LAS COSAS QUE NO CUESTAN PERO QUE CUESTAN

Un desayuno en la cama no cuesta nada. Las migas en las  sábanas son una excusa para lavarlas. Y el placer de levantarte sin despertador y tomar el café con leche tumbado con la prensa dominical es una experiencia que no tiene precio… Y aunque sea barato, a veces somos perezosos hasta para regalar momentos de felicidad. Al fin y al cabo, estas son las que cuentan y las que enriquecen la vida.

Comments

  1. ¿Nadie desayuna en la cama?

  2. Yo ocasionalmente. Y suelo ser yo quien prepara y lleva 😉

  3. ¡el día que alguien me traiga el desayuno a la cama, me caso! 🙂

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies