Los hombres que no te dejan dormir

Insomnio, cortesía de MoonSoleil(Cortesía de MoonSoleil -Flickr) Hay hombres que no te dejan pegar ojo. Que te preocupan. Que nunca te llaman si no es que están conduciendo. Que sólo te escriben cuando necesitan recordar algo. Que sólo te dan el tiempo que les sobra. Que nunca te leen, ni tan solo entre líneas. Hombres que no te dejan recrear tu cuento de hadas. Ni tan sólo la escena de esa película. Son hombres que hacen que cierres los ojos a la realidad porque si no todo sería demasiado oscuro. Como los vinos tintos que te ayudan a relajar, que te dejan en los brazos de Morfeo y que que te acunan con su grado alcohólico. Y por fin llega ese hombre con el que quieres despertar, que es el mismo que el otro pero en otra fase, con otro rostro. Como esos vinos que te inspiran y que despiertan la creatividad. Un hombre con el que puedes compartir los suspiros de la noche con la luz abierta. Un hombre que no te deja dormir, pero que te hace vivir un sueño. Hasta te lleva un fin de semana en París, donde la luna y el sol se confunden, con el que vida es mejor que la ficción. Pero tienes miedo que vuelva el de tus pesadillas, el chulo, el mediocre, el que no escucha los gritos de tus bajadas de pestañas, el que no te mira si no es para verse reflejado en un espejo. ¿De verdad existe el príncipe azul? Hay hombres cuyos ojos azules son impenetrables y su corazón parece de hielo. El que tiene unas manos calientes porque tiene el corazón frío. Pero sigue a pie de la letra tu descripción de la carta de los reyes magos y tú te empeñas en que sea perfecto. Tal vez olvidaste apuntar lo más importante: que siempre lo sintieras cerca. Aún así, brindas con ese hombre que empezabas a dudar que te merecieras y con el cual, la sangiovese, nunca había tenido tanta intensidad cromática… Y no quieres dormir porque la realidad es mucho mejor que cualquier fantasía y ya no te importa que es de verdad y que has puesto de tu propia cosecha.

Al ritmo de otra fantasía, os dejo escuchando Ojalá que llueva café, de Juan Lúis Guerra.

Comments

  1. Meri, tu yo tenemos un día que sentarnos con un Grand Cru de Borgoña y mantener una larga charla.
    No esperes, no busques, deja que las cosas pasen. Al final, tendrás tu recompensa.
    Un abrazo y un beso.

  2. Meri, carinyo, i tant que existeix el príncep blau !!!
    Però, ningú no és perfecte … i ni el millor dels prínceps blaus que et puguis imaginar … podria mai omplir totes les teves necessitats ni estar al nivell esperat en totes les facetes de la vida.

    La vida és molt curta i passa molt depressa …recorda el WHO IS x ? de l’altre nit … t’ho recordaré la nit que canvíem el valor de la variable x, val?

    Ahhh!! i si no et llegeix … ell s’ho perd!!!
    Un petonàs!

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies