MEDIA DOCENA DE ROBOS Y UN PAR DE MENTIRAS

MERCEDES ABAD, EDITORIAL ALFAGUARA

 Sí, el arte es una imitación del arte. En pintura todo es más lícito, mirad cómo Picasso o Dalí bromean sobre la autoría y hacen versiones de los clásicos. El nuevo libro de cuentos de Mercedes Abad es una meditación sobre la autoría y el plagio. Una escritora que descubrí por las páginas eróticas y gastronómicas de Ligeros Libertinajes sabáticos. Después la conocí en la sección  “Dones desesperades” con Oriol Soler en COM ràdio y, junto a Mónica López (periodista tecnológica) seguimos haciendo el programa pero subido de tono y sólo con las tres amigas como oyentes. 

El vecino de abajo es la novela que yo hubiera escrito a lo Pierre Menard (el autor del Quijote según Barthes) y al leerlo siempre sueño en que lo he escrito yo. Aunque lo que más me apasiona como lectora y lo que como “escritora” más envidio es la capacidad de sintetizar un mundo en el formato cuento. La Abad, ya lo conseguía en Amigos y fantasmas, pero en esta última cosecha el pacto con el lector es más gamberro porque es su cómplice: sabe que no son suyos. ¿Quién no tiene una tía Angelina que puede amargar el más paradisíaco marco?, ¿quién no ha visto nunca la tienda vacía con los dos dependientes que nunca ríen? Con sus apropiaciones indebidas tenemos el doble espejo deformado de la realidad. Primero la historia de cómo y de quién es el relato que se va a contar y después el cuento en sí. Un  festival de motivos, sentimientos y realidades posibles que se entrelazan y se contrastan con ese dominio del lenguaje, de las emociones y del provocar de la galardonada en 1986 con el Premio de La Sonrisa Vertical. El próximo paso es, apuntarse a uno de sus cursos en la ciudad condal sobre literatura erótica. Mercedes, tus letras son como un Priorato, con el volumen del alcohol, con la astringencia sabia de un tanino maduro y con un post-gusto largo que te obliga a pensar, a recordar, y cómo no, a repetir.

EL CELLER DEL NOU PRIORAT

c/ Vallespir 19. 934905952

No había hablado antes de él por celos. Voy al menos una vez por semana: a tomar un vino, o a cenar o a tomar un coktail. No sólo porque está cerca de mi casa si no porque me siento como en casa. Hacen el mejor Cosmopolitan de la ciudad. Amarilis y Tania son mis amigas a fuerza de haber compartido tantos secretos, moijtos y veladas. Son especiales. Tania, es la artista y podemos ver sus cuadros expuestos. Amarilis es todo un nervio, gran conocedora de gustos y con una sonrisa que te da la bienvenida. Entre las dos han hecho que este local, una antigua tienda, un templo de momentos harmonía con el mundo. Velas, buenos quesos, mejores vinos, incienso, la visión de las verduras, el color verde oscuro del local… Todo es buen rollo, aires caribeños y comida de fusión auténtica. Papas al mojo picón, yuka y las costillitas a la miel entre mis manjares preferidos. Para postres, el tradicional browny con el toque de canela que sólo ellas saben darle. Quiero tanto este local que tengo miedo a que se haga más conocido. Aunque ya es difícil encontrar un  hueco entre semana y ya son muchas las celebrities que han encontrado el “Celler del nou Priorat” un buen sitio para desconectar del estrés.

Sempre ens quedarà San Francisco

Molts dels meus millor amics me’ls he trobat de viatge. Abans pensava que és el fet de sentir-te lluny de casa el que provoca que et sentis unida a aquella persona. Els anys m’han demostrat que continuen sent dels amics que es compten amb les mans. La meva troballa a San Francisco ha estat en Carles Costa. Pot ser perquè amics comuns ens havien posat en antecedents;per la gràcia de saber que algun dia ens coneixeríem en persona (però no sospitàvem que a l’altre punta del món!); perquè va ser fàcil reconèixer a l’atractiu corresponsal de París (i aquest any,amb la Bruni i les eleccions, més que mai!). No sé perquè, a vegades, hi ha gent que aconsegueix que t’obris perquè simplement creus que és sensacional. En Carles ho és. El meu nou amic és com un bon merlot vellutat amb una acidesa elegant i uns bons tanins. Molts cops les persones ens cauen bé no només pel que diuen, si no també per com ens escolten. Ell sap quines preguntes fer-te; com crear un món comú; com fer que d’un got d’aigua la millor ampolla de vi per compartir. Gràcies Carles per fer que Califòrnia m’agradi una mica més.

KIKO

Kiko es el monitor de pesas del Metropolitán. Era. Murió ayer, en un accidente de moto. Era la persona más sana que he conocido. Responsable, educado e irónico. Siempre estaba allí para darte un consejo, para animarte y para escucharte mientras corrías en la cinta. Siempre estaba allí. A veces, sólo iba al gimnasio para ver su sonrisa y para contarle mis cosas. Aunque era abstemio era la figura del barman, que sin tenerle tanta confianza acabas explicándole todas tus intimidades. Nunca quiso asistir a una de mis catas de vinos. Iba contra su religión. Le había prometido una cata de aguas para la siguiente semana, cuando me riñó porque estaba llegando tarde a la clase de spining del pasado viernes. El agua ahora la ponen las lágrimas. Mi hermano y yo hemos ido por separado al gimnasio esta mañana. Es lo que él hubiera querido. Ha sido nuestro pequeño homenaje. Yo he ido porque creía que había sido un malsueño, esperaba encontrarle en la entrada y que me dijera: “¡qué cara que llevas!, ¿ayer saliste?”. Dicen que si sueñas con que alguien se mueres le alargas la vida. Pero hoy sólo había silencio y melancolía. Me enseñó que el tiempo para ir a hacer deporte nunca se tiene. Siempre hay mil cosas más importantes que pasar un hora en una bici estática. Que es un tiempo que te tienes que construir tu mismo para ser constante en tu educación física. Gracias, Kiko, por tu paciencia, por tus palabras, por tu sabiduría. Te agradezco que me hayas inculcado que las endorfinas que regala el cuerpo cada vez que se hace deporte es el mejor antidepresivo. Te echaremos mucho en falta. Todo iba cambiando pero tu siempre estabas allí. Sin darte cuenta dabas sentido a la cotidianidad de mucha gente. Me hubiera gustado devolverte tantos favores con un abrazo. Como ya no estoy a tiempo te escribo esto después de haber sudado y llorado por ti. No me creo que no te volveré a ver el lunes en la sala de fitness. No quiero verte en el ataúd con tus maravillosos músculos que tanto esfuerzo te han costado. Aunque ya no estés, sigues siendo mi monitor en mi subconsciente. Lo que no podré suplantar es al amigo.

En Punta, Nueva Colección de Isabel de Pedro

Isabel de Pedro, es mi diseñadora fetiche. Primero porque la quiero un montón. Es una mujer inteligente, brusca, directa y muy atractiva. Su físico me encanta. Alta y delgada, con un pelo negro ondulado por rulos, labios siempre rojos, en la mano un purito, ojos azules almendrados y siempre de negro. Es genio y figura. Es una mujer felina que no deja indiferente a nadie. Tengo la suerte de conocerla hace tiempo y que cada vez me gusten más su ropa. Un 70% de mi armario lleva su firma. Es original, elegante, diferente y estiliza muchísimo. Me han parado muchas veces por la calle para pedirme donde me había comprado x vestido. Y cuando me hicieron “Dama Blanca del Verdejo” su diseño parecía haber estado expresamente ideado para la ocasión. Y no era así. Es de la colección de Vietnam que ya podéis encontrar en las tiendas. Pero pensad que un 80% de sus colecciones se venden fuera y a veces es difícil encontrar su ropa en Barcelona. En las tiendas Macson por ejemplo es fácil encontrar algunas de sus piezas.
En el pasado B&B del mes de enero presentó la colección “Vinum”, en la que colaboré como asesora. Vestir vino para una sumiller como yo era lo más y llevaba años intentándola convencer. Vestidos con sacacorchos, camisetas con fotos de barrica, pantalones color vino. Normalmente ella siempre hacía colecciones de lugares (la cultura vasca, Cuba, Italia, Nueva Cork, etc) o relacionadas con las artes (el siglo de oro español, las vanguardias rusas, el surrealismo, etc). Y en esta edición pudimos ver en el teatro Poliorama su nueva añada, En Punta. Inspirada en el mundo de la danza. Excepcional. Unos vestidos para soñar. Colores claros, aire inocente, faldas con vuelos, tiras de seda… Una de las mejores colecciones. Y al final un vestido blanco y negro, a modo de la protagonista de “Alegria” de Cirque du Soleil que te dan ganas hasta de casarte. Una colección elegante y sorprendente. Los aplausos del público se repitieron en más de diez modelos. Bravo al equipo de Isabel de Pedro por la mise en place. Y brindo con ella porque sé que esta año va a vendimiar grandes cosas. Un beso pintado de cariñena para ti, Isabel.

Amigos y desamigos

La amistad es a veces más extraña que el mismo amor. He querido mucho a mis amigos y siempre he intentado ser una buena amiga. Si me he olvidado de los cumpleaños nunca les he fallado cuando me han pedido ayuda. Y también cuando no lo han hecho. He mantenido amigos desde pequeña y he ido haciendo de nuevos. Pero sin querer, o sin hacer nada para evitarlo, la gente te falla. Y cuando lo hacen tus amigos aún duele más. Estoy en un período que mis mejores amigos se van de la ciudad, los más antiguos hacen otra vida que no coincide con mi camino y que los nuevos han demostrado que no lo son. Amigos que gozabas cuando tenías pareja y los que pierdes estando soltera. Gente que sólo te quiere cuando eres el alma de la fiesta y los que sólo te quieren cuando las cosas van mal para consolarte. Esos, está claro, no merecen ni la etiqueta de “amigos”. Estoy triste. Recuerdo todas las burbujas compartidas con las risas. Los tintos que se alargan con los quesos y con las confesiones más íntimas. De los coktails en las terrazas. De los cafés en el amanecer después de una noche en blanco. De los tes con incienso y filosofía. Hay relaciones que como un oporto colheita aguantan una vida. Otros como los sauternes van ganando con el tiempo. Algunas son como los rosados jóvenes que no duran más allá del verano. La amistad dura más que el amor, pero como los vinos todos acaban teniendo su evolución. No tienen fecha de caducidad pero sí consumo preferente. Nada es infinito. Ni tan solo el vino. Solamente podemos vivir bebiendo los vinos en su momento óptimo con los amigos que nos acompañen en ese instante.

Mis niños de la Uni

Excursió Juve&Camps

Mis amigüitos

Raul Ruscalleda & me

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies