Si yo tuviera…

Si yo tuviera un restaurante tendría vinos a copas. Una bonita selección que iría cambiando, desde cavas a jereces, pasando por blancos con y sin barrica, un par de tintos y vinos para postres. Adoraría dar la bienvenida con una copa en la mano. Si yo tuviera un restaurante formaría a todos los camareros, para que no sirvieran el vino hasta el borde de la copa, que supieran las nociones básicas de cada vino de nuestra bodega y que no sirvieran agua como si la regalaran. Prohibiría cualquier perfume para el equipo de sala y mucho menos cualquier aroma corporal. Pondría copas adecuadas, aunque no fueran de las más caras por las roturas y las repasaría. Tendría tapones y bolsas especiales para que mis clientes se pudieran llevar el vino a casa. Y si lo trajeran ellos les haría sólo pagar el descorche. Intentaría tener una carta con una buena selección, con vinos cambiantes según temporada, dividida por categorías y donde el protagonismo lo tendría las notas de cata. Tendría los vinos de kilómetro cero para ensalzar la zona vinícola conociéndola a la perfección. Las añadas en su temporalidad y algún vino afinado donde el plus de precio tendría su justificación. Los precios ya irían con el IVA. Preguntaría al cliente si quiere que le pruebe el vino o no. Tiraría a la baja las temperaturas, siempre un par de grados menos para que cataran mis vinos con la calma. Serviría distintos tipos de café como de té. También tendría una distinguida carta de aguas, aceites, vinagres y sales y jugaría con ellos. Todo esto es muy fácil de pensar, pero muy difícil de hacer, de pagar y de conseguir. Sobretodo, si yo tuviera un restaurante me gustaría tener una clientela educada sensorialmente, dispuesta a escuchar recomendaciones y que le apasionara probar diferentes vinos. Personas que se preocupasen tanto del menú que eligen como del vino que lo acompaña. Que aplaudieran un vino como ensalzan el sabor de un plato. Que me preguntaran sobre la historia de cada botella. Sobre la mirada del elaborador. Sobre el perfume de la tierra y de las tradiciones climáticas. Me encantaría que me llamaran antes para meditar la selección y ir abriéndoles el vino. Me encantaría hacerles catas a ciegas sin que les costara un ojo en la factura ¡Ojalá mis clientes fueran en taxi y apreciaran la lista de los alcoholes! Y si yo tuviera un restaurante… necesitaría una escoba para barrer todas las colillas de la entrada; pero que ahora dejan, más que nunca, el protagonismo de los aromas del vino en nuestras manos.

Comments

  1. Quan el montis avisa que vindré! De moment m’he comprat el teu llibre per estar mínimament “entrenat”! Per cert, el vaig comprar al celler juntament amb dues ampolles de vi (Lasendal i Podere San Cristoforo)i vaig ser atés super bé pels teus pares! D’aquesta manera dona gust anar a comprar i a aprendre de vi! Felicitats!

  2. Hola Meritxell!
    M’ha encantat el teu “Si yo tuviera…”. Vols una sòcia? Si arriba el dia que tens un restaurant, no se’m passarà per alt. Salut i a seguir escrivint amb aquesta passió, intensitat i coneixement sobre el vi!

    • Sí, què guay seria veritat? Jo quan vaig als restaurants no paro de pensar les coses que hi canviaria, com per exemple, que els lavabos estiguéssin en un altre pis, que sempre falti el paper higiènic, que no hi hagi paper per aixugar-se les mans, cacahuets o altres fruits secs per acompanyar les cerveses, carta de vins a copes, espelmes, flors, entre altres coses… En fi, que TOT ÉS POSSIBLE

  3. Quan he llegit “Si yo tuviera…” m’he sentit identificat al 100%, ja saps que el meu objectiu final és tenir el meu restaurant, i m’agradaria un local molt semblant al teu… 😉

    FIns aviat, un peto!!

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies