Lo que las copas dicen

Captura de pantalla 2013-07-23 a las 10.51.13Hay muchas cosas que se expresan en la copa cuando movemos el vino. Es por ello que hay sumilleres que consiguen adivinar cosas como la variedad, la zona, la añada, captar la gama de precios y hasta el suelo donde se elabora… No es que se sienten iluminados y un ser celestial les chiva todos esos datos al oído por arte de magia. Es que hay ciertas pistas que te pueden ayudar a descifrar esas cosas de un vino con mucha experiencia y formación. Vamos por pasos.

  • Las notas aromáticas te explican el tipo de variedades que se han utilizado. Las hay de más aromáticas como Moscatel y la Gewürztraminer que por sus notas a fruta fresca y flor blanca ya te predispones a pensar en una de ellas. O notas por ejemplo del Cabernet Sauvignon que te evocan a un pimiento verde con mil excepciones a estas reglas basadas en la experiencia individual.
  • El tipo de aromas (primarios, secundarios o terciarios) hablan de cómo se elabora el vino. Por ejemplo si notamos tostados, especies, vainilla en el caso del roble francés o coco en el americano querrá decir que ha pasado algún tiempo por barrica. Igual que las fragancias que vienen de la fermentación (también denominados aromas secundarios) puedan dar notas a lácteos al realizar la desadificación llamada fermentación maloláctica o si ha estado en coctacto con las madres del vino regala nostas que recuerdan a la briocherie. Por el ejemplo nuestro Milmanda en Conca de Barberà tiene notas mantecadas y una grácil acidez con notas torrefactas de la barrica. En cambio la misma variedad en Russian River Valley, California, Marimar Chardonnay Dobles Lía, al estar un largo período de tiempo con las madres del vino tiene unas marcadas notas a pastelería.
  • La zona también se hace por descarte. Por ejemplo el Sauvignon Blanc da diferentes fragancias dependiendo el sitio donde esté plantado y cómo esté elaborado. En el Loire está criado con lías y tiene un fondo mineral. En Nueva Zelanda nos recuerda a la hierba acabada de cortar, en Estados Unidos tiene notas más cítricas y en Sudáfrica la misma uva nos regala sensaciones de espárragos. El Fransola en cambio de la DO Penedès conserva los aromas florales mezclados con tropicales y un fondo vegetal donde luce su tipicidad y maestría.
  • Para adivinar la edad del vino factores como el color del vino, sus reflejos y su ribete nos ayudan porque el vino blanco con el tiempo se va volviendo más oscuro y el tinto con el tiempo va perdiendo el color.
  • Los suelos con hierro dotan de color a los vinos, el sílice aporta suavidad y graduación. La arcilla taninos y consistencia. Por ello se puede vislumbrar el terroir según el paladar del vino.
  • La añada se puede suponer dependiendo las características climáticas de cada año y la evolución del vino en botella. En una añada muy buena el vino brillará mientras otra más discreta el inteligente coupage del enólogo intentará que sea más estable y que contínue con el legado de calidad que caracteriza a la marca.
  • Su peso en boca también nos demuestra la gama de precios. Es verdad que algunas veces éste está basado en la exclusividad pero un paladar acostumbrado a poner precio a un vino se da cuenta que el peso en boca, el equilibrio con la acidez, las notas terciarias vienen de una serie de cuidados y de una laboriosa elaboración.
  • También el alcohol nos explica si viene de una zona cálida o fría, pues la insolación hace madurar la uva y hace que cada 17 gramos de azúcar se transformen en un grado alcohólico a través de la fermentación alcohólica. La acidez también denota su origen.
  • La denominación de origen marca un estilo, unos rendimientos por hectárea, unas determinadas variedades que crean escuela .

 

Así que la mente del experto de vinos tiene todos estos datos para ir descartando las posibilidades hasta llegar a la respuesta. Por eso tantas veces lo adivina como se equivoca, pero lo importante es el mecanismo que se posee. Y para alivio de los winelovers se puede aprender. Pero no estudiando, si no catando. Aún así cuando os sorprendáis que vuestro cuñado adivina la añada del vino… ¡seguramente es porqué habrá leído la etiqueta de la botella antes!

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies