente para decir, cuando se le pregunta, la palabra justamente preciosa. Su saber estar, su cultura gastronómica y literaria, su capacidad para hablar del vino como una religión de la manera más bella, tienes muchos admiradores. Esfuerzo, serenedidad, poesía, miscitismo, linaje, nariz, paladar… El genial Roca es el máximo de la sumillería y dónde todos los sumilleres aspiran llegar. A amar el vino con plenitud, felicidad, sabiduría, profesionalidad, originalidad y fraternidad. Lo conocí de pequeña. Mi padre, Toni Falgueras, siempre me decía “es el mejor”. Entonces no lo sabía si lo decía como catador o como persona. Con el tiempo he entendido que son las dos. Trabajé con él en la Asocación Catalana de Sumilleres y lo sigo haciendo en los cursos de sumilleres en Girona. Cuando Marcel Gorgori me preguntó por quien podría ser la carta visible del programa de vinos del 33, “En Clau de vi” no dudé, los presenté y estuvimos haciendo tele, el delante y yo detrás. Clases magistrales, ferias, mails y hasta la presentación de mi libro donde dio a los asistentes un “mi olor” poniendo Podere San Cristoforo en potecitos para los asistentes. Si algo puedo decir de Josep Roca no deja nada al azar. No puedo resumir en un artículo todos sus triunfos y hazañas enológicas. Los productores lo aman. Es uno más de los vignerons cuando va a Borgoña (si van a Beaune es fácil encontrar sus fotos en las paredes y las botellas firmadas).Expresa su alma con los rieslings alemanes.  Nunca nuestros vinos han tenido mejor embajador. Con él, nunca el vino ha sido tratado con mayor respeto.  “El somni” la ópera filosófica-gastronómica que hace con Joan y Jordi se presentó en Londres justo el día antes. El día antes de que dijeran la publicación británica Restaurant (porque los que hemos ido ya lo sabíamos) que era el mejor del mundo. Cuando lo veía por la pantalla, pensaba “son mis amigos”.

Sé que este parece más un diario personal que una pieza periodística pero si cuando catamos el vino lo explicamos des de nuestros sentidos, las personas se deberían explicar a través de lo que nos hacen sentir: admiración.

Meritxell Falgueras

(foto: Flickr – Glenn Harper)

Già l’ho sentito

Frutta rossa matura, spezie, tostato, un tocco di vaniglia, un po’ di liquirizia… ma questo vino l’ho già sentito! Sto perdendo olfatto, o tutti i vini cominciano ad avere lo stesso odore? Forse la colpa è della coltivazione delle stesse varietà: cabernet sauvignon, merlot, syrah… Quando iniziamo a perdere autenticità per copiare gli aromi?

winesand

Sì che esistono vini più continentali con mencia, buoni risultati con la bobal e buoni adattamenti della tempranillo. Tuttavia, con la parkerizzazione del gusto, la sovramaturazione polifenolica, la lunga macerazione con le bucce e botti nuove tostate fanno sì che molti vini perdano l’identità del loro terroir e ci mostrino soltanto il loro profilo più fotogenico. Vini modello, che sono tecnicamente perfetti, come quelli del nuovo mondo, ma a cui manca la personalità di quel neo sulla guancia che alla fine risulta essere il particolare più sexy. Sennò, ditelo a Cindy Crawford, che contava più ammiratori di Claudia Schiffer, la Barbie perfetta. Dicono che le cose che sono di moda smettano di essere in quando le portano tutti. Gli intenditori parlano di una tendenza di vini più personali e originali, ma sul mercato la realtà si è fermata alla fase bomb fruits, che è come dire che ci piace Scarlett Johansson perché ci ricorda la voluttuosa Marylin, che bramiamo ad ogni sorso. Sebbene si favoriscano le varietà autoctone come la garnacha e il monastrell, le mencias del Bierzo segnano una tendenza. Le varietà più commerciali continuano a vendersi (e, cosa ancora più importante, a bersi!), come il trionfante chardonnay, il profumato sauvignon blanc, il floreale gewürstraminer, il caratteristico albariño, e il tropicale verdejo. Ma per i vini più cult, il più quotato è il godello galiziano. Per i rosati, i tradizionali vini di garnacha e tempranillo della Rioja e di Navarra, o la concentrazione di cabernet e merlot, risultano sostituiti dalla freschezza della pinot noir.

Questo vino l’ho già sentito. Tutti i rossi hanno la stessa descrizione visiva: “ciliegia Picota, intenso, lacrima lenta”, sebbene abbiano quattro anni di bottiglia. È colpa del cambio climatico o del fatto che ci siamo abituati ad usare silicone e a tingerci i capelli? Le donne più desiderate di Hollywood sono Penelope Cruz e Carey Mulligan, donne con carattere, che il trucco può soltanto migliorare. Ma niente botox come Kim Basinger, e niente statue di cera come Nicole Kidman. Per continuare ad essere sulla bocca di tutti, la cosa migliore sono i vini alla Meryl Streep: quelli che sanno invecchiare ed adattarsi, senza permettere alla moda di eclissare la loro essenza. 

Meritxell Falgueras

(Photo source: Flickr – Kathy Ponce)

Sumilleres por el mundo

Artículo de Meritxell Falgueras publicado en el blog Tinta de Calamar (Cadena SER)

Si hasta se ha hecho un programa de televisión es porque ya hay muchos españoles por el mundo, y algunos son sumilleres de corazón (porque se trata de una profesión pasional). Gente que no ha emigrado por la crisis, que podría ser, sino porque el vino les ha llevado a inspiradoras y deliciosas ciudades.

Rut Cotroneo, por ejemplo, soñaba con hablar francés y vivir en París, y ya lleva tres años en el Hyatt Park Hotel de la Rue de la Paix, sede del restaurant Pur, con una estrella Michelin. Bruno Murciano empezó en el Ritz de Londres y, además de elaborar un vino con bobal de su tierra, ya lleva más de 10 años dedicándose a la comercialización en la City.

Rut Cotroneo en un hotel

Rut Cotroneo en un hotel

Lucas Payá se fue de la Cala Montjoi (el Bulli) para ir a Nueva York. La misma ciudad que alberga a la familia del bodeguero Pepe Raventós, quien, hace un par de años, decidió dirigir su bodega de cava de Sant Sadurní desde la ciudad de los Rascacielos.

También los hay que, aun teniendo la residencia en la península, son de los más internacional. Como nuestro sacerdote del vino: Josep Roca. El sumiller y propietario del mejor restaurante del mundo (según Restaurant Magazine) que ha seducido al mundo con El Somni, una ópera-menú degustación que ha compuesto junto a sus dos hermanos: la parte salada y dulce del Celler de Can Roca.

Ferran Centelles es un sumiller formado en Francia e Inglaterra que sigue teniendo la humildad del chaval del barrio de Sants que ahora puntúa los vinos españoles de la dama de hierro del vino: Jancis Robinson [link en inglés]. Y el que estaba en su lugar, Luis Gutiérrez, ahora se ocupa de dar los prestigiosos Puntos Parker [link en inglés].

Y qué decir de los enólogos que viajan para aprender de márqueting en los Primeursde Burdeos y visitan diferentes zonas vinícolas para formarse. Para los que hacen espumosos, por ejemplo, es obligado ir a Champagne. Y para aprender lo último en vinificación de blancos, hay que ir a Nueva Zelanda…

Fuente: Flickr*

Los bodegueros también viajan muchísimo porque, para que los vinos se vendan, hace falta una historia, una cara, un tonoÁlvaro Palacios está más días moviéndose por el globo que en su casa pero se mantiene bien arraigado al Priorato. Y Juan Carlos López de La Calle, cuyo Viña El Pisón ha cumplido 19 años de promoción mundial, de Rioja al mundo. Pero los hay que son flight-winemakers y los que son car-winemakers, como el super Mariano García que va de Toro a Ribera como quien va a la cocina.

En esta época en la que, en España, lo difícil es cobrar (no sólo vender), salir de tu país puede hacer que tu empresa triunfe. La exportación, para muchos, es la única salida. Pero se ha de seguir al cliente, ir cuando te piden degustaciones, visitar las enotecas y restaurantes que tienen tu producto…

¡Por eso hay tantas ferias! Las citas anuales de Vinitaly (Verona), Prowein (Düsseldorf) y London Wine Fair. Cada dos años, Alimentaria, en Barcelona (los pares), y Vinexpo, en Burdeos (los impares). Concursos internacionales como el ITQI de Bruselas o el itinerante Concours Mondial, y también eventos varios siempre productivos: que si el Merano Wine Festival, que si el Fórum Gatsronómic de Girona

¡No hay tiempo de pensar a dónde quieres ir de vacaciones cuando se para de catar! Y sí: las vacaciones de los que nos dedicamos a esto suelen tener lugar, por si lo dudabais, entre viñas y por los paralelos donde crece la vid.

Nada más lejos de la realidad que una servidora: trabajo en Barcelona, soy jurado internacional, estudio en Londres el Diploma del WSET y vivo en la Toscana. Si alguien quería ser Willy Fog, aquí tiene una profesión que le hará girar algo más que la cabeza.

 

*Fuente: Flickr – portobayevents

El lado femenino del tinto

Vino femenino?

Este vino es femenino, este otro es masculino… ¿Pero acaso el vino tiene sexo? ¿Qué entendemos por femenino? Floral, suave, frutal, delicado, ácido, joven, elegante. Y por contraste, lo masculino sería estructurado, tánico, envejecido, alcohólico, potente, de aromas animales… Si es así, cada vez hay más vinos que se reflejan en la sociedad: blancos marimachos y tintos femeninos o, al menos, metrosexuales. En esta época del año, de hecho, estos últimos apetecen mucho.

Cuando las temperaturas suben los taninos de los vinos deben bajar. Ya no nos apetecen los tintos con cuerpo, crianza y tanto alcohol. Tampoco nos conformamos solo con tomar blancos  y rosados fresquitos. A veces también nos apetece un tinto en verano (que no es lo mismo que un tinto de verano). ¿Imposible, sin estar en una sala con aire acondicionado? El secreto está en buscar un tinto con alma de blanco. Uno en el que las series aromáticas protagonistas sean la fruta y la flor, sin (mucha) madera y esencialmente joven. Tintos de maceración carbónica. Redondos y frutales. ¿Quién dijo que el tinto no era un buen aperitivo?

Cosecheros es la tipología. Vinos de maceración carbónica que explotan en la nariz con notas a palote de fresa. ¡Y qué decir de los pinot noirs! Vinos que hacen soñar. Para tomarlos jóvenes, disfrutando de su acidez. Vinos tintos del frío que pueden abordar muchas combinaciones. ¡Qué bien sientan!

Tintos de semi-crianza. La delicia de los indecisos. Recomiendo Bru de Verdú de Costers del Segre o un Gotim Bru de Castell del Remei. Los roble de Ribera, como el Monteabellón, en el que sus cinco meses de crianza no enmascara la madurez de la tinta fina. Tintos de monastrell. Con aromas a lavanda y la frescura de las laderas de Alicante. Laderas del Sequé entra en cualquier época del año. Vinos del año. Porque si no los abrimos ya, pierden su gracia. Las garnachas de Campo de Borja, de una dulzura extraordinario. El Valpolicella italiano, un vino suave y alegre, para nuestras puestas de sol. O los vinos de la variedad sumoll en el Penedès, especiados y enigmáticos.

Muchos creen que los que entienden de vinos son aquellos que sólo toman tintos. Los blancos parecen vinos para inexpertos. Parker puso de moda las fruit bomb, de Toro, del Priorato y de los Riojas modernos. Parece, sin embargo, que estos vinos no son la mejor compañía para un menú degustación. Sólo se darían la mano con los, como máximo, dos platos de carne que podamos encontrar. Hay una nueva generación de vinos en estas denominaciones elegantes y finos que no necesitan equilibrarse con los años: Camins del Priorat, los vinos de Meritxell Pallejà son buenos ejemplos.

Los blancos con barrica y trabajo de lías parecen ser los mejores aliados para una mesa para dos con un menú completo. O no. También hay una nueva generación de vinos tintos que en su maceración con las pieles no pierden frescura. Tintos con una buena acidez y con aromas sutiles que marcan un nuevo género de degustación.Vinos tintos que, como los hombres metrosexuales, cambian los músculos por un buen perfume. Los primeros se depilan y estos tintos tienen tacto sedoso. Hombres con los que puedes hablar de todo y tintos que combinan con el bañador. En una sociedad cambiante donde los géneros ya no son esterotipos, los vinos adquieren matices auténticos ¡y saben tan bien!

Meritxell Falgueras

Foto: Flickr – Daniel Lobo

Mi nuevo Bulli

Hace un año escribí un post robando a Mariah Carey su “I’ll give you all” parafraseando la canción y diciendo que daría todo por una noche más en el Bulli. Hace un año mi horizonte era ver publicado mi libro y poder cenar otra vez en el restaurante más mágico del mundo. Y ahora, que he podido vivir en Madrid Fusión un momento delirante de arquitectura molecular bulliniana rollo “Avatar” con el lema “libertad para crear”, ya no me da miedo no tener mesa en el Bulli. Porque seguro que ganaré algo mejor. Tuve que hacer de corresponsal para la radio para informar de la ponencia más mediática del genio de los fuegos y no supe responder a la pregunta principal ¿pero se podrá comer en el Bulli? La verdad es que después de lo que vi, ya casi ni me importa. Va a ser un sitio sin reservas, sin límites entre la arquitectura y la naturaleza, con muchas mentes con ganas de imaginar lo imposible. Cuando la crisis económica hizo menguar mi trabajo decidí acabar mi tesina doctoral. Es de las mejores decisiones que he tomado en mi vida, porque ahora tengo mi cum laude y los que querían de verdad colaborar conmigo me esperaron. A parte que sentí que yo dominaba mi vida y que lo urgente no debían controlar lo que es importante. Como cuando el restaurante de Roses empezó a abrir sólo medio año porque en invierno no hay tanta gente en la Costa Brava y se dedicó a investigar. Después decidieron dar sólo cenas y después quitaron la carta, dando como única opción el menú degustación. Ahora que, por fin estoy cosechando libro, tele y radio, me planteo volver a estudiar en un futuro no muy lejano (como Adrià anunció la intención de hacerlo un par de años antes) para volver a sembrar. Tomarme un tiempo bulliniano para escribir una novela y no vivir siempre en mi ciudad. Será que, como el Bulli siento que lo más importante es lo que soy capaz de hacer y que no me quiero quedar en los aplausos por lo que he hecho. Formación, reinvertarse y no tener miedo a que te llamen loco porque cierras un restaurante en el momento que todo el mundo desea una mesa. Porque lo que yo deseo es un sueño que se va hacer realidad si trabajo para que sea posible. Aunque a una mesa en la Cala Montjoi…. ¡nunca le diré que no! Tal vez, sólo, por un picnic en Toscana.

Los hombres que no te dejan dormir

Insomnio, cortesía de MoonSoleil(Cortesía de MoonSoleil -Flickr) Hay hombres que no te dejan pegar ojo. Que te preocupan. Que nunca te llaman si no es que están conduciendo. Que sólo te escriben cuando necesitan recordar algo. Que sólo te dan el tiempo que les sobra. Que nunca te leen, ni tan solo entre líneas. Hombres que no te dejan recrear tu cuento de hadas. Ni tan sólo la escena de esa película. Son hombres que hacen que cierres los ojos a la realidad porque si no todo sería demasiado oscuro. Como los vinos tintos que te ayudan a relajar, que te dejan en los brazos de Morfeo y que que te acunan con su grado alcohólico. Y por fin llega ese hombre con el que quieres despertar, que es el mismo que el otro pero en otra fase, con otro rostro. Como esos vinos que te inspiran y que despiertan la creatividad. Un hombre con el que puedes compartir los suspiros de la noche con la luz abierta. Un hombre que no te deja dormir, pero que te hace vivir un sueño. Hasta te lleva un fin de semana en París, donde la luna y el sol se confunden, con el que vida es mejor que la ficción. Pero tienes miedo que vuelva el de tus pesadillas, el chulo, el mediocre, el que no escucha los gritos de tus bajadas de pestañas, el que no te mira si no es para verse reflejado en un espejo. ¿De verdad existe el príncipe azul? Hay hombres cuyos ojos azules son impenetrables y su corazón parece de hielo. El que tiene unas manos calientes porque tiene el corazón frío. Pero sigue a pie de la letra tu descripción de la carta de los reyes magos y tú te empeñas en que sea perfecto. Tal vez olvidaste apuntar lo más importante: que siempre lo sintieras cerca. Aún así, brindas con ese hombre que empezabas a dudar que te merecieras y con el cual, la sangiovese, nunca había tenido tanta intensidad cromática… Y no quieres dormir porque la realidad es mucho mejor que cualquier fantasía y ya no te importa que es de verdad y que has puesto de tu propia cosecha.

Al ritmo de otra fantasía, os dejo escuchando Ojalá que llueva café, de Juan Lúis Guerra.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies