Pierre Jouet Rosé

La vida puede ser de color de rosa si nosotros queremos verla así. Tomar el rey de los espumosos, el champagne, teñido por las materias colorantes de la piel, que le dan color y lo dotan de aromas florales y a frutos rojos como la grosella y fresa, es una exquisitez digna del mejor brindis. Una cromoterapia gustativa donde el carbónico, perfectamente integrado, obliga a sonreír, y a oler la “vie en rose”.

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies