¡PARAD DE CRITICAR A PARKER!

“El mal no es lo que entra en la boca del hombre- dijo el Alquimista-. El mal es lo que sale de ella. El muchacho empezó a sentirse alegre con el vino. Pero el Alquimista le inspiraba miedo. Se sentaron fuera de la tienda contemplando el brillo de la luna, que ofuscaba las estrellas”.
El Alquimista, Pablo Coelho

No conozco a Parker. Con un poco de suerte intentaré escaparme al Wine Future Rioja (del 12 al 13 noviembre en Logroño) y a ver si lo veo por allí. Muchos son los que dicen que pasan de Parker en este país, pero luego resulta que hay más de 500 inscritos en la cata que el va a dirigir y que ya no quedan localidades. No comparto todas sus preferencias pero tengo curiosidad en conocerlo. Como muchos, queriendo o no, Parker forma parte de mi vida. Hablamos de él cuando salen las puntuaciones, las bodegas te comentan lo que Parker ha dicho de ellas, todos hacen constar sus opiniones, etc. La gente del mundo del vino está obsesionada con Parker, sea para hablar mal de él o comentar sus jugadas. Somos nosotros los que le hemos dado cancha, y encima nos quejamos. Parker es un profesional con una empresa (la revista Wine Advocate y la web eRobertParker.com a parte de sus famosas guías) que funciona; de allí al bombo que se ha montado sobre su influencia en los vinos es más culpa de los demás que de él.
Los bodegueros critican a Parker a menos que les de más de un 92. Los periodistas critican que se ha convertido en un gurú del vino, pero son ellos los que le han dado esa importancia. Los consumidores critican su peculiar gusto, pero sus preferencias son seguidas mundialmente. Los sumilleres critican la globalización del vino por su culpa, pero en sus cartas de vino destacan los vinos bien puntuados por él. Los otros críticos lo critican por haber impuesto sus preferencias vinícolas, pero ellos antes de opinar sobre un vino miran de reojo sus reseñas .Los enólogos critican su obsesión por los vinos afrutados, pero cada vez dan menos crianza al vino. Los borgoñeses critican su obsesión por el color potente en los tintos, pero muchos pinot noir van teniendo la capa más alta. La gente le molesta levantarse dos veces de la cama para beber agua con sus vinos, pero adoran estos vinos tánicos.
Criticar no es sexy. Alice Feiring subtítula su libro The Battle for wine and love (La Batalla para el vino y el amor) “como salvé el mundo de la Parkerización”, habla de su preferencia por los vinos que explican historias. Estoy de acuerdo en sus gustos románticos, pero su opinión como la de Parker es solo una visión subjetiva. El mejor desprecio es no hacer aprecio, y basar un libro o una película en criticar es aún darle más resonancia a Parker, que debe estar con su mujer en Maryland trabajando y sin insultar a nadie. Sólo imponiendo su gusto porque nosotros le dejamos. Jonathan Notisser con su película el Mondovino quiere demostrar todo el mal que le está haciendo al mundo vinícola la presencia de Parker e intenta denunciar su simpatía por los vinos elaborados por el famoso wineflightmaker Michel Rolland. Pues la verdad es que si son amigos y sienten admiración por sus trabajos me parecen muy bien, pues los dos son grandísimos profesionales y estoy segura que también buenas personas pues creo que ello es inseparable con el éxito real. La gente que tiene éxito, normalmente no es por azar. Creo en el esfuerzo, en la originalidad y yo personalmente, admiro a las personas que triunfan, y más que criticar intento aprender. Robert Parker, es una de ellas. Ha conseguido vivir haciendo lo que más le gusta en la vida que es catar vinos. Para muchos sus cuantificaciones vinícolas han sido guías para educar a los consumidores y animar a mucha gente que no bebía a entender el vino. Y precisamente es esto lo que tendrían que hacer los que malgastan la energía criticando, utilizarla en educar los paladares si tanto les preocupa la parkerización del vino. Aún siendo la primera que se aburre en catar vinos parecidos, que echa en falta los vinos con defectos y no sólo con tecnología me atrevo a decir: ¡Ojalá hubiera muchos más Parkers en el mundo, así tendríamos más ejemplos de cómo entender el vino!
Meritxell Falgueras para VINOS Y RESTAURANTES

Comments

  1. Esta vez, Meri, y desde mi incultura vinícola, no estoy contigo.
    Respecto al Wine Future Rioja, y una cata donde no había ni un vino DOCa Rioja hasta que se metieron dos con calzador, prefiero no opinar más.
    Respecto a Parker, ya he expresado mi opinión muchas veces. Parker no sabe más de vinos que tú o que mucha otra gente. Simplemente llevó algo de cultura vinícola a un país de incultos en esos temas, y eso le dió una fama que el resto de imitadores lamerabadillas europeos han ido acrecentando.
    Las puntuaciones no educan. Educa ir a cursos de cata, a degustaciones, a catas comentadas. Probar, escuchar. No lo que diga una revista o Parker.
    Respecto al tema de revistas, guías y puntuaciones en general, te recomiendo leer alguno de los posts en los blogs que frecuento, y veas la cada vez más extendida opinión de los aficionados al vino (no los compradores ocasionales en Carrefour o Mercadona, los verdaderos aficionados) sobre estas guías supuestamente imparciales, difundidoras de la cultura vinícola y demás. Cada vez más la gente pasa de gurús y se fía de gente similar a ella. Cada vez las guías y revistas tienen menos influencia en el verdadero aficionado. Cada vez más está claro por qué se habla de quien se habla y como se habla en las publicaciones, y casi nunca es por calidad. Tu estás de lleno en este mundo, sabes de que hablo.
    Cada vez más, Meri, los canales publicitarios no son los que ahora están controlados por cuatro elementos. Cada vez más, Internet, los blogs, etc. etc. toman el relevo y lo otro se queda desfasado.
    Saludos.

  2. Hola Meritxell
    Felicidades por decir, lo que muchos callan.
    Yo tengo referencias a través de amigos de la forma que trabaja.
    Y me parece opinable, pero no criticable.
    En el peor de los casos beneficia, más que otra cosa.

    Námaste

  3. Smiorgan, permíteme que discrepe sobre la incultura vinícola de los americanos.
    Una cosa es número total de consumidores. Y otra bien distinta es Wine Lovers.
    Estos últimos poseen una información abrumadora. Son verdaderos Connaisseurs.
    ¿Dónde hay mayor número de catas semanales, en el mundo? Londres y USA.
    Revistas, blogs, wine tv., cursos, clubs, etc……
    Ya nos gustaría ese panorama aquí.

  4. Bentley, totalmente de acuerdo…ahora. Pero antes, cuánto se sabía de vinos en los EEUU? Ese ha sido el gran mérito de Parker, llevarles información en su idioma. A partir de ahí, se le endiosó. Básicamente por un público que sabía poco y elevó a los altares a quien le iluminó.
    Claro que en algunos sitios de los EEUU hay muchísima información sobre vinos para el gran público, date una vuelta por New York. Pero insisto, eso es relativamente reciente.
    Saludos.

  5. Lo ideal sería simplemente opinar, o discurrir sobre razones. Pero la crítica abierta y sincera también es válida siempre que se crean censurables las acciones o conductas de alguien.

    Lo que sí que no me parece bien es criticar por un lado lo que se fomenta por el otro, que es lo que entiendo que expone Meritxell. Hay que procurar ser consecuente con lo que se opina y con lo que se critica. Digo procurar porque tampoco están las cosas tan claras siempre. Por ejemplo, las cuestiones sobre Wine Future Rioja.

  6. Smiorgan muchas gracias por ese post tan interesante, largo y controvertido. Te entiendo y me gusta mucho que me des caña porque sé que viene con fundamento, pues mi opinión como la tuya, tiene partes buenas y otras más flojas. Pero es la nuestra y es lo que pensamos. Gracias por el intercambio de visiones. Como ves, ha empezado en Wine Future y estoy conectada a internat, en un bar cercano al evento y en breve, cuando haya acabado la faena, entraré para poder seguir formando mi opinión sobre el tema. Y creo que esta noche voy a una cena donde esta nuestro amigo Bob… jajaja!!!

  7. Bentley, totalmente de acuerda los USA ,es una país MUY grande con personas MUY diferentes y con niveles culturales MUY DIVERSOS.

  8. Goyo, sobre el Wine Future no voy a opinar demasiado porque creo que me falta entender muchas cosas pero os voy a contar a través de los artículos las cosas que he podido aprender. Como decía en el artículo “criticar no es sexy” así que espero que no me salgan muchas arrugas estos días… Pero tu comenta lo que quieras, que me encantan los cotilleos!

  9. Meri, siempre es un placer intercambiar ideas con alguien de quien se puede aprender, que es lo que pienso de ti, alguien de quien puedo aprender. Lo cual no quiere decir que piense siempre como tu.
    No quiero que interpreteis ni tú ni Bentley que ataco o llamo de forma general incultos a los habitantes de los EEUU, nada más lejos de mi intención en este caso. Me he referido siempre estrictamente a temas vinícolas, y más que incultos, quizá debí decir, con poca tradición, lo que hubiese sonado menos agresivo.
    Ah, Meri, lo que si espero son tus reflexiones sobre el Wine Future.
    Saludos.

  10. Smiorgan y todos los demás… Del Wine Future me quedo en lo positivo que ha sido:
    – encontrar a los grandes del vino (he podido entrevistar a Jancis Robinson, tomar un vino con Steven Spurrier, cenar con el Marqués de Griñón, comer con Miguel Torres, entre otros)
    – Ponencias interesantes de marqueting
    – y que me encanta ir a Rioja, comer patatas con chorizo ir a la calle Laurel y tomarme un Pisón con la familia Artadi.
    Entonces, como decíamos que criticar no es sexy y que si tu no puedes aportar una solución o hacerlo mejor es mejor callar pues sobre la organización, el rollo de la cata de Parker que no dejaron entrar a periodistas (menos a medios VIP), problemas políticos entre otros…
    Fue mejor de lo que creía y sólo ví a “Bob” en una mesa redonda con todas las primeras espadas y tengo que decir que tiene una voz muy bonita…
    ¡Y hasta aquí puedo leer!

  11. Lo has pasado bien? Has disfrutado? Qué tal la cena con el de Griñón? (Su libro me encanta).
    La calle Laurel…Una vez fui a Logroño a una entrevista de trabajo, en plena ola de frío, -5ºC. Entramos un amigo y yo a la calle Laurel abrigados hasta arriba, y entre riojas variados, ajoarrieros, pimientos, jamones y demás delicias, salimos en mangas de camisa! Y hasta hicimos migas con la encantadora propietaria de un bar para por la noche, tras cenar un exquisito cordero bien regado, pasarnos de nuevo por su local a tomar unas copas.
    Cerremos pues el tema Parker, y disfrutemos.
    Saludos.

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies