Debajo una buena estrella

Las noches se han hecho más frescas y los cielos más estrellados. Para esta vendimia las noches eran importantísimas, porque refrigeraban las viñas y a nosotros, que recogíamos su uva. Nunca se había visto un calor así de intenso. Una añada no consensuada, difícil de prever una vendimia con dos semanas de anticipo. Para dar un veredicto sobre los vinos, como siempre, se tendrá que esperar. Se puede decir ya, que habrá menos cantidad, uvas perfectas, más ricas en azúcares, vinos de colores profundos, también para el Sangiovese. Hemos recogido y vinificado más uva reconfortados por un mercado que está dando razón a los vinos que muestran el alma de un territorio sin excesivas concentraciones. El vino tiene que poderse beber, y nos emocionan aún los pinot noir, los brunellos y los barolos.

Nos reconfortan las notas de degustación de los que están habituados a probar los vinos. Sobre todo de Antonio Galloni. No sé mucho de él, pero puedo decir que es capaz de penetrar en el vino, entender sus secretos y desvelar su naturaleza. ¡Existe de verdad una vínculo entre el hombre y el vino! Lo he dicho más veces, siento admiración por estas personas. Estoy seguro que Antonio Galloni no conoce Podere San Cristoforo, no ha pasado nunca entre sus manos las piedras ocre del viñedo de Carandelle o le han resbalado entre los dedos las arenas arcillosos del viñedo Morello. Son terrenos de aluvión que han descendido de las colinas metalíferas. Y aún así percibe su mineralidad y sus perfumes balsámicos que incluyen el aire de la costa espolvoreados de pinos marítimos, romero , eucaliptos. Imposible, en las noches de verano, no quedarse con los ojos cerrados y con la nariz hacia arriba para oler la lavanda combinado con la salinidad, y después abrirlos para admirar las estrellas, aquellas más cercanas y aquellas más lejanas. Aquellas estrellas que parecen decidir cuando una añada será buena o mala. Doy las gracias a Antonio Galloni por no tener prejuicios y haber escuchado solo al vino. Porque amar significa saber escuchar, y el lo sabe hacer muy bien.

Antonio Galloni en el número 196- Agosto 2011 del “The Wine Advocate” de Robert Parker, escribe:

Podere San Cristoforo es una de las más emocionantes jóvenes propiedades en Maremma. Propiedad de Lorenzo Zonin, está encontrando su camino con vinos altamente prometentes.

2009 Podere San Cirstoforo Sangiovese Carandelle- 92 puntos Parker

El Sangiovese Carandelle 2009 es magnífico, profundo agraciado con dulces frutos rojos, minerales, flores y especies, que tan bien van con su carácter altamente atractivo y femenino. Carandelle ofrece un excepcional equilibrio hasta el refinado final, después de sus diez meses en barrica.

2010 Podere San Cristoforo Sangiovese Amaranto 88-puntos Parker
El 2010 Sangiovese Amaranto es un bello tinto floral, para ser bebido joven. Muestra un carácter varietal encantador y un gran estilo. Notas dulces y frutas confitadas que se sobreponen al final vinoso. Aún mejor en pocos meses una vez el vino se afine un poco más en botella.

2009 Podere San Cristoforo San Cristoforo- 92 puntos Parker

El 2009 de Maremma Toscana Podere San Cristoforo es un 100% Petit Verdot que ha pasado diez meses en barrica francesa. Es un vino racial, brillante que imprenta con su elegante textura y riqueza en vez que por su carácter varietal, el cual es discreto. Fruta roja oscura, especies minerales y casís entorno un final supermaduro y expresivo. Considerado en su unicidad, este es un gran bel vino.

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies