El Filete Ruso

C/ ENRIQUE GRANADOS, 95 (ESQUINA ROSELLÓ)

93 217 13 13

Barcelona cuenta con un nuevo restaurante dedicado a la hamburguesa: El Filete Ruso, que nace con la vocación de dignificar la hamburguesa. Con este objetivo, Claudio Hoyos y Adrián Milà han creado un restaurante moderno, divertido, donde la comida es respetuosa con el medio ambiente, biodinámica y de excelente calidad.La prioridad de El Filete Ruso es elaborar hamburguesas a partir de una materia prima excelente acompañadas de ingredientes de primera calidad. Esta filosofía se llevó a cabo ya con la hamburguesería La Burg, de los mismos propietarios, que abrió sus puertas en 2008. Ahora, con El Filete Ruso mantienen el mismo espíritu y a la vez aspiran a seguir los objetivos del Slow Food.Uno de los distintivos de El Filete Ruso es la aplicación de los criterios de la red de cocineros de Terra Madre para en el futuro intentar conseguir el sello de Slow Food Km 0. Sus exigencias de calidad garantizan, por ejemplo, que un 70% de los productos seleccionados han sido adquiridos directamente del proveedor, que debe encontrarse en un radio inferior a los 100 km; además, deben ser ingredientes ecológicos y estacionales.El local, situado en la calle Enric Granados, tiene una decoración sobria y elegante pero sin excesos, con una barra que da la bienvenida a los clientes y una sala interior. Cuenta también con una inmejorable terraza en la calle, abierta tanto en verano como en invierno durante todo el día.

La carta de El Filete Ruso ofrece hasta 13 tipos distintos de hamburguesas a la brasa, incluida una vegetariana auténticamente catalana, elaborada con judías del ganxet y arroz Estany de Pals. Hay hamburguesas de pollo y buey, pero en su mayoría, la carne procede de ternera biodinámica: sus productores cuidan hasta el último detalle la alimentación de los animales, que se basa en cereales recuperados con el que se elabora el pienso como complemento alimenticio.La ternera biodinámica procede de Espunyola, el cordero de raza “xisqueta” del Pirineo de Lleida, el pollo de corral y el buey de pura raza de montaña, con ellos se pretende reconvertir la hamburguesa en un plato gourmet. Los dos productos estrella de la carta son, cómo no, el filete ruso, por un lado, y el steak tartare por el otro. El primero está elaborado según una receta clásica: con ajo, perejil y cebolla, y frito en aceite de oliva; el segundo cuenta con la particularidad de estar preparado con huevos de Calaf y alcaparras de Ballobar, uno de los baluartes de Slow Food.


Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies