Nit de vins guardonats al Penedès

El passat 26 d’abril a la nit, l’hotel Mas Tinell va viure una nit molt especial acollint als màxims representants del món del vi de la Denomicaió d’Origen Penedès.

El motiu de la trobada era la cerimònia d’entrega de medalles als millors vins de la 47ena edició del Concurs de vins de qualitat de la DO Penedès, organitzat per l’Acadèmia Tastavins del Penedès.

L’acte va començar amb el nomenament de la vilafranquina Anna Gual, com la guanyadora del 4rt Premi de Poseia Vínica.

doCom a personalitats més destacades, van assistir Jordi Bort, director general de l’Incavi, Josep Maria Martí, tercer tinent d’alcalde de l’Ajuntament de Vilafranca del Penedès i Josep Maria Albet, president de la Denominació d’origen Penedès. Els tres, juntament amb el president de l’Acadèmia Tastavins, Joan Tarrada, van conduir l’acte fent entrega de les medalles als guanyadors.

El concurs consta de set categories a més del premi especial al millor xarel·lo. Aquest any, 33 cellers han presentat un total de 101 mostres valorades per un jurat format per més de vint tastadors entre els quals hi havia enòlegs professionals, sommeliers de reconegut prestigi, restauradors i periodistes i membres de la facultat d’enologia de la Universitat Rovira i Virgili.

 
Els guardonats van ser:

Grup A. Vins Blancs Joves

OR: Masia Freye de Masia Vallformosa

PLATA: Clot dels Oms de Bodegas Ca N’estella

BONZE: Gessamí de Gramona

Els dos diplomes d’excel·lència han estat per Vinya d’en Lluc de Jaume Llopart i Alemany i per HMR White d’Heretat Mont-Rubí.

 

Grup B. Vins Blancs de Criança

OR: Viladellops xarel·lo

PLATA: Albet i Noya Chardonnay

BRONZE: Xarel·lo Font Juí de Gramona

Els dos diplomes d’excel·lència han estat per Clos dels fòssils de Pere Llopart Vilarós i Crisalys Torelló de Torelló Llopart.

 

Grup C. Vins Rosats

OR: Petjades de Torelló de Torelló Llopart

PLATA: Duc de Foix de Covides

BRONZE: Masia Freye de Masia Vallformosa

Els dos diplomes d’excel·lència han estat per Albet i Noya Pinot Noir i 1+1=3 Cabernet Sauvignon.

 

Grup D: Vins Negres Joves

OR: HMR Black d’Heretat Mont-Rubí

PLATA: Barthomeus de J. Roig instal·lacions Cal Costas

BRONZE: 1+1=3

Els dos diplomes d’excel·lència han estat per Fosc de Ruben Parrera Renau i Albet i Noya Tempranillo.

 

Grup E. Vins Negres Criança

OR: Vilarnau De Gonzalez Byass

PLATA: Mas Irene de Cavas Parés Baltà

BRONZE: Viladellops

Els dos diplomes d’excel·lència han estat per Msia Freye de Masia Vallformosa i St Joannes d’Agricola Hortons.

 

Grup F. Vins Dolços

OR: Gramona Pinot Noir

 

Grup G. Vins Escumosos

OR: Vatua! De Josep Colet Orga

PLATA: Argila de Mas Bertran

BRONZE: Clos Lentiscus de Finca Aviñó

Els dos diplomes d’excel·lència han estat per Mas Comtal d’Albert Milà i Mallofré i Marta de Bodegas Torres del Veguer.

 

Per finalitzar, la medalla de platí al premi del millor xarel·lo: Duc de Foix de Covides.

13 mil visitants a la Fira del Vi de Falset

** La xifra supera en gairebé mil persones l’estadística de visites de l’any passat gràcies sobretot a un dissabte multitudinari**

Cartell-fira-225x300Unes 13.000 persones han visitat aquest cap de setmana la Fira del Vi de Falset (Mostra dels vins de les DO de la comarca del Priorat), en una edició on s’ha fet molt evident la internacionalització del certamen, que cada cop atreu més públic estranger.

L’estadística  de 13 mil visitants supera en unes mil persones la xifra de l’any passat, gràcies principalment a la jornada de dissabte, quan el nombre de visitants va ser multitudinari. No obstant això, no s’ha superat la xifra rècord de visitants, assolida fa quatre anys, coincidint amb un cap de setmana de maig que va ser pont festiu i quan van ser unes 14 mil les persones que van recórrer els stands dels cellers, en el carrer Miquel Barceló de Falset.

Els organitzadors s’han mostrat satisfets no tan sols per la consolidació del certamen (que aquest any ha arribat a la seva majoria d’edat, la divuitena edició), sinó també perquè la seixantena de cellers que hi han participat es mostren satisfets del nivell de vendes assolit en els respectius stands i per la capacitat d’attracció cada cop més notòria de curiosos i amants del vi de Catalunya i d’altres països. Més enllà de la Fira al carrer a Falset, la majoria d’actes paral·lels que s’organitzaven han comptat amb xifres de visitants destacades, com és el cas de la Nit de les Garnatxes de Capçanes, que va comptar amb uns 1.400 assistents.

Tot i que els actes centrals de la Fira hagin tingut lloc durant el cap de setmana, el dilluns encara hi havia activitats programades adreçades, principalment, als professionals. És el cas del Tast de Professionals, organitzat per les DO Montsant i DOQ Priorat, on s’hi van inscriure un centenar de professionals, entre els quals hi ha sommeliers, restauradors, distribuïdors, importadors i premsa especialitzada.

El Tast de Professionals, que s’aprofita per presentar el vi de l’anyada pertinent, en aquest cas la del 2011, és un espai de trobada entre els cellers de la comarca i els diferents agents del sector vinícola, en una clara aposta per promoure els vins d’ambdues DO i establir les bases per a futurs acords comercials.

En l’edició d’enguany els professionals acreditats i els cellers participants van finalitzar el tast amb una degustació de plats típics de la comarca a càrrec del restaurant El Cairat.

Èxit d’assistència al Catalan Wine Day a Washington DC

Una acurada selecció de vins catalans s’han presentat a Estats Units el dimarts 9 d’abril dins una jornada plena d’activitats vinícoles celebrades al Restaurant Jaleo de José Andrés.

Fins a 180 professionals del vi han pogut tastar més d’un centenar de vins posicionats en el segment Premium de totes les Denominacions d’Origen Catalanes al renovat Restaurant Jaleo de José Andrés que ha acollit el que l’Associació Vinícola Catalana ha anomenat com el CATALAN WINE DAY. Una jornada plena d’activitats vinícoles que mostren una selecció dels vins TOP de 25 cellers catalans participants: Adernats, Abadal, Agustí Torelló Mata, Casa Gran del Siurana, Castell de Sant Antoni, Castell de Perelada, Castell del Remei, Caves Avinyó, Caves Llopart, Cèrvoles, Codorniu, Gratavinum, Jané Ventura, Mas Blanch i Jové, Miguel Torres, Parés Baltà, Pinord, Raimat, Recaredo,  Scala Dei, Torelló, Torres Priorat, Vall Llach, Vilarnau i Vinyes Domènech.

Entre els diversos actes de la jornada, destaca la Classe Magistral de Vins Top Catalans dirigida pel reconegut sommelier català Lucas Paya, ex – sommelier del restaurant El Bulli i actual cap de compres del grup de restaurants que el prestigiós cuiner i empresari José Andrés gestiona als Estats Units. En aquest restringit Seminari s’han pogut degustar una selecció acurada de 9 vins i caves escollits especialment per a l’ocasió pel propi Lucas Paya d’acord amb les preferències del consumidor Nord-americà. El plat estrella però ha estat l’entrega dels PREMIS CARTAVI INTERNACIONAL 2012, que per tercer any consecutiu l’Associació Vinícola Catalana ha fet entrega a 2 restaurants Nord-americans, en aquesta ocasió el restaurant Jaleo de Washington i el Veritas de Nova York, mereixedors de tal premi per la seva excel·lent tasca d’ambaixadors del vi català; en aquesta edició, 28 restaurants han quedat finalistes al premi, provinents de diferents ciutats com Boston, Miami, Nova York i Washington DC. El Sr. Valentí Roqueta, Vicepresident de l’AVC, qui ha fet entrega dels premis Cartaví Internacional 2012, ha volgut transmetre al públic Nord-americà un missatge fent èmfasi en la història mil·lenària de la viticultura de Catalunya, essent una de les més antigues del món; “Tenim els Monestirs Scala Dei, St. Benet de Bages, Sant Pere de Rodes de l’època romana. Catalunya és rica com pocs llocs al món, per la seva gran diversificació de zones i paisatges que enforteixen els trets d’ identitat propis de cada zona i que a través dels seus vins ha definit el caràcter dels catalans. Catalunya és i és molt, degut a la seva vinya”. A continuació s’ha celebrat un exclusiu dinar privat en que el xef José Andrés ha preparat especialment per a l’ocasió i posteriorment al dinar, ha tingut lloc el Showroom de vins Catalans dirigit al públic professional:  restaurants, sommeliers, cadenes hoteleres, botigues, premsa especialitzada, importadors i distribuïdors.

Foto dels guanyadors del concurs CARTAVÍ

Foto dels guanyadors del concurs Cartaví

El preu mig dels vins presentats durant tota la jornada ha estat de 34,45 dòlars l’ampolla, superant els 91 punts en les mundialment reconegudes puntuacions de Robert Parker, fet que va generar una reacció insòlita entre els sommeliers i periodistes de la zona que van fer posar en llista d’espera la capacitat de la sala per als sommeliers només una setmana després de treure’n la convocatòria.

L’any 2010 segons dades de l’Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMV), els EEUU és el segon país importador de vins catalans en termes de valor econòmic, amb un increment del 3,7% en relació a l’exercici anterior i amb una facturació durant el primer semestre de 2011 de 30.4 milions d’euros. Catalunya exporta actualment el 35% del total del vi tranquil comercialitzat i el 55% del total del cava essent els països compradors principals Alemanya, Estats Units, Regne Unit, Bèlgica i Japó. Les xifres dels vins exportats per Catalunya van suposar 290,1 Milions d’Euros, nombre que representa el 26,2% en valor respecte el total d’Espanya, i el preu per litre de les seves vendes a l’exterior són un 245,6% superiors a la mitjana dels vins de la resta de l’Estat Espanyol.

L’AVC és l’associació empresarial catalana que major nombre d’empreses vitivinícoles agrupa i compta amb una capacitat exportadora dels seus associats del 79%. L’any 2012, els cellers que formen part de l’Associació Vinícola Catalana van comercialitzar 87,2 Milions d’ampolles, el 60% de les quals varen ser destinades a l’exportació.

Viu els Nous Penedès 2013

Avui us porto les darreres novetats sobre la D.O. Penedès:

DOPenedesLa Denominació d’Origen Penedès va iniciar dilluns 18 de Març el tour de presentacions dels nous vins de l’any, amb algunes novetats respecte els anys anteriors.

El conjunt de presentacions estrenen imatge i eslògan, buscant així un aire més fresc, actual i proper al públic professional del sector de la restauració.

Aquestes es van iniciar l’any 1996, amb la voluntat de donar a conèixer d’una forma directa i personalitzada als professionals del sector, la restauració, hostaleria, i botigues especialitzades, totes les novetats de les diferents empreses de la Denominació d’Origen Penedès.

El primer dels actes, va tenir lloc el passat dilluns 18 de Març a l’Hotel Valparaíso Palace de Palma de Mallorca. També com a punt destacat, en aquest acte pel maridatge del vi Penedès amb producte autòcton de la zona es va poder comptar amb l’aportació de sobrassada de Mallorca, formatge de Maó i les Quelitas d’Inca.

El 22 d’Abril, l’Hotel Palace de Madrid acollirà la segona de les presentacions, i ja per últim, i també com a novetat d’aquest any, l’hotel Majestic de Barcelona tancarà el cicle el proper 6 de Maig.

En l’acte del del passat dilluns a Mallorca, els cellers que van mostrar les seves novetats són:

ALBET I NOYA

BODEGAS PINORD

CAN FEIXES

EMENDIS

GRAMONA

JANÉ VENTURA

JUVÉ & CAMPS

MAS BERTRAN

MAS RODÓ

NADAL

PARATÓ

PARÉS BALTÀ

SABATÉ I COCA

SUMARROCA

TORELLÓ

Sin ahorrarnos el sabor de las palabras

El otro día escuchaba la radio y comentaban la entrevista de Ferran Adrià donde decía que vivía en hoteles y que ya no sabía donde se despertaba. El presentador dijo un ¡Pobre! con una entonación que no me gustó. En un momento de crisis donde todos lo pasamos de una manera o otra mal, parece que quede mal viajar ni aunque sea por trabajo. ¿Quién va al gimnasio? Que levante la mano, porque cada mal decir que inviertes tiempo en ti mismo y ni que decir del malgastador que se atreve a darse un masaje si no es que está sufriendo de verdad una gran contractura. ¿Quién puede envejecer vinos si el apartamiento medio no da ni para la intimidad de una pareja? No queda muy bien decir que utilizas una cámara subterránea para que tus caros vinos descansen para encontrar el momento exacto donde la acidez hace un pacto con los taninos y dejan el mejor postgusto. Los segundos vinos son demasiado caros y las bodegas han sacado ya los terceros. Los que no lo hagan les dirán que no están al día. Los vinos deben ser jóvenes, se deben poder beber jóvenes porque la gente no está para invertir. Me gusta la expresión francesa del “Vin du plaisir” que queda mucho mejor que el vino base o low cost. Es un vino que te da alegría sin tenerte que comer el coco, sin que te duela el bolsillo y sin que tengas que esperar una gran ocasión para disfrutarlo. “El vino para gozar” tendría que ser la máxima de cada sorbo. Al igual que la expresión de vino de meditación al hablar de un vino dulce. Personalmente prefiero la expresión “vino di conversazione” como el Luminoso Dolce de viñas viejas de Trebbiano en una botella de 20 mm que es una medicina para el alma. Si es que el vino, al final nos hace conversar y ver que cada uno puede oler su vida en una copa de vino. Ahora tocan recortes, también en el vino. Es diferente la percepción de comprar un vino segundón, que si lo llamamos “Flor”, sobretodo si de apellido lleva Petrus o Pingus. Los segundos vinos de los grandes crus franceses lo tienen claro. Cuando un año no es tan bueno, se elaboran más del segundo, a veces aunque no sea tan buena añada gana con las uvas que no se ponen en el primero, para equilibrar los ingresos. Si llevan el nombre del vino top, aunque sea con el atributo Petit (como Petit Cheval o Petit Mouton-Rothchild) al consumidor ya le sabe mejor. A la tercera dicen que va la vencida. Como el Caminos del Priorat de Álvaro Palacios, un vino con una buena calidad-precio-placer con una firma de lujo. La moda ya hace tiempo que lo hace. Versace firma colecciones de H&M, aunque el mundo del vino no sólo vale el diseño, ni que el cupage lo haga Michelle Rolland, si no de la materia prima. Antes los vinos de Burdeos o Rioja duraban mucho más. En estos últimos Primeurs me dieron a catar un Lascombes de mi año, 1981 y a ciegas parecía más joven que yo. Pero desde que llegó la famosa microxigención ha acelerado la madurez del vino y permite que no se los beban tus nietos ni que tengas que hipotecar parte de tu espacio vital para que duerman las botellas. Vinos agradables, sin pretensiones que te hacen pasar grandes momentos, como Serras del Priorat, como el Amaranto de Podere San Cristoforo, como Artadi de Rioja, como un xarel·lo del año d’Albet i Noya, como el rosado fashion de Ibiza, el Ibizkus. Vinos para gente joven que empieza tiene curiosidad, para los que tienen buen gusto y para los que ya están cansados de oler madera. Una nueva generación de etiquetas con arte y de vinos que se adaptan a nuestro tiempo y que no necesitan que malgastemos años para verlos crecer. Porque para tener momentos de placer no hace falta ahorrar tanto. Y atención a como describimos a los vinos porque las palabras tienen su peso en oro e influencian el sabor.
Meritxell Falgueras

El vino visual

Las sensaciones a veces son más fáciles de plasmar en un lienzo, porque los sentimientos se acaban convirtiendo en cupajes de diferentes objetivos pasados por la barrica del pasado y la oxidación del miedo a lo que será. Hay ya diversos artistas en España que se dedican a plasmar las notas de cata con pintura. Una de ellas es Nora López Millán que anima a sus alumnos a pintar con este producto natural. Los colores están extraídos del primer prensado de la uva, de los sedimentos o del vino vertido directamente de la botella. O la excelente exposición con la que Inma Amo, el 2 de Marzo, deleitó a los participantes de la muestra de Vinoro (con las bodegas ganadoras de los concursos internacionales en el 2011) en el Ritz de Madrid, donde viste las barricas y sus tapas de colores con el significado que solo el arte dota. Ya lo decía Oscar Wilde “Ningún gran artista ve las cosas como son en realidad; si lo hiciera, dejaría de ser artista”. Los sumilleres parecen rapsodas y en vez de catar, recitan poemas. ¿Es que en el vino tenemos un código medianamente universal y artístico de comunicación? El escritor catalán Josep Pla, en “El què hem menjat” se pregunta qué gusto tiene el guisante. Acaba explicando que el guisante sabe a guisante. El vino huele a vino. Esta tautología significaría que todos los vinos huelen igual y no es así. Expresar sensaciones es difícil. Poner en palabras comunes algo tan personal como la degustación cuesta. Es pasar de lo subjetivo y personal al marco colectivo de las palabras. Para los expertos más que definir tienden a evocar. Atsushi Hashimoto de la Universidad de Mie (Japón) inventó el primer robot catador de vinos. ¡Qué aburrido sería que todos tuviéramos la misma manera de explicar la realidad si cada uno la percibe a su manera! La cata de vinos cuando es un arte y se tiene que saber comunicar. La actitud del programa televisión de nueva generación “Vins a Vins” (www.xtvl.tv/programes/vinsavins/ ) es entrar en la casa de la gente para averiguar como se expresan y como viven el vino. Una especie de reality que forma a los consumidores para que no tengan miedo a expresar lo que sienten delante de una copa. Porque el vino, cuando entra en la boca de cada uno, se podría leer en el felpudo un: “Bienvenido a la República Independiente de mi gusto”. El perfumista Alexandre Smith es capaz de detectar las diferentes moléculas aromáticas que forman el bouquet del vino. Pero los consumidores entienden mejor el aroma de un vino si lo relacionamos con la pera que hablamos del hexil acetato. Se pueden describir los aromas con fórmulas químicas pero estas no comunican los sentimientos. En el programa de televisión del Canal 33 “En Clau de vi” protagonizado por Josep Roca se animaba a la audiencia a degustar el mismo vino que en la pantalla y desde allí se evocaban las imágenes de las frutas o notas que evocaba. El vino en los medios de comunicación se esta convirtiendo en un arte y encontrando también su lenguaje. ¡Brindemos por ello!

Viva el vino (también en N.Y.C.)

Hace unos años escribí una columna en esta publicación diciendo “El vino ha muerto en Nueva York, viva el cóctel”. Ahora de vuelta a la ciudad con más energía del mundo veo lo equivocada que estaba. En Wall Street el vino sigue en alza. ¿Por qué? Porque en Manhattan aún las empresas pagan las comidas y en ellas no puede faltar el vino. Aunque esté multiplicado su precio, porque“da clase”. A veces hasta por cuatro y por cinco. Me siento en el Bar Basque con Victor Sánchez, que trabaja para la distribuidora del Grupo Codorniu entre otras bodegas como Pittacum y Terras Gauda que se llama Aveniu Brands. Me quedo embobada mirando las máquinas que miden por mililitros el vino a copas. “La copa media de vino está sobre los 15- 20 dólares y esto es lo que funciona”. Las botellas que hay son muy buenas. Des de Flor de Pingus a Clos Mogador. No tomamos nada pero lo observamos todo “Es que en todos los restaurantes tienen a un beverage manager de excelente formación, interesado y muy informado sobre las últimas novedades y tendencias”. Le pregunto qué como es el mercado aquí. La respuesta depende del estado. “En New Jersey lo que funcionan son los cupones porque solo puede haber un solo precio”. Poca coña sobre lo que se factura en un estado como New Jersey. Pero es que Nueva York es el escaparate donde todos quieren estar. Se necesita un buen distribuidor como en todos los sitios pero sobretodo una gran inversión de tiempo, dinero y relaciones públicas a largo plazo. Porque no todo el mundo se queda mucho tiempo en la ciudad. O estás arriba o te quitan el sitio. Too much. El vino no se compra en supermercados, solo en licoreras. Y es que es verdad que en la ciudad que nunca duerme no te puedes quedar dormido. Así fue el despertar de los vinos de Ordoñez que siguen llevando la bandera de las viñas españolas en Norte América. A principios de noviembre la Asociación Vinícola Catalana fue a conquistar la Big Apple. Como tarjeta de presentación la AVC llevaba a Josep Roca con su cata magistral, al presidente del INCAVI, Jordi Bort y a 31 bodegas. Según datos del OeMv los EEUU es el segundo país importador de vinos catalanes (y supongo que españoles) con un incremento del 8.7%. La facturación del primer trimestre del 2011 fue nada menos que 29.6 millones de euros. Otorgaron la mejor carta de vinos catalanes a a El Mercat de New York y la Taberna de Haro en Boston. Yo llegué tarde, porque no sabía nada de mis compatriotas visitando la ciudad, como free-lance para mover mi libro y sólo con mis contactos. La suerte me llevó a encontrarme al pequeño del “El Celler de Can Roca”, Jordi buscando un taxi y acabé en la presentación de Madrid Fusión en el Culinary Center del Soho con Roncero y Capel. Invité como pareja gastrónomica a la periodista gastronómica Angela May (presentadora del Bocuse d’Or) con la que colaboré en el programa del Planet Food de Barcelona.   Las acciones de la Gran Manzana las marca el mundo tecnológico del Apple de Steven Jobs, muerto pero tan vivo en nuestro día a día. Gracias a twitter Víctor supo que estaba en la city. Con Linkedin me encontró  Ángel de la Fuente, para hacerme conocer un grupo de empresarios españoles locos por el vino que forman un club gourmet muy privado, selecto y divertido en el restaurante Solera. (Donde hace poco Quim Marqués, chef del restaurante “El Suquet de l’Almirall” estaba haciendo su paella cerca de la tercera avenida). En “Solera Blind Tasting Fraternity” invitan a “gente del vino” para compartir una cata a ciegas. En su agenda tienen a Pablo Álvarez, Alvaro Palacios, Peñín… En facebook contacté con mi admirada Alice Feiring con la quién pude comentar su último libro. (Editores españoles, no está traducido en español, ¿a qué esperáis?). Se llama “Naked Wines” y habla sobre los vinos ecológicos. En sus ojos de “Alicia en el país de la maravillas” veo que hay muchas ciudades en esta gran ciudad. Igual que su gente, que aunque no pueda crecer las viñas en el Empire States, siguen anhelando los vinos sinceros, auténticos y que hablen la lengua del buen gusto. Por ello, en el mundo del vino de N.Y.C., no hay crisis y el cóctel no es competidor, si no que es lo que viene después. Lo que viene antes está claro. Burbujas. Prosecco y cava ganando posiciones pero el champagne es lo que les ha quedado de más francés después de los problemas políticos. Porque aunque las french fries cambien de nacionalidad cuesta con los espumosos. Pero el podium es grande, estamos en la ciudad más conocida del mundo y para el buen vino, siempre hay un lugar. Ojalá en mi próxima visita en esta ciudad para presentar mi “Presume de Vinos” en el Instituto Cervantes pueda decir que: “¡la coca-cola ha muerto, viva el vino!”

Para que no nos pase como Reebok

Multan a Reebok porque exagera con la publicidad de sus bambas. Por ello, aunque el vino va bien para la salud, no es recomendable presumir como si fuera un fármaco para gente que no lo toma se aficione a él. Uno le debe gustar el vino porque el vino es una bebida mágica, única, con mil matices, de un gran postgusto en el alma, no porque va bien para la salud. Para ello que vaya a una farmacia a pedir cápsulas de resveratrol. Eso de que “el vino es bueno para la salud” se debe decir entre comillas y no con ligereza. El vino tiene alcohol y, como el mismo nombre que se utiliza para definir la deidad griega del vino Dioniso, tiene una doble cara. La buena y la mala. La buena ya la sabéis. Nos dedicamos a ello y sabemos que va bien para el corazón, la digestión, que es historia de nuestro paisaje y cultura gastronómica. Pero cuando me llamaron para defender el vino (mi doctorado es sobre la cultura del vino) en un programa importante de la televisión delante de un médico sabía que iba a perder. Por suerte, cosas del directo, no se hizo el tema, porque con los estudios en la mesa y los problemas certificados de salud la única cosa que puedo hacer es seguir escribiendo para que la gente beba menos y mejor.
Los estudios científicos demuestran que es mejor tomar alcohol con una comida rica en grasos y que las proteínas y los hidratos de carbono asimilan el alcohol más lentamente que si el estómago está vacío. Depende de la edad del peso, de si se está tomando otras medicaciones. Un poco de alcohol nos va bien para relajarnos, pero con el tiempo puede hacer crecer el nivel de ansiedad. El alcohol puede modificar el ciclo del sueño. Tiene efectos sobre órganos vitales como el intestino donde segrega acidez, y cada vez que aumenta el grado de alcoholemia y reduce la secreción de pepsina (hormona digestiva), se irritan las paredes del mismo y aparece la diarrea. El páncreas, necesario para controlar el nivel de azúcar en la sangre, aumenta la producción de insulina. Después del chute de azúcar viene la depresión, los temblores los males de cabeza, los problemas de concentración. Por no hablar de lo que sufre el hígado
Sus parejas de baile más peligrosas son con el tabaco, las bebidas energéticas y las drogas. El vino no es droga es cultura pero no podemos olvidar que puede ser utilizado como tal, y que por tanto, no podemos eludir sus peligros. En mi iphone tengo un alcoholímetro que marca cuando puedo conducir o no dependiendo de mi peso corporal, mi condición de mujer, el número de copas y el tipo de alcohol que tomo y la cantidad de horas en que se produce la ingesta. No es agradable la foto en las botellas de vino donde hay una mujer embarazada, pero se debe recordar que existe el síndrome de alcoholismo fetal que puede provocar malformaciones al futuro bebé. Leo en el panfleto de Éduc Alcool que distribuye el gobierno de Canadá y veo que las mujeres que dan de mamar contienen un 10% de alcohol en la leche maternal. Las mujeres parece que no solo tenemos el cerebro más sensible a ser afectado por el alcohol, si no que el número de mujeres de veinte-treinta años que beben en una noche más de lo que debería beber una persona en toda la semana, asusta. Igual que un zapato no cambiará el hábito (y con ello la silueta), el hábito de beber con desmesura para paliar un mundo donde esa mujer no encuentra su horma de su zapato debe tomarse en serio. No se puede dejar caer de sus tacones a esas féminas que brindan para olvidar, en nombre de la dieta mediterránea. Las mismas que son capaces de gastarse dinero en tratamientos de hidratación facial y que se deshidratan y envejecen con cada trago de alcohol desesperado. Tenemos que ir con pies de plomo con decir las bondades del alcohol para que no nos pase como Reebok y podamos avanzar en las bondades del vino con paso seguro.

El DNI del vino y su imagen

¿En un momento que los gimnasios están llenos de gente con remordimientos del verano y aún estando en crisis seguimos invirtiendo en ropa y en peluquería nos seguimos repitiendo que la belleza está en el interior? Es verdad, pero para saber como es de bella una persona por dentro requiere tiempo. Igual que para saber el gusto de una botella hace falta probar el vino. Por ello, en el vino, la imagen también hace una selección natural a la hora de elegir. La etiqueta tiene que mover con sus diseños asociaciones mentales del punto fuerte del vino. Paisaje, valor o tópicos. El vino se viste de etiqueta y es esta su tarjeta de presentación. Tiene que intentar transmitir visualmente lo que hay en materia líquida dentro de cada botella. Algo nada fácil sabiendo que la elección del vino en las tiendas donde la gente no recurre al consejo del dependiente depende sólo de cómo destaca a simple vista. Poner el nombre de la denominación en mayúsculas, resaltar la gran reserva o la variedad ya no sirve, como en el glamour de la moda, hay que encontrar algún factor más. Hay que elevar el producto a arte. a bodega Mouton Rothschild lo lleva haciendo des de 1945 para celebrar el final de la II Guerra Mundial. Des de entonces artistas como Dalí, Miró, Chagall, Cocteau, Braque, Warhol hasta llegar a contar como ilustrador al mismísimo príncipe de Gales representando un paisaje de la costa azul francesa. No todo se acaba colocando cuadros en la etiqueta. Tiene que transmitir emociones y recuerdos sensoriales. Nuestra mente es analógica, no digital como los relojes. Y las tendencias y los cambios de temporada pueden ser un punto fuerte de la venta de vinos. Recientemente Recaredo ha cambiado la imagen de su producto estrella, el Brut Nature, para mudar el clasicismo que recordaba un escuda con una etiqueta más minimalista. La esencia pero, es perenne. Xabier Bas, diseñador de la etiquetas de Álvaro Palacios entre tantos proyectos, habla de la importancia de no dejar a un lado al receptor. Porque es a él a quien nos dirigimos para enamorarlo, no sólo para vender más cajas. El naming es también fundamental. Recordar el nombre del vino para poder pedirlo con propiedad. El nombre del vino es como el nombre de las personas. Hay nombres que son originales, otros clásicos, algunos fáciles de recordar. Nombres que muestran la personalidad y otros que son sólo un trámite para distinguir el vino. Estudios de marketing apuntan que los nombres de vino más utilizados son aún los que tienen referencias aristocráticas, los nombre genéricos o los nominativos latinos. Los vinos con pedigrí se hacen llamar por sus títulos nobiliarios como Marques de Gelida (cava), Conde de Valdemar (Rioja), Comtesse de Lalande (Pauillac). También hay vinos que aluden a la realeza como Dinastía Vivancos, (Rioja) o Torres (Penedès) entre muchos más. Los nombres genéricos que demarcan la viña y el pago son muy comunes: Viña Tondonia (Rioja), Pago de Carraovejas (Ribera del Duero), Clos Mogador y Mas Martinet (ambos Priorat). Las laderas, los montes, los castillos están llenos de ejemplos vínicos. Los nombres latinos recuerdan las misma raíz del vino (vis, fuerza vital) como Tarsus (Ribera del Duero), Forum (Penedès) o Ysios (Rioja). Le siguen en número de referencias los griegos como Odysseus de Viñedos Ithaca o la bodega Dionisos en Valdepeñas. Hay quien como a un hijo ponen al vino su nombre entero como el cava Agustí Torelló o sólo el apellido como Gramona. La historia entre el vino y la iglesia deja constancia como San Román en Toro o Santa Rosa en Alicante. Por no hablar de los vinos franceses como el bordelés Château Pape Clément o la denominación de origen de origen Chatêauneuf du Pape o Hermitage. Los más esotéricos aman los vinos que apelan a constelaciones como, Celeste o Astrales de la Ribera. Ponerle números a los vinos es muy típico de la bodega australiana Penfolds con su Block 42 aunque las bodegas Abadal también siguen la tendencia con su 3.9. Bautizar un vino con su varietal es lo más corriente: Raimat Chardonnay o Enate Merlot-Merlot. En definitiva es poder dar un mensaje en la botella antes de probarla para que el consumidor escoja la mejor para su gusto sin probarla. La imagen es el carnet de identidad del vino.

Meritxell Falgueras

¿Bordeaux sera toujours Bordeaux?

Para mi Burdeos significa vino. Mis padres se inspiraron en sus tiendas para hacer el “Celler de Gelida”. Empecé allí mis estudios de vinos. Cada año, he ido religiosamente a la cata de los primeurs. Los años impares toca el peregrinaje a Vinexpo. Sus chateaux me ha inspirado mis historias. Sus copas, mis mejores catas. J’adore Bordeaux. Pero ¿Burdeos siempre será Burdeos? La Universidad Davis parece hacerle sombra a la de Michel de Montaigne. Los precios de los grandes chateaux ya no son los más altos ni ellos son sinónimo de la más excelente calidad. Las ferias de Londres o Dusseldorf están teniendo cada vez más adeptos por su comodidad y profesionalidad. Parece que la revolución del vino está rompiendo moldes y sus clases sociales se van precipitando como una lágrima de Cabernet Sauvignon. Primero fue la cata organizada por Steven Spurrier en 1976 donde los vinos californianos ganaron a los bordeleses. Después fue Parker, que con la dictadura de sus puntuaciones borró las fronteras de los Premiers Grands Crus y los vinos que merecían la pena (¡y el coste!). Y después llegó el bad boy. que consiguió dar una patada en el trasero para que los que estaban en la parra despertaran al nuevo tipo de elaboración. Mimar todo el proceso en la viña y microvinificar. Jean Luc Thunevin es denominado por el propio Robert Parker como el chico malo de Bordeaux, la oveja negra de los grandes vinos, el creador de los vinos de garaje. Es el propietario del Château Valandraud, un vino provocador que hace veinte años puso en duda el sistema de castas de la clasificación de los Premieres Crus de 1855. El azar es lo que ha hecho ha este francés nacido en Argelia que su vida acabara entre viñedos y abrazado por los japoneses como si fuera una estrella de rock y haciéndole firmar sus botellas que se venden más caras que un Margaux. La mujer de su vida (ex-mujer y novia eterna), Murielle, infermera de profesión e hija de jardineros, cura la viña con un amor… ¡que así salen sus vinos! Porque la etapa feudal se acabó y más que los castillos y los propietarios que miran por encima del hombro vencen los que combaten entre viñas y te miran a los ojos. Y digo esto pero sigo, cada año, arrodillándome delante las botellas, haciendo reverencias a las añadas, inclinándome para hacer fotos a los viñedos de merlot y comprándome todos los libros para seguir estudiando en la librería Mollat. Y es que Burdeos, por mucho que todos digan que c’est fini, nunca estará “demodé”. Y van a seguir reinando porque los precios no van a bajar. Aún la escandalosa subida del 2005, las crisis de confianza del 2008 en las vendas anticipadas y que Angelus bajará un 40% de precio. Después de la guerra de Irak los estadounidenses fueron sustituidos por los japoneses y rusos. Y hoy los chinos, vuelven a coronar la ciudad de los vinos con más pedigrí y más vendidos del mundo. Burdeos será siempre Burdeos, el espejo donde el mundo del vino se mira. Y se remira.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies