Comme si de rien n’était…

Si Carla Bruni puede cantar como si nada hubiera pasado yo también puedo volver a Barcelona como si mis meses en California fueran parte de un sueño. Hay sitios y lugares que nunca se te hacen extraños y con un minuto puedes volver a tener la familiaridad de la cotidianidad. Hay vinos que cada añada cambian por las diferencias de la historia líquida del año. Muchos que nos sorprende la estabilidad de sus sabores. Hay amigos con los que puedes estar meses sin verte y parece como si os hubierais visto ayer. Igual que la magia de los que se han deseado de forma epistolar durante años y cuando se ven es como si todo hubiera pasado ya.

Es como si nada hubiera pasado pero sí. El vino cambia cada día dentro la botella aunque nuestros sentidos no puedan apreciar la sutileza. Yo no he cambiado, parezco ser más yo que nunca pero sé que soy diferente. Dentro de mí hay pequeños matices que no se pueden apreciar pero que me hacen estar más serena, más segura y más feliz. Lo que sí ha cambiado, sin lugar a dudas, es el tiempo. Al despertarme tengo frío y alargo unos minutos más mi sueño con la mantita marginada todo el verano en el armario. Ahora, con la temperatura idónea, sé que es lo que voy a soñar.

Comments

  1. No se si va a salir esto pero lo intento.

  2. Copio el link que si que sale.

    Al caso de lo que hablas.

  3. Sí que ha salido. Me encanta Edith Piaf! Y cuando tengo el día romántico me encanta llenar la casa de velas, tomar vino y poner música antigua francesa! Me parece volvera estar en París y tener la sensación que canto cuando camino por la calle, muy flojito…

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies