LAS CLASES SOCIALES, EXISTEN

Adoro hablar con los taxistas siempre que busque yo la conversación. El otro día no era una de esas ocasiones. Intentaba pasar desapercibida en el asiento de atrás, pero el taxista observó que llevaba cajas de vinos y me empezó a contar que era un gran apasionado. Quería cobrarme junto a la carrera un abreviado curso sobre el vino entre semáforo y semáforo y yo no estaba por la labor. Intentaba sacarme información sobre variedades y marcas, a lo que yo iba asintiendo mientras probaba a llamar a alguien des de mi móvil para que me rescatara de dar una clase particular. Pero el taxista dijo una frase que me sacó los ojos de órbita y que consiguió captar mi atención. Dijo “cuando voy a comprar vino utilizo esta técnica: compro los que tienen título de marques o de barón, no fallan, siempre están buenísimos”. Sus ejemplos eran: Maques de Cáceres, Marques de Riscal, Barón de Ley, etc. Un nombre noble le da al vino una credibilidad que el comprador inexperto agradece. Y supongo que lo hacemos todos en los productos que no conocemos y que tienen una palabra que nos suene o nos sugiera calidad y/o exclusividad.
Las marcas de vinos lo saben y por eso la imagen de tradición y paisaje son las recurridas. Castillo, Torre, Viña, Clos, Pago, Laderas, etc . También los nombres latinos como Ysios, Tarsus, Odyseus, parecen ser parte de la tradición vínica de la antigüedad, aunque en realidad es toda la cultura del vino que proviene de la misma fuente (“vis” en latín significa “fuerza vital”). En el vino más que en otras cosas buscamos esta distinción noble. La mayoría de consumidores son tradicionales, por eso aún muchos de ellos rechaza el tapón de silicona. Les parece poco romántico o extraño y prefieren un mal tapón de corcho. Les da más fiabilidad sólo por la apariencia. Igual que encontrar en la etiqueta del vino las uvas más internacionales. Delante un cabernet sauvignon o un chardonnay la gente se tranquiliza, se imagina que es sinónimo de calidad. Un albillo o samsó les pondrían nerviosos; hasta se preguntarían si se trata una variedad blanca o tinta. También saber que es un vino envejecido les hace catar mejor el vino aunque organoléticamente deje mucho que desear. ¡La de botellas de Grand Cru que he visto en el Tallevant de Paris que estaban más muertas que vivas! Los adinerados que pueden tomarse un Chateaux Latour del 1961 enseñan orgullosos la botella aunque esté medio llena cuando sólo faltan los postres. La añada es parte de la presentación en sociedad del vino. ¡Cuantos se sienten expertos comprando un vino con el criterio de que es una buena añada! Sin preocuparse del tipo de vino, del trabajo de la bodega y del momento de consumo.
Las denominaciones de origen también atañen a estas clases sociales. Parece que hay denominaciones de primera división y otras de tercera clase. Rioja, Priorato y Ribera tienen pedigrí; Bordeaux y Champagne estilo; Piamonte y Supertoscanos diseño. Pero muchas veces la falta de criterio marca la elección de zonas famosas aunque dejemos de catar las que nos son desconocidas. El vino, como el coche o la ropa parece poder expresar la “clase social”. Es extraño que lleguemos a humanizar a un producto que viene de la naturaleza y que le pongamos con un título nobiliario en la etiqueta o con unas características ficticias de estatus de calidad. Y todo eso sin probarlo…

Meritxell Falgueras

Sancho Panza, el primer sumiller

“¿No será bueno, señor escudero, que tenga yo un instinto tan grande y tan natural en esto de conocer vinos, que en dándome a oler cualquiera, acierto la patria, el linaje, el sabor, y la dura, y las vueltas que ha de dar, con todas las circunstancias al vino atañederas?” capítulo trece del segundo tomo de Don Quijote de la Mancha. Esta pregunta retórica de Sancho Panza nos interroga sobre si tal vez fue el famoso escudero, el primer sumiller de la península. Este año celebramos que el “Quijote” cumple cuatrocientos años. No sabemos si Cervantes lo escribió juntó a una botella de vino, pero sí encontramos a lo largo del viaje de Sancho y del caballero Don Quijote cómo les gusta beber y comer a estos dos personajes. Encontramos múltiples pasajes donde se cita el vino alrededor de divertidas anécdotas y el costumbrismo medieval. La literatura siempre ha sido un reflejo de la sociedad; y el Quijote, al ser un clásico que traspasa los siglos, nos muestra la iconología que ya en la España del Renacimiento se tenía del vino y que tan vigente sigue en nuestros tiempos. Y sobretodo, la visión folklórica en manos de Sancho Panza, los pastores y los posaderos, que eran los más fieles a su consumo. Históricamente, que el vino sea la “estrella invitada” en la primera novela moderna, tiene su explicación: en un momento donde la sanidad brillaba por sus carencias era mucho más seguro beber vino que agua que no siempre estaba en buen estado. “Agua beba quien vino no tenga” y tantos otros refranes, vienen de esta época. El vino como bebida, no se le concibe la función de saciar la sed, sino que juega otro papel simbólico y real entre grupos. Y también, porque el vino, es parte de nuestra historia, de nuestra cultura… ¡y quién sabe de cuánta literatura!

En el la primera parte del Don Quijote de la Mancha, cuando ya tenemos a nuestro héroe armado caballero en el tercer capítulo, es descrito como éste bebe vino a través de una especie de “pajita” porque no puede quitarse la armadura. Delante de los mismos personajes de la escena causa estupor beber el vino así. Como lectores podemos observar que ya en esa época es considerado ridículo beber el vino de manera inadecuada. Hay ya una cultura de servicio del vino. El vino deja ser naturaleza para ser un producto que define la cultura popular. En el capítulo undécimo, dónde tiene lugar la cena con los cabreros, el vino es servido con una especie de cuerno que nos remite al mítico cuerno de la abundancia del que se nutrían los dioses. En esta imagen pastoril, la comunión de los comensales tiene como escenario la naturaleza y es acompañado por la presencia del vino La naturaleza nos da la uva pero es la mano del hombre la que lo convierte en vino. En el vino tenemos los cuatro elementos: la tierra de las viñas; el fuego, en el sol que hace madurar la planta; el aire que mueve las hojas de la parra y el agua del cual se alimenta. La viña es uno de los tres árboles arquetípicos del Mediterráneo y su tradición proviene, principalmente, de la agricultura, de los ritos paganos y del cristianismo. La Edad Media está preñada de toda esta tradición pagana-cristiana. Por eso lo encontramos en el paisaje bucólico los personajes se hermanan con el vino y cantan. En medio de los prados parece que el vino sabe mejor y la música es el arte dionisíaco por excelencia. Es en esta situación donde don Quijote le dice a su escudero que ha bebido más de la cuenta “… que bien se me trasluce que las visitas del zaque piden más recompensa de sueño que de música”; a lo que Sancho Panza, dando voz al folklore, responde: “A todos nos sabe bien, bendito sea Dios”. El vino tinto, por su color rojizo, ha sido asimilado como sangre divina. ¡El vino como sangre, aquí, es de gigantes! Pero sólo en la locura de los protagonistas. Como vemos en el treinta-y-cinco donde Don Quijote medio atormentado, lucha contra las vasijas de vino creyendo que son gigantes.

El vino ha sido utilizado a lo largo de la historia como medicina, como antibiótico, diurético y sobretodo como antídoto para la nostalgia. Por eso Don Quijote cree curarse con la pócima, que no es más que vino mezclado, como se bebía en la antigüedad, sobretodo en Grecia, con especies y rebajado con agua. A Don Quijote parece irle bien porque está convencido que este vino es mágico. Como al manchego le va bien, su escudero también lo prueba. ¡En el pobre Sancho el vino mezclado da un resultado desastroso! De este pasaje del capítulo diecisiete, deducimos que la concepción que se tiene del vino es psicológica y, por tanto, subjetiva. ¡Y que el vino mezclado erróneamente tiene resultados desastrosos! El vino que cura, si se bebe con mesura, pero que también es veneno si se abusa, es la doble cara de comportamiento social que tiene este alimento El vino dentro del imaginario social puede mostrarse como aquello fantástico, sagrado, ilusorio, mágico y/o utópico. En muchas fiestas populares el vino es crucial, ya sea como elemento trasgresor (bacanal) o como elemento unificador (comunión).

En el segundo libro de Don Quijote tenemos el pasaje más valioso para nuestra profesión: el bueno de Sancho haciendo de sumiller. En el capítulo anterior, su amo, le reconoció que a lo largo de sus aventuras, Sancho ha ido desarrollando su sabiduría. Y justo después vemos como Sancho Panza reconoce el vino de Ciudad Real y nos explica que su familia entendía de vinos “si tuve en mi linaje por parte de mi padre los dos más excelentes mojones que en luengos años conoció la Mancha”. Tal vez los griegos y romanos ya pensaron antes a las proporciones para mezclar el vino, pero encontramos en la figura del gordinflón de Sancho Panza, un sumiller en potencia “diéronles a los dos probar el vino de una cuba, pidiéndoles su parecer del estado, cualidad, bondad o malicia del vino”. El vino es un signo de elevación espiritual y cultural, en la época de Cervantes y cuatrocientos años más tarde, heredero de una filosofía ya anunciada en El Banquete de Platón, “porque vea vuestra merced si quien viene desta ralea podrá dar su parecer en semejantes causas.

BIBLIOGRAFIA CULTURA DEL VI

SOCIOLOGIA
Le vin en fêtes, Marc Lagrange. Éditions Féret.
Vive y deja beber, Fernando Sánchez. Aragó
Los vinos, uso y protocolo. Dime lo quue bebes y te diré quien eres. Paz Ivison. Ediciones Temas de hoy.
Historia de la alimentación Mediterránea. César Aguilera. Editorial Complutense
Historia de la vigne et des vins dans le Monde XIXè-XX siècle.Ésditions Féret.
Le vin et les tours. Emile Peynaud. Dunod
El vino y su protocolo. “Guía del buen gourmet”. Bonvivant
L’Histoire du vin, une histoire de rites. Office Internacional de la vigne et du vin
Histoire social& culturelle du vin. Gilbert Gainer. Bordas cultures
Le civiltà del vino. Luigi Odello. AEB
Le vin face à la Mondialisation. Jean-Pierre Deroudille. Hachette
Le marketing du vin. Emmanuelle Rouzet. Gérard Seguin. Dunod

MITILOGIA DIONÍSIACA
Dioniso. Mito y Culto. Walter F.Otto. Siruela
Mito y Razón. Hans-Georg Gaadamer.
Le vin et les Divin. Jean-Robert Pitte
Le vin a travers les ages. Jean-François Gautier
El dionisismo en las bacantes. Mercedes Vílchez. Universidad de Sevilla

VI I LITERATURA
Il vino nella storia e nella lettteratura. Giusi Manardi e Pierstefano Berta. Edagricole
Le mémoire, la vigne et le vin. Gabriel Saad
Le Vin dans ses ouvres. Cepdivin
Le vin dans les texts sacres et les cultures mediterranéennes. Journées de Ribaute. Aude-France. Office Internatinal de la Vigne et du Vin
Brevario del vino. José Manuel Caballero Bornald. Mondadori Bolsillo.
El vi dels cíclops. Video 7è Cicle de Conferències U.R.V. Sr. Jaume Fuster

VI I ART
Il vino nell’arte. Edizioni BresciaLe vin au môyen-âge dans le bassin Méditerranéen. Office International de la Vigne et du Vin.

VI I CULTURA
Vino y cultura en la Edad Media. José Martín
Le vin et la culture européenne. Kounakon. Athènes 1991
Los vinos de España vistos por los viajeros europeos. Texto de Pedro Plasencia. Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación
Aproximación al vino: naturaleza y cultura. Lorenzo Martínez-Dueñas
L’imaginaire du vin. Editions JeanneLafitte.
Beber y saber. Luis Benito y García Álvarez. Alianza Editorial
VI EN LA GASTRONOMIA
La cocina del pensamieto. Joseph Muñoz Redón. RBA
Teoría elemental de la gastronomía. Juan Cruz Cruz. Eunsa
Un festín en palabras. Jean-François Revel. Tusquets

ENCICLOPEDIAS

“The new Sotheby’s wine enciclopedia”. Tom Stevenson
The Oxford companion to wine editado por Jancis obinson
New Encyclopedia of wine. Oz Clarkes

ESPECIALITZADES EN REGIONS
Making sense of Burgundy” Matt Kramer
The Bordeaux Atlas and encyclopedia of châteaux. Hubrecht Duijker
Bordeaux: a comprehensive guide to the wines produced from 1961 to 1997. Robert M. Parker
Finest Châteaux of Bordeaux and their wines” Clive Coats
Bordeaux and its wines. Charles Cocks.
Rhône Reinassance. Remington Norman
Le Montrachet. François Bazin
Romanée-Conti. Richard Olney.
The Wines of the Rhône Valley. Robert M. Parker
A wine and food Guide to the Loire. Jacqueline Friedrich
The wines of the Loire. Roger Voss
Chirtie´s World Encyclopedia of Chammpagne & sparkling Wine. Tom Stevenson
The wines of California. Stephen Brook.
Los vinos de España. Julian Jeffs. Editorial Blume.

EL COMERCIO DEL VINO COMO UN REFLEJO DE LA POLÍTICA DE HOY

La generación del “baby boom” (nacida inmediatamente después de la II Guerra Mundial), que ha llegado ya a los años en que se alcanza los mayores ingresos, es en buena medida la responsable del aumento de ventas de vinos de calidad a lo largo de la pasada década, según los expertos. En el año 2000, por ejemplo, mientras las ventas de vino en general aumentaban un modesto 2,7%, las de vinos de más de 15 dólares (3.000 pesetas), crecían un considerable 18,4%, según Motto Kryla Fisher.
Constellation Brands Inc., cuya facturación neta correspondiente al primer trimestre aumentó un 33%, debido en buena parte a las grandes ventas de su división de vinos de calidad, espera que las ventas de vinos de precio superior a 12 dólares por botella crezcan cerca de un 20% para el conjunto de año, si bien estima que las ventas de vinos de precio por debajo de los 10 dólares serán como las del año pasado o muy poco por encima. “Se trata de tendencias que ya se han experimentado y que se ven muy poco afectadas por las condiciones económicas”, dice Richard Sands, consejero delegado de Fairport, la rama neoyorquina de Constellation Brands.

Liberalización del vino europeo
Con Miguel A. Torres, el más conocido internacionalmente de los productores españoles, en cabeza del coro de propuestas y protestas, varios personajes importantes del mundo del vino clamaron hace pocos días en Burdeos por una radical liberalización de las reglas de elaboración del vino en Europa. Afirman que con las restricciones actuales sólo gana la mediocridad impulsada desde muchas Denominaciones de Origen, y eso deja campo libre a los buenos elaboradores del Nuevo Mundo, que se están quedando paulatinamente con los grandes mercados. Francia y otros países de la Unión Europea, como España, están maniatados por los reglamentos de las DO entronizados por la UE, mientras que el Nuevo Mundo se adapta a la globalización: así resumía decanter.com la interesante sesión de trabajo con debate -sin duda la más importante organizada durante Vinexpo- bajo el título: ‘Marcas, vino y suelo: una respuesta a la crisis de la viticultura’. Significativamente, el tema inicial era la crisis de la sobreproducción de vino en todo el mundo, pero en cuanto se pasó a hablar de lo que significan los reglamentos de las DO, se pasó a discutir la situación -que es de clara caída- de la calidad del vino en Francia…
Miguel Torres colocó claro el listón de su propuesta: pide una armonización global, que permita a los productores de Europa acogerse a las mismas reglas que los del Nuevo Mundo -es decir, a muchas menos reglas- para poder competir en igualdad de condiciones con éstos. Tanto Hancock como John Grant, el nuevo director de marketing de Kendall-Jackson -una de las mayores empresas de vino californianas-, reconocen que la libertad de comercio al estilo del Nuevo Mundo le vendría “de maravilla” a Europa.
Y, mientras tanto, sólo la lista y flexible Italia mantiene su crecimiento en los mercados mundiales: Francia y España, con una imagen de calidad muy deteriorada (salvo en ciertas marcas, ¡siempre las marcas!), pierden cuota sin cesar.

BOICOTEO A LOS VINOS FRANCESES EN ESTADOS UNIDOS

La amenaza norteamericana de boicotear  los vinos y las aguas minerales francesas, una idea avanzada en la Cámara de Representantes, no preocupaba, en un principio, demasiado a los profesionales franceses del sector, que consideraban que tales medidas eran improbables y casi siempre ineficaces. Hacer pagar a los productos franceses la posición de París sobre Irak. Esa es la idea que flota desde hace tiempo en los ambientas políticos de Washington. Tanto es así que el presidente republicano de la Cámara de los representantes, Dennis Hastert, llego a reclamar un proyecto de ley en este sentido. Francia exporta vino a Estados Unidos por un valor de 1.500 millones de euros al año, según las cifras de la Aduanas francesas. Un momento que aumentará en el balance de 2002, dado que, durante los 11 primeros meses de dicho año, ya se alcanzaron los 1720 millones de euros, frente a los 1645 millones en todos el año 2001.
“En 2001, Francia exportó a todo el mundo vino y licores por un valor de 7.5 mil millones de euros, es decir más de dos mil millones de botellas”, explica Louis-Régis Affre, delegado general de la Federación de exportadores de vinos y licores. Alrededor de un 20% del total se exporta a Estados Unidos. Según Affre, las amenazas de sanciones americanas son sólo  “reacciones apasionadas  y provocadoras, declaraciones intempestivas y políticas sin demasiada importancia”. Y añade: “El universo del comercio no funciona con mecanismos tan simples y, a menudo, este tipo de amenazas se muestran ineficaces y no consiguen los efectos esperados”.
Por ejemplo, en Washington, el senador Hastert sugirió la idea de imponer “una etiqueta de color naranja vivo” a las botellas de vino francés añadiendo en una nota que “podría haber sido clarificado con polvo de sangre de buey”.”Todo eso es inútil y, a la vez, técnicamente imposible”, asegura Affree, matizando que aludida práctica de clarificación del vino está prohibida en La Unión Europea desde 1998 a causa de la enfermedad de las vacas locas. Independientemente de los avatares sociales y políticos, las relaciones comerciales entre Francia y Estados Unidos siempre han sido muy fluida” concluye Affre, que se muestra menos preocupado por eso que por “la situación internacional y la ralentización económica”.
Los profesionales del vino francés son especialmente sensibles a los hipos del mercado norteamericano, que representaba en 2002 cerca de 150 millones de botellas por un valor de 938 millones de euros. Un estudio de  Wine Market Report, muestra una caída de las ventas del vino francés de un 15,9% durante las cuatro semanas de marzo, en relación con el mismo período de 2002, aunque estos datos tendrían que tener en cuenta el aumento de la cotización del euro. Un reciente sondeo realizado por Fleishman-Hillard y Wirthin Worldwide muestra que el 64% de los norteamericanos tiene una “apreciación menos favorable” de las empresas francesas desde el comienzo de la guerra. El 46% de las personas encuestadas se proclama dispuesta a reemplazar los productos franceses por productos de “otras latitudes”. “Estamos ante una reacción emocional e individual del norteamericano medio”, confirma un empresario francés que trabaja en la decoración de interiores en Nueva York. Estima que ha perdido un 30% de su facturación con sus distribuidores habituales, que rechazan la porcelana o las lámparas. Antes de la guerra, los gestos de descontento eran más bien aislados. Tal o cual tienda de vinos decidía, por ejemplo, vaciar sus botellas de champaña francés en la acera…Pero, con el comienzo de la ofensiva, el boicot subió de tono. En el sitio web de Newsmax, un servicio de información dirigido por un antiguo periodista del ‘New York Post’, se lanzó una campaña oficial de boicot a los productos franceses pero también a las compañías francesas implantadas en Estados Unidos, desde Air France a Air liquide, pasando por Rowenta. La llamada fue inmediatamente retomada por diversos medios de comunicación, entre ellos la inevitable Fox News. Y algunos representantes en el Congreso anunciaron públicamente proyectos de ley para organizar el boicot. Los profesionales franceses, actualmente, están alarmados ante la caída de las exportaciones de vinos a Estados Unidos desde comienzos de año y que ha proseguido este verano. El sector vitivinícola espera con inquietud los resultados de las próximas ventas de Beaujolais (primer vino del año francés) que comienzan el próximo 20 de noviembre. “Tenemos que rescatar créditos, anulados por el Gobierno, para una amplia operación de promoción en los mercados extranjeros, sobre todo en Estados Unidos”, declara Denis Verdier, presidente de Onivins (Oficina nacional interprefesional de los vinos). La caída de las ventas en Estados Unidos es grave, a pesar de que los resultados del primer semestre (454 millones de euros, es decir un aumento del 7,2% en relación con los 6 primeros meses de 2002, según el Centro francés de comercio exterior) se camuflan con el resultado excepcional de los ‘grands crus’ 2000 de Burdeos. En los meses de julio y agosto del pasado año, la disminución, en relación con el verano de 2002, es de un 10 a un 12%, a causa de la bajada del dólar en relación con el euro y a las consecuencias de la guerra de Irak, explica a la agencia AFP Jean-Michel Bossé, director asociado a la Sopexa (Sociedad para la expansión de ventas de productos agrícolas y alimentarios). El “desamor” de los americanos hacia los vinos franceses es tanto más importante cuando el consumo de esta bebida -en contra de ciertas previsiones pesimistas- sigue gozando de una gran popularidad, con un crecimiento de entre un 4 y un 5% anual, gracias al sector de los “consumidores habituales” (al menos una vez por semana), que pasó del 12 al 30% de la población total en unos cuantos años.
El presidente de Monsieur Touton Selection envió una carta a Jean-Marc de la Sablière, el representante permanente de Francia en la ONU. Su empresa, instalada en Nueva York desde hace más de 20 años, vende vinos a numerosos comerciantes de la costa este americana. En la carta del 2003, Guillaume Touton dice, entre otras cosas: “Hace exactamente un mes que comenzó en Estados Unidos la campaña antifrancesa (…) Puedo, pues, hacer un primer balance de este mes de marzo. Hemos perdido más de 500.000 dólares de ventas de vinos franceses, unas 6.000 cajas de diferentes denominaciones controladas (…). Durante el transcurso del mes, el boicot se ha ido agravando más y más cada semana en relación con la precedente. ¿A dónde vamos a llegar?”. Sin embargo, aunque es posible que el boicot no haya llegado a los consumidores, la industria de catering . Louis-Régis Affre, de la federación francesa de exportadores de bebidas alcohólicas y vinos, declara: “Lo que tememos, y lo que de hecho tiene ya un efecto directo, no es el boicot de los consumidores sino de los distribuidores en un mercado sometido a una fuerte competencia”. Otro comerciantes, como el barón Philippe de Rothschild, consideran que la situación es “delicada”. El ‘négociant’ Ginestet, mientras tanto, declaró haber observado “un claro descenso en el número de botellas de vino francés en los estantes de las tiendas”. La carta del empresario traduce toda la inquietud de las empresas francesas establecidas en Estados Unidos o que importan productos franceses. Las llamadas al boicot de Francia se multiplican, a causa de la postura antibélica de París. Las consecuencias comienzan a dejarse sentir. Guillaume Touton habla de una pérdida de facturación de un 10% durante el mes de marzo, mientras otros evocan descensos de hasta el 30% relacionados con la creciente francofobia. La situación es especialmente grave para Borgoña. Según Aduanas, a finales del mes de julio, las exportaciones de vinos de esta región hacia Estados Unidos caían un 35% en volumen y un 40% en valor. Los ‘négociants’ borgoñones salen mejor parados, ya que registraban, a finales de agosto, una bajada de sólo un 14% en volumen y un 9%.Para poner coto a esta tendencia, Onivins, que dentro de dos semanas publicará sus cifras para los ocho primeros meses de 2003 en vez de esperar al tradicional balance del año 2003, aprobó por votación un presupuesto de 800.000 euros para operaciones de promoción y marketing en EEUU. La primera de estas operaciones, organizada por Sopexa, se abrirá en el Museo Corcoran de Washington el 24 de octubre y reunirá a mil importantes personalidades de la capital federal, y concluirá con la participación en el salón profesional Vinexpo de Chicago en el mes de junio de 2004. Rich Cartiere, director y editor de ‘Wine Market Report’, con sede en Calistoga (California), dice que los minoristas y dueños de restaurantes intentan no tener muchos vinos franceses en su oferta, porque temen que los consumidores busquen alternativas. “No sé muy bien qué alcance tiene esto, pero desde luego, ocurre”, comentó Cartiere en relación con el descenso que han experimentado los vinos franceses en las cajas registradoras estadounidenses. Según él, en lo tocante al volumen, las ventas de vino francés en los restaurantes estadounidenses descendieron un 15,5% durante el primer trimestre del año, en comparación con el año pasado. Esto contrasta con las ventas de vino español, que aumentaron un 20,5% respecto al primer semestre.
En opinión de Cartiere, el derrumbamiento de los vinos franceses también es prueba del éxito que están teniendo los elaboradores rivales a la hora de adaptarse al gusto estadounidense. “Los importadores españoles y australianos son los más directos a la hora de decir a los distribuidores que constituyen la mejor alternativa al vino francés”. También se cree que no se trata tanto de que los consumidores hayan dejado de comprar, sino que los propietarios de restaurantes y tiendas no quieren dar la impresión de que están apoyando los vinos franceses. Resultado: botellas confinadas en el fondo de las estanterías, lejos de la vista de los potenciales compradores, para no desencadenar la ira de los clientes muy indignados con los “Frenchies”.
La eficacia de los llamamientos al boicot parece más fuerte en los Estados del centro y del sur. Lo peor sucede en Florida, en Virginia y en el sur, supongo que porque, en esos Estados, la gente apoya más activamente a los republicanos.

¿Qué pasará ahora con los vinos españoles?
Hacía un par de meses, antes del cambio de gobierno y el deseo de retirar las tropas de Irak, los bodegueros españoles brindaban por el mercado estadounidense, donde el boicot de los consumidores contra los vinos franceses contribuía a aumentar las ventas de otros caldos de importación. El Gobierno español contrató en ‘The Wall Street Journal’ un espacio publicitario en el que se describe a España -que, a diferencia de Francia, apoyó la guerra emprendida por EEUU contra Irak- como “un amigo europeo” que, además, comercializa buen vino. “En España, la gastronomía es una cuestión de cultura y amistad”, dice el anuncio. “Por eso deseamos compartir con ustedes algunos de nuestros vinos de más calidad, que se encuentran entre los mejores del mundo”. En opinión de los observadores del sector, este anuncio encaja con una tendencia actual de los consumidores estadounidenses, que se están apartando del vino francés. Cuando uno de los participantes en el foro sobre vinos en Internet más concurrido del mundo, el de Robert Parker, introdujo una pregunta sobre si se producirá un boicot del vino español tras la retirada de las tropas de Irak, la discusión pronto degeneró políticamente, varias personas se mostraron a favor y el moderador, Mark Squires, acabó borrando un intercambio que no respondía a la prohibición expresa de mensajes políticos. Cuando la crítica gastronómica del ‘Detroit Free Press’ pidió que se boicotease el vino español, su columna contenía ciertas dosis de ironía. Pero cuando numerosos distribuidores de vino español en Estados Unidos cancelan en el último minuto un viaje de trabajo a España, es que el problema es real.

LES DONES I EL VI

INTRODUCCIÓ: INFORMACIÓ HISTÒRICA
Les dones en el món vinícola: del mite a la publicitat
–    Les Bacants del Déu Dionís.
–    La prova d’alcoholèmia romana.
–    El vi com a dieta a l’Edat Mitja.
–    El glamour aristocràtic.
–    Les dones porten els pantalons el període d’entre-guerres.
–    La dona com un reclam publicitari en les campanyes de begudes alcohòliques.

TAST: DIÀLEG D’OPINIONS
Representacions en l’art: de la metàfora a la nota de tast.
–    Anàlisis de les fonts literàries, escultòriques i pictòriques on hi ha representacions de la dona lligada al món del vi.
–    El cervell femení i la manera de tastar.
–    Imaginari de l’adjectiu “FEMENÍ”  en la nota de tast d’un vi
Tast de vins denominats “femenins”: aromàtic molt floral, un vi dolç i un escumós enfront vins “masculins” tànics, durs i corpulents. ¿hi ha vins “metrosexuals”? ¿i “marimachos”?

CONCLUSIÓ: EL TIPUS DE CONSUM
Els canvis de la societat i el nou consum
–    Es necessita un canvi de marqueting per atreure les dones? Les enquestes diuen que un 68% de les ampolles de vi les compren dones.
–    Les dones viticultures, les enòlogues i les sumillers

ARTE EN LA RIOJA

La mejor manera de pasar los fines de semana de otoño es rodeado de viñas, de arte y de una buena copa de vino.
La Denominación de Origen Calificada de La Rioja, conocida mundialmente por sus caldos, ahora a nivel nacional es conocida por los amantes del vino y del arte por sus museos. En Briones, a pocos quilómetros de Haro, en la Rioja Alta se ubica esta fundación de la cultura del vino con más de 9.000.000 m2 y cinco salas de exposición permanente.
La pasión por el vino de la familia Vivanco la demuestran no sólo en la producción de la bodega, sino también en un centro de documentación con más de 5.000.000 obras dedicadas al dios Baco. Cuadros de Picasso, colecciones de abridores, historia de la vinificación y hasta un jardín de viñas con todas las variedades intencionales forman este impresionante templo del vino.
Para complementar, un restaurante con vistas a la villa medieval y a los viñedos, una tienda con todos los complementos del vino y una bodega a visitar.

El Museo de la Dinastía Vivanco bien merece una escapada a La Rioja.
El horario de visita al Museo es de martes a domingo, lunes cerrado. De junio a septiembre, de 10 a 20 h. y de octubre a mayo el martes, miércoles, jueves y domingo de 10 a 18h. excepto los viernes y sábados de 10 a 20 h.

Mejor llamar con antelación para concretar la visita al teléfono 902 320 001 y para más información www.dinastiavivanco.com.

Por si siguen sedientos de arte, dormir en una torre fuerte del s.XIII que funciona como casa rural es lo suyo. Está situada en el pueblo medieval de Baños de la Rioja, y esta redecorada por una artesana de la cerámica que ha enriquecido el patrimonio cultural de esas tierras.
Para completar la visita, si se hace escala en Logroño, a 5 minutos del centro encontramos otra bodega con arte: Ontañón. Es una bodega diseñada por el difunto artista Miguel Ángel Sainz, donde se funde la mitología de los dioses del vino con la arquitectura donde envejecen las botellas. Más información en www.ontanon.es

Descargar pdf informativo

DE CINE

“Una noche, el alma del vino cantaba en las botellas” Baudelaire, en Las Flores del Mal  canta como desde la “prisión del vidrio” el vino grita “un canto lleno de luz y fraternidad”.

La botella de Kripta paso por la alfombra roja del Cine Urgell hermanando el mundo del vino delante la gran pantalla. Se presentaba su primera película con el director Juanma Bajo Ulloa. Junto al director, los actores y compañeros de rodaje, la botella se mostró en todo su resplandor al maridarse con foie. Como actores secundarios el Cava Agustí Torelló Mata Brut Nature 2001, Reserva Barrica 2001, Brut Reserva 2002 y el mejor rosado revelación, Rosat Trepat 2003. La familia Agustí Torelló Mata, la más mediática de los espumosos europeos, estuvieron al completo en la estrena gastronómica de “Frágil”. Una película donde “El amor verdadero es un cuento” y la pasión por el vino de perlas, una realidad.
Reunir en un cine a los profesionales del vino para disfrutar de una historia donde la estrella invitada era la botella en forma de ánfora de la marca. Su papel sin ser principal, era fundamental pues en ella estaba el mensaje de amor de los protagonistas. Una historia de amor que sabe mejor con cava.
El maridaje gastronómico de estos cavas de película eran los dados de salmón de Carpier, el foie gras mi-cuit Collverd, la “botifarra” de perol con “pa i tomàquet” de la Distribuidora especialitzada en Qualitat,  los quesos de Tros de Sort y las burbujas al Cava de Gorrotxategi hicieron brillar a los cavas de Sant Sadurní en su presentación barcelonesa.

¡Los invitados estuvieron de cine!

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies