El Suquet de l’Almirall celebra 25 anys

pastis25anysMiquelColl

El passat 18 de març amb motiu de les seves noces d’argent, el restaurant Suquet de l’Almirall va celebrar ahir una festa en petit comitè a les renovades instal·lacions de l’establiment, al Passeig Joan de Borbó del barri de la Barceloneta de la Ciutat Comtal.

L’acte va comptar amb la presència de l’Excm. Sr. Xavier Trias, alcalde de Barcelona, i del Sr. Jordi Bort, director de l’Institut Català de la Vinya i el Vi (INCAVI), que van destacar la importància d’assolir 25 anys en el món de la restauració així com de la conservació dels establiments familiars a la ciutat de Barcelona.

A la festa no hi van faltar amics de la professió com Carles Abellán (Comerç 24), Pere Monje (Via Véneto), Isidre Soler (Tram-Tram), Fina Puigdevall (Les Cols), Salvador Capdevila (La Boqueria), Toni Falgueras (Celler de Gelida), Roser Torras (Grup GSR), José Ignacio Gorostiaga (ESHOB) i Joan Ras (Academia Catalana de la Gastronomia).

Els assistents van poder degustar algunes de les especialitats marineres que s’elaboren al restaurant, entre elles, la Paella Catalana, l’última creació del cuiner català acompanyades de les copes del cocteler Manel Tirvió, propietari del Tirsa Cocktail Bar. La vetllada va estar amenitzada per la música del DJ Rudemod.

Sommeliers per il mondo

Di spagnoli per il mondo ce ne sono molti (ecco perché esiste questo programma televisivo), e tra di essi, anche quelli che si dedicano al loro lavoro di sommelier con tutto il cuore (perché è una professione passionale). Gente che non è emigrata per via della crisi (non che non si sia fatta sentire anche in questo settore), ma perché il vino li ha portati verso città ispiratrici e deliziose.

Proprio come è successo a Rut Cotroneo, che sognava di parlare francese e di vivere a Parigi, ed ora sono già tre anni che lavora nello Hyatt Park Hotel, al ristorante Pur con una stella Michelin, in rue de la Paix. Bruno Murciano cominciò nel Ritz di Londra e già da dieci anni si dedica al commercio del vino nella city.

Rut Cotroneo en un hotel

Rut Cotroneo en un hotel

Lucas Payá se ne andò dalla Cala Montjoi (el Bulli) per arrivare a New York. Città che ospita la famiglia di Pepe Raventós, il quale decise un paio d’anni fa di dirigere la sua cantina di cava di Sant Sadurní dalla città dei grattacieli.

Ce ne sono altri che, pur mantenendo la residenza nella penisola, sono tra i più internazionali. Come il nostro sacerdote del vino, Josep Roca, il sommelier e proprietario de “Il miglior ristorante del mondo”, secondo la rivista Magazine, che ha sedotto il mondo intero con l’opera-menù degustazione “El Somni”, assieme ai suoi due fratelli, la parte salata e la parte dolce del Celler de Can Roca.

O Ferran Centelles, un sommelier formatosi in Francia e in Inghilterra, che ha sempre mantenuto e mantiene tuttora l’umiltà del ragazzo del quartiere di Sants, anche adesso che attribuisce il punteggio ai vini spagnoli per la Lady di ferro del vino, Jancis Robinson [English]. Quello che prima di lui occupava questo posto, Luís Gutiérrez, adesso si occupa di assegnare i prestigiosi Punti Parker [English].

E che dire degli enologi che viaggiano per imparare marketing nei Primeurs di Bordeaux, e visitano diverse zone vinicole per formarsi? (per chi produce spumosi è d’obbligo andare nella Champagne; per imparare le ultime novità in vinificazione di bianchi, Nuova Zelanda è un must, tra altre centinaia di esempi).

Fuente: Flickr*

Fuente: Flickr*

Anche i produttori di vino viaggiano moltissimo. Per vendere vini è necessaria una storia, un volto, un tono. Álvaro Palacios passa più giorni muovendosi per il globo che in casa, rimanendo tuttavia sempre ben radicato nel Priorato. O Juan Carlos López de la Calle, il cui Viña el Pisón ha compiuto 19 anni di promozione mondiale della Rioja nel mondo. Ci sono poi i flightwinemakers e i car-winemakers, come il super Mariano García, che va da Toro a Ribera con la facilità di chi entra ed esce dalla cucina.

In questo periodo in cui è così difficile guadagnare (e non solo vendere in Spagna), uscire dal proprio paese per vendere è ciò che potrebbe determinare il successo di una impresa. L’esportazione per molti è l’unica via d’uscita, però bisogna seguire il cliente, andare ogni volta che ti chiedono degustazioni, visitare le enoteche e i ristoranti che hanno il tuo prodotto…

Ecco perché esistono tutte quelle fiere: gli appuntamenti annuali del Vinitaly a Verona, Prowein a Düsseldorf e Londra Wine Fair. Ogni due anni Alimentaria, i pari; e negli anni dispari, Vinexpo a Bordeaux. Vari eventi, sempre produttivi: il Merano Wine Festival, il Forum Gastronomico a Girona

Non c’è tempo per pensare a dove vuoi andare in vacanza quando finisci di degustare vini! E sì, le vacanze di quanti si dedicano a tutto questo sono quasi sempre, se mai ne aveste dubitato, tra le vigne, per i filari dove cresce la vite.

Volete un esempio? Ebbene, lavoro a Barcellona, sono membro di una giuria internazionale, studio a Londra per il Diploma del WSET e vivo in Toscana. Insomma, se qualcuno voleva essere Willy Fog, ecco qui una professione che fa girare molto, e non solo la testa…

 

Meritxell Falgueras

Source: Flickr – portobayevents

Ver artículo en español

Cotogna, delicioso restaurante en San Francisco

Cotogna San Francisco

Con Chris Baggetta, sumiller del Cotogna San Francisco

Cotogna en italiano significa Quince en francés, es decir: membrillo. Su Chef, Michael Tusk’s ha recibido recientemente por la James Beard Foundation el premio por el “Best Chef Pacific”. Un local en la famosa Pacific Avenue marcada a ritmo de gastronomía. Su sumiller, Chris Baggetta, profesional, preparadísima, locuaz, intuitiva y con esa elegancia que tanto gusto da ver en una sala. Esta sumiller que crea un creativo y sensato diálogo con el cliente y la gastronomía del local que tan bien interpreta. Antes ese puesto era del sumiller de moda en la ciudad, David Lynch (sí como el director de cine). ¡La comida si es de cine!  Con mucho sabor, con un puro respeto a los ingredientes. El local del Cotogna es precioso, tradicional, moderno, desenfadado, muy detallista y curado. El del lado, el gran restaurante francés con Michelin Star es exquisito sin hacerte sentirte mal por un exceso de lujo. Un restaurante que no quiere desarrollar ningún rol. Solo quiere expresar una manera de ver la gastronomía: pura, sin antifaces, sin problemas y con todo el sabor. Rica sin ser complicada. Bebiendo de la historia culinaria de estos países europeos con los productos americanos según dicta el huerto.

¿Aún no tienes mesa? Pues llama antes de reservar la visita de la cárcel de Alcatraz. El pasado no tiene futuro y este restaurante es el presente de cómo puede llegar alta la cocina en californiana.

COTOGNA/QUINCE

490 Pacific Ave  San Francisco, CA 94133, Estados Unidos
+1 415-775-8508

I Tigli

Esta pizzeria és una de las cinco en todo Italia que encontramos en la no solo prestigiosa si no también útil guía del “Gambero Rosso”. ¿Por qué? ¿Sabéis que es una pizza de autor? Pues no es solo eso lo que sirven. Dan producto de luxe (como una burrata increíble con el mejor prosciuto San Danielle) con una masa a “levitazione lenta e lunga”. Solo os diré que es la única pizza que puedo comer sin que me siente mal.

Fuente: www.pizzeriaitigli.it

Mi última adquisición ha sido la “hamburguer a la nostra maniera”, sencillamente deliciosa, hecha con mucha inteligencia, cura y amor. Una carta de vinos muy especial donde se pueden encontrar hasta tres tipos de cervezas artesanales de trigo (mis preferidas) hasta un Tondonia Blanco pasando por buenos vinos naturales.

Una visita obligada al pueblo de San Bonifacio en la provincia de Verona. Hace un par de meses han arreglado el local y es aún más acojdedor, zen y sobretodo con una vista fantásticamente gastronómica: con la vista del “forno a legno”, y con la visión de toda la elaboración.

Las pizzas las hay de todos los colores (de billetes): de 8 a 35 euros. ¿Qué es lo que tienen las más caras? Lo que tiene un plato de altísima calidad elaborado. Y las económicas, que son las clásicas. Pero siempre con una masa de pizza, que hace la diferencia.

Este restaurante no es una pizzeria cualquiera. Es la Pizzeria como nombre propio y con mayúsculas.

Meritxell Falgueras

Información Pizzeria I Tigli:
http://www.pizzeriaitigli.it/
Via Camporosolo, 11  37047 San Bonifacio Verona, Italia
+39 045 610 2606

Santa Burg

C/ Vallespir 51, 08014 – Barcelona
936763974
El nuevo local de moda está al lado del Celler de Gelida. Una tentación demasiado fuerte. Sobre todo para mi, que adoro las cañas bien tiradas de Madrid y aquí encuentro la Estrella Damm más buena que nunca. Y también tienen vinos. “Porque la carne es débil” es el lema de esta aventura gastronómica protagonizada por Alain Guiard y el pluriestrellado Xavier Pellicer. Crear bocados divinos con una materia prima que empuja al pecado. Su carta es inteligente y concisa, pero encontraréis las ensaladas que valen la pena, las tapas justas para acompañar, un gran cariño por las salsas y aliños, y unos postres rápidos hechos slow. Las hamburguesas van de la Royal a la Deluxe (¡con foie!) a la autóctona Santa Jordi. Mi preferida (yo que siempre había sido muy de Mac Pollo) es Santa Chick. ¿Quién dijo McDonalds? ¡Cuando se es joven se es tan inexperto! Por suerte estos cocineros se superan y llegan con precios para todos los públicos para hacer un homenaje a la maltratada hamburguesa para elevarla altar de exquisito manjar. Y si no que se lo pregunten a mi marido (que es italiano) cada vez que viene de Barcelona, no quiere salir de Sants. En mi barrio tenemos una de las mejores hamburgueserías del mundo, y no exagero. Tal vez, por eso, porque ya me cuesta encontrar sitio no os había hablado de este local:)
info@santaburg.com
www.santaburg.com
Cómo llegar:Metro – L5 Sants, L3 Plaça del Centre Bus – 109, 54, 115, 44, 27, 30
Horarios:De Martes a Viernes: Mediodías13:00 – 16:00. Cocina abierta hasta las 15:30
Noche: De Martes a Jueves:De 20:00 a 00:30 Cocina abierta hasta las 00:00
Viernes y Sábados:De 08:00 a 0:01

Lo que es romántico

HOTEL TUGU BALI
CANGGU, BALI, INDONESIA
El romanticismo es mágico más que clásico o pre-perarado. A veces que te preparen una macedonia por la mañana puede ser más romántico que todas las grandes cenas teatrales. El aire salado del mar, un techo de estrellas en un salón donde solo hay una mesa-cama es la cena más romántica que he hecho en mi vida. Fue en el Hotel Tugu de Bali. Hice la cena afrodisíaca en mi luna de miel con el baldequino en plena playa nocturna. Inolvidable. Por lo que comimos. Por como nos sentimos. Por las velas que nos mostraban el camino a la playa. Por hacernos sentir mimados y amados. Todo el hotel es romántico: tiene alma, clase, arte, historia, vibra, brilla… Uno de los lugares más deliciosos del mundo. Aunque el menú sea largo vale la pena dejarse un espacio para el postre. Y si se quedan enamorados de la cocina balinesa hacen cursos de cocina en el mismo hotel, con gran dinamismo (se va a comprar los ingredientes por la mañana), pedagogía y sobretodo gusto. Para los gourmets enamorados esta es la verdadera honey moon.

El millor cosmopolitan de la ciutat

EL CELLER DEL NOU PRIORAT
c/ Vallespir, 19 de Barcelona
Telf. 93 49 05 952
De dilluns a dissabte, de 19.00pm a 1.30 am
Obert dilluns però tancat diumenge.
20-25 euros

Un lloc amb una màgia especial. L’Amarilis us donarà la benvinguda amb un somriure d’un gust esquisit. La Tània és la pintora dels quadres exposats, l’artista gastronòmica. Les dues són el millor cupatge per crear un ambient ple de bona música, amb espelmes i flors. La decoració és el producte. Un aparador amb els tomàquets frecos, els bolets del Petràs, els formatges, els embotits, la yuca en chips … doncs abans de ser restaurant era una botiga de queviures. Ara fa vuit anys que aquestes dones interessants, vitals, simpàtiques i úniques el llesteixen. Una pissarra amb els vins que tenen a copes. Bon cava i una carta mimada de vins. Des d’un rieslings alemany a un sangiovese toscà passant pels Priorats i els Riberas. Es respira un aire caribeny amb un ambient cosmopolita barceloní. Per fer tastets des de una tapeta de costelletes a la mel, fins girgoles amb pernil i croquetes de xocolata i foie. És una cuina bona: ni fusió ni tapes ni català ni internacional. És el que et ve de gust i està tot boníssim perquè hi ha cura, sensibilitat i molt d’amor en cada plat. Mai mangareu el mateix perquè sempre van afegint i treient en cada creació, per millorar la recepta i oferir el millor de la temporada. Deixeu-vos guiar per la Tània, no us quedareu mai plens ni amb gana però sí amb ganes de tastar-ho tot. Encara que si voleu pà amb tomàquet, bons embotits i sel·leccionats formatges i amanides mimades també és el lloc. Deixeu-vos un troçet per degustar el seu browney i sobretot pels coktails. Elles són d’origen cubà dominen el mojito però el que a mi em torna boja és el seu cosmpolitan. És, sens dubte, el millor de Barcelona. Paraula de sumiller. Decorat amb un fresó o un gerd. D’una acidesa excelent. L’Amarilis ha fet de coctelera a Milà i al Born, i això es nota. El seu elixir rosat. Suc de llimona exprimt, vodka, licor de pells de taronja i d’aranyons. I ara tenen també carta de gin-tònics amb les espècies que han portat d’Indonèsia! Segur que li donaran aquell toc particular que es respira en aquest local cupatge de la taberna clàssica, l’originalitat creativa i que ets sents , en el meu cas quasi millor que a casa. Et pots trobar el clan Ruscalleda berenant, com a la Gemma Mengual després d’entrenar o l’Àngel Llàter amb els seus amics. Cal reservar perquè és un local que de boca a orella ha trobat una clientela molt fidel, especial i guapa per dins i per fora.

Basmati

http://www.restaurantbasmati.com/

c/París 163
93 363 06 51
Un restaurant que ens porta molt lluny i que el tenim ben a prop. Ens porta a l’exotisme de l’encens i a una decoració budista i al plat, a part dels arrossos, tenim productes de proximitat. I un menú de 12.5 euros que és una delícia! On sempre es canvien els plats i es respira l’ambient del migdia de l’Eixample. Un local imprescindible al migdia i un gran lloc per un sopar romàntic a la nit. L’Àlex us assessorarà en tot, i la seva germana en el vi, així que no dubteu en baixar l’esglaó del carrer París per endinsar-vos a la clara foscor d’un restaurant regit per la passió, la professionalitat i la bona gastronomia. Que vagi de gust!

Si yo tuviera…

Si yo tuviera un restaurante tendría vinos a copas. Una bonita selección que iría cambiando, desde cavas a jereces, pasando por blancos con y sin barrica, un par de tintos y vinos para postres. Adoraría dar la bienvenida con una copa en la mano. Si yo tuviera un restaurante formaría a todos los camareros, para que no sirvieran el vino hasta el borde de la copa, que supieran las nociones básicas de cada vino de nuestra bodega y que no sirvieran agua como si la regalaran. Prohibiría cualquier perfume para el equipo de sala y mucho menos cualquier aroma corporal. Pondría copas adecuadas, aunque no fueran de las más caras por las roturas y las repasaría. Tendría tapones y bolsas especiales para que mis clientes se pudieran llevar el vino a casa. Y si lo trajeran ellos les haría sólo pagar el descorche. Intentaría tener una carta con una buena selección, con vinos cambiantes según temporada, dividida por categorías y donde el protagonismo lo tendría las notas de cata. Tendría los vinos de kilómetro cero para ensalzar la zona vinícola conociéndola a la perfección. Las añadas en su temporalidad y algún vino afinado donde el plus de precio tendría su justificación. Los precios ya irían con el IVA. Preguntaría al cliente si quiere que le pruebe el vino o no. Tiraría a la baja las temperaturas, siempre un par de grados menos para que cataran mis vinos con la calma. Serviría distintos tipos de café como de té. También tendría una distinguida carta de aguas, aceites, vinagres y sales y jugaría con ellos. Todo esto es muy fácil de pensar, pero muy difícil de hacer, de pagar y de conseguir. Sobretodo, si yo tuviera un restaurante me gustaría tener una clientela educada sensorialmente, dispuesta a escuchar recomendaciones y que le apasionara probar diferentes vinos. Personas que se preocupasen tanto del menú que eligen como del vino que lo acompaña. Que aplaudieran un vino como ensalzan el sabor de un plato. Que me preguntaran sobre la historia de cada botella. Sobre la mirada del elaborador. Sobre el perfume de la tierra y de las tradiciones climáticas. Me encantaría que me llamaran antes para meditar la selección y ir abriéndoles el vino. Me encantaría hacerles catas a ciegas sin que les costara un ojo en la factura ¡Ojalá mis clientes fueran en taxi y apreciaran la lista de los alcoholes! Y si yo tuviera un restaurante… necesitaría una escoba para barrer todas las colillas de la entrada; pero que ahora dejan, más que nunca, el protagonismo de los aromas del vino en nuestras manos.

Lasarte

c/Mallorca 259
93 453 242
¿Un restaurante de hotel? ¿Con estrellas michelin? ¿Berasategui en Barcelona? El restaurante Lasarte del Hotel Condes de Barcelona galardonado en 2006 con dos estrellas Michelin es mucho más que la apuesta gastronómica del Martín Berasategui en Barcelona. Es un proyecto con alma aliñado por los mejores profesionales que forman un equipo que intenta ganar con cada olor y sabor la felicidad de sus comensales.
El nombre pero, Lasarte, es el topónimo del pueblo donde nace el primer restaurante del cheff vasco. Ubicado en el centro de la ciudad es un oasis de calma para disfrutar con los cinco sentidos de una cocina elaborada con la mentalidad de tener el mejor producto y el esfuerzo de transmitir en cada plato la pasión por el trabajo bien hecho. Regalar una experiencia culinaria para elevarla a la mejor velada. Por ello los atributos del espacio son elegancia e intimidad. Se merece esas dos estrellas.

Mi nuevo Bulli

Hace un año escribí un post robando a Mariah Carey su “I’ll give you all” parafraseando la canción y diciendo que daría todo por una noche más en el Bulli. Hace un año mi horizonte era ver publicado mi libro y poder cenar otra vez en el restaurante más mágico del mundo. Y ahora, que he podido vivir en Madrid Fusión un momento delirante de arquitectura molecular bulliniana rollo “Avatar” con el lema “libertad para crear”, ya no me da miedo no tener mesa en el Bulli. Porque seguro que ganaré algo mejor. Tuve que hacer de corresponsal para la radio para informar de la ponencia más mediática del genio de los fuegos y no supe responder a la pregunta principal ¿pero se podrá comer en el Bulli? La verdad es que después de lo que vi, ya casi ni me importa. Va a ser un sitio sin reservas, sin límites entre la arquitectura y la naturaleza, con muchas mentes con ganas de imaginar lo imposible. Cuando la crisis económica hizo menguar mi trabajo decidí acabar mi tesina doctoral. Es de las mejores decisiones que he tomado en mi vida, porque ahora tengo mi cum laude y los que querían de verdad colaborar conmigo me esperaron. A parte que sentí que yo dominaba mi vida y que lo urgente no debían controlar lo que es importante. Como cuando el restaurante de Roses empezó a abrir sólo medio año porque en invierno no hay tanta gente en la Costa Brava y se dedicó a investigar. Después decidieron dar sólo cenas y después quitaron la carta, dando como única opción el menú degustación. Ahora que, por fin estoy cosechando libro, tele y radio, me planteo volver a estudiar en un futuro no muy lejano (como Adrià anunció la intención de hacerlo un par de años antes) para volver a sembrar. Tomarme un tiempo bulliniano para escribir una novela y no vivir siempre en mi ciudad. Será que, como el Bulli siento que lo más importante es lo que soy capaz de hacer y que no me quiero quedar en los aplausos por lo que he hecho. Formación, reinvertarse y no tener miedo a que te llamen loco porque cierras un restaurante en el momento que todo el mundo desea una mesa. Porque lo que yo deseo es un sueño que se va hacer realidad si trabajo para que sea posible. Aunque a una mesa en la Cala Montjoi…. ¡nunca le diré que no! Tal vez, sólo, por un picnic en Toscana.