Cásate con el vino

Escoger los vinos para el día más especial puede preocupar a las parejas que aún desconocen la cata organoléptica del “sí quiero” y que tienen otros mil detalles que atender. (Para los que pretendéis pedir la mano con una copa tipo flauta, recordad que el anillo distorsiona las burbujas y que mucho cuidado con tragárselo, que aún tendremos un disgusto) ¿Un vino versátil que pueda ir con todo? Queda totalmente descartado. Ese día todo tiene que ser especial. ¿Un vino para cada plato? ¿Y por qué no un bar de vinos para los invitados con la nota de cata delante de cada botella? Muy cómodo y deja al invitado libre de la dictadura del servicio ajeno.
Eurípides decía que “Donde no hay vino no puede haber amor”. Está de moda casarse en bodegas y la verdad es que son lugares preciosos y que preludia que el matrimonio, como los buenos vinos, ganen con el tiempo. Decid sí a los vinos que os den placer, que divierten a los invitados, que hacen meditar las almas y brindar alzando el corazón. Podéis decantaros por marcas reconocidas con pedigrí o sorprender a vuestros invitados con una selección especialmente pensada para el momento y explicar su gusto (y el vuestro) en las minutas. Un consejo: no dudéis en escoger formatos grandes tipo mágnum o hasta 3 litros (más no porque es difícil de mover). Un consejo para los novios amateurs: han de ser vinos que hablen vuestro idioma y casen con el menú. Hay empresas que se dedican a dar este servicio, aunque están más demandados en el Reino Unido que aquí, como por ejemplo www.winemerchantsgourmet.com/ ¿Por qué quién va a catar el vino? Pues ese día nadie cercano entendido va estar en condiciones de poner la nariz cada vez que se abre una botella para comprobar que está en buen estado, por ello está bien que fichéis un sommelier que dé las direcciones a los camareros. Él podrá marcar no sólo el ritmo de la combinación con los platos, si no también velar porque la temperatura de servicio sea la correcta. Según la selección podréis reservar las mejores copas acordes con las características de los vinos a degustar. Aunque no os esperéis que os hagan mucha rebaja en el precio del menú. Normalmente los caterings y los restaurantes ya tienen cerrados sus colaboradores sus descuentos y les cuesta cambiar hábitos. Si es que hay bodegas que se llevan fenomenal con la BBC (bodas, bautizos y comuniones) pero no es normal que en vuestro día queráis una opción más personal que el típico Rueda/Albariño o Rioja/Ribera. Para el cava recordad que es esencial que para la torta no sea brut nature, porque al final todos se lo dejan (tanto el cava como el pastel) porque lo semejante ama a lo semejante. No temáis al moscato, a los cavas semis, a los vinos dulces de postres. Es el gran día, así que el brindis, que es ofrecer a los dioses el cáliz deseando salud, está de vuestro lado. Y miraros a los ojos por si es verdad que si no lo haces te quedan 7 años de mal sexo… ¡que no es cuestión de gafar la noche de bodas!
El vino da mucho juego. ¿Por qué no poner a la mesas nombres de zonas vinícolas, variedades o vocabulario enológico? Desde una etiqueta personalizada a pensar en maridar con la decoración. Si escogéis un espumoso tipo cava podéis poner “especialmente degollado” para la ocasión. Podéis jugar en servir añadas especiales del año en que os conocisteis para poder beber el sol que acarició vuestros primeros besos. Hasta que los regalos a los invitados sea una botella de formato especial de un vino curioso, a poder ser a evitar los vinos que se oxidan más rápidamente. ¡Vuestros invitados lo apreciaran más que las peladillas! O abrir un fortificado del año de vuestro año de nacimiento. En la celebración de la hija de la famosa enóloga Isabel Mijares había más vino que las “Bodas de Caná”: ¡hasta se degustaron más de 41 tipos de vinos tranquilos!Porque lo que no puede ser es que en casa del herrero haya cuchillo de palo.

Comments

  1. ¡Totalmente de acuerdo contigo! Y por supuesto hay muchos más vinos que Rueda/Albariño y Ribera/Rioja, aunque tiene que ser difícil hacer encajar todo a la perfección y sobre todo que haya para todos los gustos para contentar a los comensales…

    Un saludo!

  2. Jejeje… buen artículo! Estoy de acuerdo con todo lo que comentas!
    Sin miedo a moscatos y semis… porqué por aquí quizás se entra en nuestro mundo.

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies