LOS CONCIERTOS EN LA SAINTE CHAPELLE

 Poder gozar del Canon de Pachebel o Las cuatro estaciones de Vivaldi observando el mejor gótico internacional es una experiencia excepcional. Se pueden comprar en las mismas taquillas media hora antes del concierto y es el mejor regalo para los sentidos y para el alma. A las 19 entras con el sol y ves como cae el día y como los colores de los vitrales se van oscureciendo. Después sólo queda pasear y ver la puesta de sol en el Pont Neuf o el Pont des Arts con una copa de Borgoña…

MAS DEL SILENCI

Sant Pere Castenyadell

93 743 02 49

Vilanova de Sau (Girona)


http://www.massilenci.com/

A vegades vols desconectar i no saps a on. En aquesta casa rural el que hi ha és natura (està enmig del bosc), silenci (no hi ha edificacions a 27 km a la rodona) i bon rotllo, doncs la Maria Teresa i en Ferran són autèntics, hospitalaris i artistes. Una casa que data des del 1058, imersa en llibres, quadres  i amb objectes preciosos (màquines d’escriure i de cosir antigues perfectament restaurades). Una llar de foc, una biblioteca,fotos antigues, hamaques entre els arbres, una terrasseta plena de flors, llits amb mosquitera de princesa, butaques per pensar… tota una atmosfera que et porta a la relaxació. És també restaurant i caldria venir expressament perquè la cuina de la Mª Teresa es extraordinàriament intel·ligent i sincera, la gran sorpresa de l’estada. Una cuina deliciosa, un lloc acollidor, el poder desconnectar (quasi sense cobertura)  a una bora de Barcelona a 596 metros d’alçada. Ideal per perdre’s un parell de dies.

 

Un dios salvaje

Y tan salvaje, aunque queramos ir de civilizados. Nos esforzamos pero en el fondo, algunos más en el fondo que otros, no lo somos. A veces sólo hace falta rascar un poquito y las heridas se abren, y a veces, nos pueden llegar a desangrar. Aitana Sánchez-Guijón, Maribel Verdú, Pere Ponce y Antonio Molero bordan esta obra de Yasmina Reza con la versión de Jordi Galcerón. Divertida, sincera, cínica. Los protagonistas a través del ron encuentran su “in vino veritas”. Pues el alcohol ya en época indoeuropea se utilizaba para comunicarse con el más allá y, lo más difícil, con nosotros mismos. Del brazo de uno de los actores pude conocer al resto. Así que, después de la hora y media tan maravillosa que nos hicieron pasar en el Tívoli, mi mejor regalo no podía ser otro que un Ron Zacapa para brindar por las tres semanas de funciones en Barcelona. Un placer.

MARIZA

Mariza ha creado un estilo de fado menos melancólico, más universal. El concierto de ayer de Mariza es un oporto tawny de 20 años: dulce, alcohólico y delicado. Su vestido negro le acentuaba esa cintura de procedencia Mozambique, su elegancia portuguesa y su clase de diva. Pocas veces un vestido dice tanto de un momento. Negro, largo, asimétrico. Fado quiere decir destino. Cuando escuchas música, sin hacer nada más, de tus pensamientos brotan las ideas más íntimas, que en la vida real vamos ahogando para un más tarde.  Más de uno lloramos con los chorros de voz, a pelo, de la cantante. La batería, las guitarras y sus movimientos consiguieron que el Palau de la Música cantara al unísono en portugués. Es verdad que la poesía de la música aunque no se entienda, se siente igual. La voz de Mariza, como el buen oporto, te calienta por dentro, te cubre el alma.


SPEAKEASY

Clandestine Back Room Restaurant & Bar

El restaurante del Dry Martini. Aribau 162 93 217 50 72

 Un maridaje inusual. Cocktails y gastronomía. Una paranoia para los sentidos, la vista, el tacto, el intelecto… De las manos de Javier de las Muelas y su equipo, saboreando todo su savoir faire. Más de doce cocktails sabiamente maridados con platos extraordinarios, dispuestos a desnudar las propuestas más atrevidas. Se empieza con la serie frapés des del más clásico hasta pasando por declinaciones con wasabi. El de pedro ximenez con foie fresco a la plancha, una delicia. Un cuadro cromático de vistosidad gastronómica con los olores de las copas más femeninas. Con los platos principales el juego de texturas en la armonización aún es más complejo. El  más sorprendente el “Sharon Stone”: toda la sensualidad del chocolate y los aires neoyorquinos  con el calamar con salsa de cacao. Aunque el “Coconut Martini” con la vieira al curry le sigue bien cerca. La experiencia  más excepcional. Beber el “Carnyvore”, servido dentro una planta carnívora que hace que te “descoloque” totalmente el gusto . Speakeasy tiene respuestas para todo hasta para el tradicional cochinillo con un “Brôlée de Maracuyá”. Los postres de coktails de gelatina con propuestas diferentes el punto y final. Bueno no. Que mejor para digerir que  la serie de Dry & Tonic para hacerte subir al cielo del perfecto y más deseado gin tonic.

PINOTXO

La Boqueria. La Rambla 91. 93 317 17 31

El meu pare sempre m’havia dit que no hi ha res com menjar al Pinotxo de la Boqueria. I com sempre, quan el teu pare et diu una cosa, tu te l’escoltes d’aquella manera, pensant que no serà per tant, que tu ets d’una altre generació.  Després un home et porta i creus que has passat un dels moments més feliços de la teva vida. Pel menjar, per l’ambient, per com és d’autèntic el senyor amb el “chaleco” que és diu Juanito i que és el cor del local. Els seus nebots, en Jordi i l’Albert, els pulmons. Els bolets, els xipirons amb faves, el secret de bou, les cigales… Sentir que ets a Barcelona i que estàs viu!

MAS PAU

Urbanització Torre-Mas Pau s/n (17742) Avinyonet de Puigventos. Teléfono:  972 54 61 54

Hay sitios que despiertan una cierto romanticismo; hay otros que tienen la dosis perfecta de melancolía, clase e historia. Mas Pau lo tiene todo. Hotel, restaurante, casa rural, terraza, piscina, jardín, servicio, estilo, calma, sol, arte, tramontana, ubicación, gastronomía, paisaje… Es una experiencia excepcional para pasar una velada a la luz de las velas con un buen vino de l’Empordà envuelto por la hiedra daliniana. Un sitio muy especial: para enamorarse. Uno de los mejores menús degustación del año (el mejor, los hermanos Roca) y la mejor opción para un fin de semana de primavera, verano, otoño…   

Ex Ex???

Significa Experiencias Excepcionales. Nada de ex-novios ni de sitios x. Ex Ex es la gama alta de vinos de Castillo de Perelada, que me encantan… ¡A vuestra salud!

Meravigliosa

Mix Meri by Franc Lluís i Jordi Cortines
A COM ràdio m’han fet el regal més meravellós que em podien fer. M’han donat l’oportunitat d’expressar la meva idea del vi. Sobre vi i tendències és sobre el que parlo cada divendres de 10.20 a 10.40 a la meva secció “Assaborint la vida” al programa “Com t’ho diria” d’Oriol Soler i surt també en directe per BTV. Aquest estiu en Franc Lluís i en Jordi Cortinas em van fer sortir de l’armari en el programa “Farem com si res”! Em van deixar ser jo davant del micròfon i mai els hi ho podré agrair bastant… Em pensava que per ser una professional en el món del vi havia de ser seriosa i clàssica.. Però jo volia que el missatge de la cultura del vi arribés a tothom!!! També a la gent que no entén el vi perquè li sembla massa complicat o aliè a la seva vida. Puc semblar superficial, jo intento ser divertida i fer atractiu aquest món que és la meva passió. L’equip de COM ràdio m’ha fet sentir “meravigliosa” com la cançó de la Gianna Nanini amb la que inicio la meva secció que pot semblar extravagant però que és sincera. Ho faig amb el cor i és de la cosa que estic més orgullosa. Gràcies amics, per ajudar-me a créixer i realitzar-me.

Mi nariz de bronce

Desde finales de mayo mi nariz tiene un color especial. ¡Y no porque haya tomado más el sol! Si no que el concurso “La Nariz de oro ”me ha galardonado así hasta la próxima floración de la viña. De las causas y sus razones, ahora voy a dar testimonio en este breve relato:
Érase una vez una chica que hacía el primer curso de sumiller. Se presentó a ese concurso tan famoso del cual todos hablaban. Delante una copa negra, como si fuera una página en blanco, puso a imprimir en palabras sus reacciones. Lo hizo y al levantarse, delante tanta excitación, tiró la copa. Quedó eliminada sintiéndose aún un zarcillo. Esa sumiller entendió que tal vez escribir se le daba mejor que catar y dejo la copa por el lápiz. De eso ya hace siete cosechas. Esta vez con una página llena de escritos y con muchas copas derramadas la catalana volvió a presentarse. Pensó que para hacer un buen reportaje era mejor degustar la experiencia, relatando la ilusión de los participantes y los nervios del evento. La sorpresa fue que aún tenía la edad para ser “Joven Promesa” y ganó en esta categoría. Ese fue su pasaporte a la final de Madrid. Unos pocos elegidos entre ochenta participantes volaron a la capital aunque tantos otros lo merecían. Marc Maldonado con su afable carácter era el responsable, no por clasificarse como “Mejor Sumiller de Cataluña” sino porque se gano el respeto de todos sus compañeros. David Seijas con su nariz oro viejo y sus ojos azules hacía de una excursión en avión una fiesta.
Intentar explicar los aromas del vino era una tarea difícil. Pues tenemos que utilizar palabras objetivas para expresar sensaciones individuales. Pero no más que explicar las vibraciones de una experiencia colectiva vivida en primera persona. Mientras en las salas de degustación, una buena concentración de grandes sumilleres ponían a prueba su olfato. Cuanto más se acercaba el domingo por la tarde, más era la ansia que sentían. Sheila con dieciocho años brilló por su sonrisa dorada y por sus manos de plata que rompían copas y moldes. Esta chica con dieciocho años nos demostró que se cata el vino con el corazón y no con el lenguaje técnico. La verdad es que nadie de los 76 profesionales esperaba ganar, pero todos lo anhelaban. Se trataba de demostrar con una oscura copa con la que poco se intuía, todo el saber de su profesión. Sólo once supieron de qué vino se trataba; de esos sólo siete, supieron expresarlo. Allí empezaba la verdadera final, con las cinco copas tintadas que daban la bienvenida a las paranoias de la nariz y las dudas de las sensaciones. Mientras, los demás compañeros, se preguntaban porque no habían acertado el elixir de la copa eliminatoria. Pues estaban a punto de ponerlo, pero que al final se decidieron por otro. Lo habían visto clarísimo en la primera sensación pero que después, pensándolo mejor, habían rectificado. Esa la parte ácida de la cata a ciegas, pero también es la que hace salivar y obliga a intentarlo la próxima añada. Y es que esta prueba es un cupage donde la intuición cuenta más que la sabiduría. Algunas televisiones llegaron tarde y, los siete clasificados tuvieron que repetir esos terribles cinco minutos con sus copas vacías y con los nervios derramados. Ahora veían la magnitud de haber llegado hasta la plataforma de cata des de donde sus compañeros los animaban y los miraban de forma diferente. Jaume Gaspà que había llegado des de Lleida sin cartera, sintió que valía la pena todo aquello.
Antonio López con su copa dorada miraba a los asistentes. Los finalistas fijaban su mirada hacía el centro de esa copa-trofeo que ya nada preguntaba, sólo contestaba. “Seguro que ganarás tu” dicen algunos a sus favoritos “¿Te imaginas?”. Todos en los respectivos aviones, trenes y coches que los llevaron al hotel se les había pasado por la cabeza, pero todos habían cambiado la música rápidamente, para podar las expectativas. Así la decepción no era tan amarga. Antonio Jesús Gutierrez tenía a toda la familia apoyando su candidatura y en sus ojos reflejaba la serenidad de la victoria merecida. Raúl González por segunda vez se alzaba al podium y conseguía, subiendo el segundo puesto, la superación del tercero del año anterior. La tercera sintió que su nariz de bronce valía la representación de los jóvenes y las mujeres. Aunque sólo tres gozaron del podium no hubo ningún mal trago. Los demás, con el gusto en boca de haber llegado a la final, se prometieron hacerlo mejor el próximo año. Todos decían que lo de menos era ganar, que era importante conocer gente y practicar con tantas muestras. En el fondo, pero, todos deseban el resplandor que da una nariz de metal precioso. Por eso las risas nerviosas, el cansancio psicológico y las palmadas en la espalda. Los participantes se sentían parte de un todo, de un cuento de hadas que para algunos apenas empezaba donde para otros acababa.
La aventura de los sumilleres no acabó con los resultados del Concurso “La Nariz de Oro”. El grupo de Barcelona, como tantos otros esa noche, se quedó bloqueado en el aeropuerto por la tormenta que amenazaba la salida de Barajas. Allí se encontraron con gigantes (Dueñas) y hombres con pies de oro (Ronaldiño)… Y es que, quien creé que los sumilleres sólo hablan de “cuentos chinos”, tal vez tienen razón. Pero esa es la magia del vino, imaginar un mundo en una copa. A veces, sólo creyendo en las capacidades de acertar la degustación, uno puedo aprender a entender mejor el vino. Es cuestión de seguridad y sensibilidad. Esto es el mejor premio que puede regalar el certamen. La aventura junto los brindis con los compañeros es la mejor vendimia. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado. Pero la próxima convocatoria del concurso acaba de empezar con centenares de nuevas historias y vinos a descubrir…

Meritxell Falgueras

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies