La lección de la naturaleza: RENOVARSE

Primavera - Spring - Wines & the City

La primavera esta en el máximo de su esplendor: aire fresco, cielo limpio y flores que colorean los paisajes. No es posible quedarse indiferente a tal belleza. Admiro la perfección de los insectos, la calma del perro en la puerta; escucho el canto de los pájaros, el zumbido de los insectos voladores y el tiempo marcado del batido del reloj. Solo hace falta oler el aire cargado de bocanadas florales, melosas y embriagantes. El otoño había hecho caer las hojas, había silenciado todo, mientras el invierno sirvió como pausa, de reposos, de reflexión, de autocuración. La viña se ha separado de sus propios frutos, abandonándose a su propio destino para reiniciar el maravilloso ciclo de la vida y llegará pronto también para ella el momento de la floración. La naturaleza puede parecer cínica a nuestros ojos, veloces al juzgar.

Primavera - Meritxell FalguerasEn realidad “todo el universo conspira para que quien lo desea con todo su ser pueda alcanzar a realizar sus propios sueños. Los hombres son artífices de su propio destino: pueden cometer siempre sus mismos errores, pueden escapar constantemente de aquello que desean, y que tal vez la vida les ofrece de manera generosa, o pueden abandonarse al destino y luchar por sus propios sueños aceptando el hecho que se representen siempre en el justo momento. El hombre no puede nunca parar de soñar. El sueño es la nutrición del alma, como la comida lo es para el cuerpo. Muchas veces, en el curso de la existencia, vemos que nuestros sueños desaparecen y que nuestros deseos quedan frustrados, todavía es necesario continuar a soñar, de otra manera nuestra alma moriría. Solo una cosa hace imposible un sueño: el miedo a fallar” (Paolo Coelho)

El secreto de la vida está en el renovarse, eso pide un enorme coraje, la naturaleza parece que ya se ha hecho una razón, el hombre no. Cada vez que se libra de una carga, pesada, que lo liga al pasado, a alguno, a alguna cosa, se empieza a correr más rápido.  Si esto no pasa, es que en el fondo no nos hemos verdaderamente liberado. Y igualmente es importante entender qué cosa nos impide realizar nuestros sueños y crecer de la mejor manera, el campesino sabe bien lo que se tiene que podar y deja solo las gemas que darán las uvas mejores.

Lorenzo Zonin
(Podere San Cristoforo)

fuente foto: Flickr - Nha Le Hoan / Pink Sherbet

La Omnipotenza

Grapes

Cari amici, ho sempre amato le persone forti e capaci che non ostentano le loro virtù. Hanno spesso occhi profondi e dolci, sono sagge, trovo che assomiglino un po’ a mio padre. Tali persone sono, negli anni, diventate mie amiche. Le rispetto profondamente, sono spesso positive, ma soprattutto abbinano al saper-fare l’umiltà. Questo è un delicato assemblaggio, simile a quello che porta ad un grande vino. Tipico delle persone eleganti ed equilibrate. Pacatezza che troppo spesso viene ignorata o poco apprezzata da coloro che, superficialmente, tendono a catalogarla come ingenuità.

Vorrei che l’indole docile della maggior parte delle persone non fosse sopraffatta dall’atteggiamento aggressivo di coloro che esibiscono potere e superiorità. Questo non accadrebbe se ognuno riflettesse maggiormente sul proprio reale valore, troppo spesso volutamente rinnegato da una società che ama attribuire meriti ai singoli, piuttosto che ad un insieme di persone e situazioni più o meno casuali.

Questo accade nel mondo del vino. Il merito per aver prodotto un grande vino viene attribuito all’enologo o al proprietario, stimolando, a volte, sentimenti di superiorità’ e onnipotenza non giustificati.

Al contrario, il segreto del buon vino e’ un mistero che lega la vite sia all’uomo che la coltiva sia al luogo in cui cresce. Tale sottile equilibrio tra elementi, simile ad un’armonia ben riuscita, non può essere banalizzato nell’attività di un singolo individuo.

E’ un lavoro di team che vede al primo posto la natura e a seguire l’agronomo, colui che calpesta la vigna avanti indietro con la pioggia ed il sole. Dalle sue forbici la vite impara a produrre frutti sempre più dolci e saporiti mentre la terra, ben lavorata ed accudita, continua a vivere in simbiosi con ogni pianta, allevata e selvatica. Quindi è la volta del cantiniere, spesso pallido e con gli abiti umidi per i lavaggi delle attrezzature. Con lui il vino passa la maggior parte del tempo. Ne percepisce l’umore, ne assume i modi, si plasma e si fa buono se il cantiniere e’ amorevole e preciso nelle operazioni. Segue l’enologo, con un piede in vigna e l’altro in cantina, occupato perennemente nell’assaggio del vino arrovellandosi per l’assemblaggio perfetto. Se fortunato ha il compito di non sciupar tutto, altrimenti, come un dottore, è chiamato a curare le malattie del vino. A casa si porta dubbi, errori, delusioni e successi. Alla fine, o al principio, troviamo il proprietario: coordinatore illuminato, colui che deve sapere un po’ di tutto, dalle sue scelte deriva il futuro di questa terra e di queste persone, come un capitano sente il peso di portare tutti in salvo, come un direttore d’orchestra sente il forte desiderio di creare una sinfonia perfetta che porta ad un grande vino.

Per tale ragione nessuno dovrebbe sentirsi superiore o giudicare gli altri ma se vittorioso, considerarsi semplicemente caparbio capofila di un team, capace nella focalizzare un risultato, e fortunato nelle situazioni che si sono venute a creare. E’ importante riconoscere il proprio valore tanto quanto riconoscere i propri limiti per essere più’ equilibrati e felici, semplicemente come un buon vino.

www.poderesancristoforo.it

*Foto: Flickr – DoodledeMoon

Podere San Cristoforo en la portada de Wine Enthusiast

No podía ser menos la alegría de ver que la prestigiosa revista Wine Enthusiast lista en sus páginas, entre otros vinos de la Toscana, y destaca en la portada de éste mes de abril ’13 el vino Maremma Toscana 2010 de las bodegas Podere San Cristoforo, un vino que, por cierto, es excelente.

Wine enthusiast

Newsletter Podere San Cristoforo

Naranja que se desdibuja en el rojo, como la puesta de sol. Este es el color del albaricoque recogido al lado de la viña.

Lo observo entre los dedos, tiene muchas imperfecciones, pequeños puntos leñosos. No es lisa como los albaricoques que se venden.

Pero resulta muy dulce y gustoso, no obstante la deformidad de la naturaleza, esa que no queremos aceptar en nuestras mesas.

Vivimos en un mundo imperfecto. Cometemos errores hasta cuando medimos una largada: podrá ser imprecisa para algunos fines. Pero extrañamente los números nos tranquilizan siempre, sobre ellos se basan las matemáticas. Lo saben bien los gurús del marketing: amamos reducir la complejidad y la unicidad de los objetos y de las personas asignándoles valores numéricos. Aunque en si mismos esconden un tipo de subjetividad. No podemos negar que de los errores han dependido algunas de los descubrimientos más importantes del hombre y, no menos digno de ser notable, nuestro crecimiento personal. Nosotros siempre rechazamos los errores con aspereza. Por un lado porque la imprecisión nos complica la vida genera otros errores, se difunde con efecto dominó, y para ponerle remedio debemos recorrer las fichas con rapidez para evitar un mayor número de consecuencias. ¡Cuánta energía viene gastada para reparar un despiste! Conviene siempre dedicar un poco más de tiempo a cualquier recurso de la organización y de la verificación de los detalles: ¡son siempre tan importantes!

Pero son las consecuencias de una cierta gravedad que conducen al mejoramiento, porque si no se tiende a minimizar los errores, y se crean muchas ineficiencias que a la larga serán habituales, muy dañosas si se convierten después en culturales.

El error hace parte de la vida, llega a ser importante saberlo gestionar junto a nuestros miedos con coraje y equilibrio. De pequeños no podíamos defendernos, expuestos a mil peligros, nos sentíamos invencibles como superhéroes, con pocos miedos y con un vago concepto de lo que era justo y lo que era equivocado. Después la sociedad, por su estabilidad, nos ha fornido de un código complejo de reglas que nos ha hecho volver miedosos, retrasando nuestras etapas vitales, inhibiendo a veces nuestros sueños. Instrucciones de comportamiento, que si os habéis dado cuenta, no son universales; y que para comunicar los valores que hacen crecer bien, lo mejor es el ejemplo.

A veces “equivocado” es también solo aquello que no va según nuestros planes. Caos y orden se mezclan en el remolino de la vida. Toda nuestra existencia es un continuo recalibrar el punto de mira, para dar en el clavo.

Doy las gracias cada día no solo por mis victorias, sino por todo lo que me llevará a ganar. Poder jugar al juego de la vida, en el respeto de los demás, persiguiendo nuestros sueños con una sonrisa, con un lloro o con lo que a uno le importa.

Podere San Cristoforo tiene el honor de haber recibido, aún una vez más, óptimas valoraciones de parte de Antonio Galloni en el número 201- July 2012 The Wine Advocate de Robert Parker.

Carandelle 2010

Podere San Cristoforo

IGT Maremma Toscana

5 estrelles

13 euros

13.5%

Amb 96 punts (segon millor vi d’Itàlia) de Luca Maroni, un dels crítics més influents d’Enotria aquest vi representa tota l’elegància de la varietat Sangiovese amb el toc d’un 10% bordelès de al Petit Verdot. Madurat durant deu mesos en roure no-nou, busca la suavitat més que les notes afegides que la fusta dona al vi. “El vi ha de fer olor a fruita” és una de les màximes d’aquest petit chateu toscà. Un clima benèvol que fa que no hi hagi sobremaduració per la brisa mediterrànea. La tria de fer una agricultura biodinàmica serveix per expressar el terrer que segueix oferint vins suaus, amables, interesants, especials, àgils i amb molt bon gut. The Wine Advocate li dona 92 punts Parker. Un vi que enamora i que m’atraveixo a recomanar no només pel lligam personal que hi tinc, si no perquè acaba de ser considerat entre un dels deu millors vins del litoral Toscà per la prestigiosa revista de vins Decanter.

El millor acompanyant pels panellets

LUMINOSO DOLCE PODERE SAN CRISTOFORO

Notas sobre la vendimia: La añada del 2006 de Podere de San Cristoforo fue excelente: todas las fases fenólicas de la viña se sucedieron  regularmente en condiciones ideales. Aunque el mes de Julio y Agosto fueran más bien secos (las tormentas de verano normalmente no afectan a nuestros viñedos), los terrenos bien trabajados en superficie y la baja producción por hectárea evitaron a las cepas un excesivo estrés. La vendimia del Trebbiano y Vermentino fueron anteriores a las abundantes lluvias de la segunda mitad de septiembre.

Vendimia: 19 septiembre 2006

Variedad: Vermentino, Trebbiano y alguna otra variedad blanca.

Viñedo: Campo Vecchio

Densidad del viñedo: 2.450 cepas/hectárea

Edad del Viñedo: 35 años

Fertilizantes: compuestos biodinámicos

Pasificación: los racimos seleccionados son colgados en el techo y expuestos por 4 meses, perdiendo el 70% de su peso.

Fermentación: en 5 pequeñas barricas de 50 litros con levaduras autóctonas. Trasiegoss: 5 veces el primer año y después se precinta hasta el embotellado

Crianza: 5 años de pequeñas barricas

Estabilización: decantación al frío

Embotellado: octubre 2010 (luna menguante)

Graduación alcohólica: 14% vol.

Debajo una buena estrella

Las noches se han hecho más frescas y los cielos más estrellados. Para esta vendimia las noches eran importantísimas, porque refrigeraban las viñas y a nosotros, que recogíamos su uva. Nunca se había visto un calor así de intenso. Una añada no consensuada, difícil de prever una vendimia con dos semanas de anticipo. Para dar un veredicto sobre los vinos, como siempre, se tendrá que esperar. Se puede decir ya, que habrá menos cantidad, uvas perfectas, más ricas en azúcares, vinos de colores profundos, también para el Sangiovese. Hemos recogido y vinificado más uva reconfortados por un mercado que está dando razón a los vinos que muestran el alma de un territorio sin excesivas concentraciones. El vino tiene que poderse beber, y nos emocionan aún los pinot noir, los brunellos y los barolos.

Nos reconfortan las notas de degustación de los que están habituados a probar los vinos. Sobre todo de Antonio Galloni. No sé mucho de él, pero puedo decir que es capaz de penetrar en el vino, entender sus secretos y desvelar su naturaleza. ¡Existe de verdad una vínculo entre el hombre y el vino! Lo he dicho más veces, siento admiración por estas personas. Estoy seguro que Antonio Galloni no conoce Podere San Cristoforo, no ha pasado nunca entre sus manos las piedras ocre del viñedo de Carandelle o le han resbalado entre los dedos las arenas arcillosos del viñedo Morello. Son terrenos de aluvión que han descendido de las colinas metalíferas. Y aún así percibe su mineralidad y sus perfumes balsámicos que incluyen el aire de la costa espolvoreados de pinos marítimos, romero , eucaliptos. Imposible, en las noches de verano, no quedarse con los ojos cerrados y con la nariz hacia arriba para oler la lavanda combinado con la salinidad, y después abrirlos para admirar las estrellas, aquellas más cercanas y aquellas más lejanas. Aquellas estrellas que parecen decidir cuando una añada será buena o mala. Doy las gracias a Antonio Galloni por no tener prejuicios y haber escuchado solo al vino. Porque amar significa saber escuchar, y el lo sabe hacer muy bien.

Antonio Galloni en el número 196- Agosto 2011 del “The Wine Advocate” de Robert Parker, escribe:

Podere San Cristoforo es una de las más emocionantes jóvenes propiedades en Maremma. Propiedad de Lorenzo Zonin, está encontrando su camino con vinos altamente prometentes.

2009 Podere San Cirstoforo Sangiovese Carandelle- 92 puntos Parker

El Sangiovese Carandelle 2009 es magnífico, profundo agraciado con dulces frutos rojos, minerales, flores y especies, que tan bien van con su carácter altamente atractivo y femenino. Carandelle ofrece un excepcional equilibrio hasta el refinado final, después de sus diez meses en barrica.

2010 Podere San Cristoforo Sangiovese Amaranto 88-puntos Parker
El 2010 Sangiovese Amaranto es un bello tinto floral, para ser bebido joven. Muestra un carácter varietal encantador y un gran estilo. Notas dulces y frutas confitadas que se sobreponen al final vinoso. Aún mejor en pocos meses una vez el vino se afine un poco más en botella.

2009 Podere San Cristoforo San Cristoforo- 92 puntos Parker

El 2009 de Maremma Toscana Podere San Cristoforo es un 100% Petit Verdot que ha pasado diez meses en barrica francesa. Es un vino racial, brillante que imprenta con su elegante textura y riqueza en vez que por su carácter varietal, el cual es discreto. Fruta roja oscura, especies minerales y casís entorno un final supermaduro y expresivo. Considerado en su unicidad, este es un gran bel vino.

Under a Good Start

The evenings have started to become cooler and the stars are more visible in the night sky. In fact, the nights were extremely important for this harvest, because they provided freshness for the vines and for those of us who were picking the grapes. I’ve never known such intense heat. This is an unusual year: it’s hard to know how to prepare oneself for a vintage that was over two weeks early. As always, we’ll have to wait before giving our judgement on the wines. What we can say, though, is that yields are down and that the grapes were perfect and with higher than usual sugar levels. The wines have deep colours, even the Sangiovese. We picked and vinified more grapes than ever, encouraged by a market which is only too happy to accept wines that express the soul of their region of origin without having to be unduly concentrated. A wine has to be easy to drink, and we still get excited by more elegant wines like Pinot Noirs, Brunellos and Barolos.

We are taking great heart from the complementary notes of those who taste wines on a regular basis, and especially from those of Antonio Galloni. I don’t know much about him, but I can say that he knows how to really get inside a wine, prise out its secrets and reveal its true nature. This ability for men to get on the same wavelength as a wine really does exist! I’ve said it again and again: I have great admiration for such people. I am certain that Antonio Galloni doesn’t know Podere San Cristoforo; he’s never held the ochre stones of the Carandelle vineyard in his hands or felt the clayey sand of the Morello site slip through his fingers (these are alluvial soils that have come down from the metal-bearing hills). Yet he can perceive the mineral notes and the balsamic fragrance that pervades the air of the coast, strewn as it is with cluster pines, rosemary bushes and eucalyptus trees. It is impossible, during the summer nights, not to close one’s eyes – and raise one’s nose in order to sniff in the lavender mixed with brine – and then open them up to gaze at the stars, both far and near: those stars that seem to decide whether a vintage is going to be good or bad. I thank Antonio Galloni for not having any prejudices and just wanting to listen to the wine in his glass. Because love means knowing how to listen, and he does so admirably.

Antonio Galloni in The Wine Advocate (Robert Parker) #196 – August 2011- writes:

Podere San Cristoforo is one of the most exciting young properties in Maremma. Proprietor Lorenzo Zonin is just beginning to find his range with these highly promising wines.

SAN CRISTOFORO 2009 – 92 points
The 2009 Maremma Toscana Podere San Cristoforo is 100% Petit Verdot that spent 10 months in French oak. It is a racy, sleek wine that impresses for its elegant texture and richness rather than for its varietal character, of which there is relatively little. Dark red fruit, spices, minerals and cassis wrap around the super-ripe, expressive finish. Taken on its own terms, this is a very pretty wine.

CARANDELLE 2009 – 92 points
The 2009 Sangiovese Carandelle is a gorgeous, layered wine graced with sweet red cherries, minerals, flowers and spices, all of which come together beautifully in this highly attractive feminine red. The Carandelle offers exceptional balance through to the refined finish. The Carandelle spent ten months in barrel.

Sotto una buona stella

Le sere si sono fatte più fresche e i cieli più stellati. Per questa vendemmia le notti erano importantissime, davano refrigerio alle viti e a noi che raccoglievamo la loro uva. Mai visto un caldo così intenso. Un’annata non consueta, difficile prevedere una raccolta così anticipata, più di due settimane. Si dovrà attendere per dare un verdetto sui vini, come sempre. Si può dire però minor quantità, uve perfette, più ricche di zuccheri, vini dal colore profondo, anche per il Sangiovese. Abbiamo raccolto e vinificato più uva confortati da un mercato che sta dando ragione a vini che esprimono l’anima di un territorio senza eccessive concentrazioni. Il vino deve potersi bere, e ci emozionano ancora i pinot neri, i brunelli o i baroli.
Lorenzo Zonin

Ci confortano le note di degustazioni di chi è abituato ad assaggiare vini. Primo fra tutti Antonio Galloni. Non conosco molto di lui, ma posso dire che è in grado di penetrare il vino, carpirne i segreti, svelarne la natura. Esiste davvero quel legame tra uomo e vino! L’ho detto più volte, ho ammirazione per queste persone. Sono certo che Antonio Galloni non conosce Podere San Cristoforo, non ha mai passato le sue mani fra i sassi ocra del vigneto Carandelle o fatto scivolare tra le dita le sabbie argillose del vigneto Morello. Sono terreni alluvionali che sono scesi dalle colline metallifere. Eppure ne percepisce la mineralità ed i profumi balsamici che pervadono l’aria della costa cosparsa di pini marittimi, rosmarini, eucalipti. Impossibile, nelle notti d’estate, non rimanere ad occhi chiuse e a naso in su per annusare la lavanda mista alla salsedine, e poi aprirli per ammirare le stelle, quelle più vicine e quelle più lontane. Quelle stelle che sembrano decidere quando un’annata dovrà essere buona o cattiva. Ringrazio Antonio Galloni per non avere pregiudizi e voler solo ascoltato il vino. Perché amare significa saper ascoltare, e lui lo sa fare benissimo.

Antonio Galloni nel numero 196 – Agosto 2011 di The Wine Advocate, Robert Parker, scrive:

Podere San Cristoforo è una delle giovani proprietà più entusiasmanti della Maremma. Il proprietario, Lorenzo Zonin, è solo all’inizio del suo cammino ma i vini sono estremamente promettenti

SAN CRISTOFORO 2009 – 92 punti
Il Podere San Cristoforo 2009 Maremma Toscana è un 100% Petit Verdot maturate 10 mesi in rovere francese. È un vino originale, brillante che entusiasma per la sua tessitura elegante e la sua ricchezza piuttosto che per il suo carattere varietale la quale si percepisce appena. Frutta rossa scura, spezie, minerali e cassis avvolgono il finale super-maturo ed espressivo. Considerato nella sua unicità, questo è davvero un vino molto bello.

CARANDELLE 2009 – 92 punti
Il Sangiovese Carandelle 2009 è un vino ricco e sfarzoso ingentilito da dolci ciliegie rosse, minerali, fiori e spezie. Tutto questo si fonde splendidamente in questo vino estremamente attraente e femminile. Il Carandelle offre un equilibrio eccezionale il raffinatofinale. Il Carandelle è maturato dieci mesi in botte.

La íntima relación entre el vino y el hombre

TRADUCCIÓN DE LA NEWSLETTER DE PODERE SAN CRISTOFORO DE AGOSTO
Hay conceptos difíciles de explicar como la íntima relación que existe entre el hombre y el vino. Sobre esto ya han hablado los escritores de vino más inspirados de Italia como Mario Soldati, Luigi Veronelli, Roberto Cipresso entre otros tantos. Con este propósito he decidido de mostraos en versión integral el mensaje de mi amigo Bernardo Pasquali, periodista y escritor. Lo que leeréis es una oda al vino, breve pero intensa. Leyendo atentamente sus palabras podemos encontrar la quinta esencia del vino, el placer que nos da, a parte de sus cualidades organolépticas; cuando entra en contacto profundo con el hombre; cuando se expresa en su religiosidad, en su espiritualidad. Me siento entonces menos loco cuando pienso que mi vino sea capaz de leer mi alma y convertirla en líquida y escarlata.
“Probé Amaranto una noche del pasado invierno en mi casa con la compañía de mi pareja Anna. Ella de vino sabe poco y para uno como yo que vive en mundo del vino tiene un valor añadido. Pero ella sabe coger las emociones que el vino emana y esto le llena los ojos de luz. ¡Y aquella noche sus ojos eran luz!
He escuchado en silencio tu Sangiovese en pureza “maremmano”. Con los ojos cerrados, he intentado sentir sus vibraciones, las tensiones de sus movimientos en el paladar. He intentado respirar la tierra roja de Maremma, aquella que tu tienes siempre entre tus manos en la magnífica foto que tienes en tu web. ¡La he sentido! He apreciado la sal marina de la costa. Las notas frutales de esta gran cepa, que donde tu estás, es reverenciada delante su majestad la Tierra, sin prevaricarla. Es más, la ha seguida y ha dejado que fuera ella a dictaminar sus condiciones. ¡Y aquí está! La explosión mineral, aquella percepción de energía que pocos vinos saben producir.
Con los ojos cerrados he surcado tu tierra y me he embriagado de su luz. Creía que aquel Sangiovese fuera el típico irritante y exuberante “toscanaccio”. ¡En cambio he encontrado en la harmonía de la simplicidad, la educación del tanino, la gracia del fruto aún pálido pero vivo!
Después he encontrado un poco de tu sueño. Aquel del que siempre he sentido cuando me hablabas de tu propiedad. He encontrado aquella alma gentil que hace parte de ti y que sabes expresar siempre con tu modestia, que es tu grandeza y tu fuerza.
Y aquí está el arañazo del vigneron, lo que encuentro en algunos Charmes Chambertin de mi joven amigo viticultor que se siente mal cuando lo alejas de su tierra y que se lleva un pedazo con él para no olvidarla nunca.
¡Bravo! Son emociones que me has regalado y que busco en un vino. Aquella botella la he tenido vacía en la bodega. Tengo un estantería a la que llamo emotional glasses… Son vidrios que no llamo nunca más vidrios. En dialecto véneto lo llamamos “los muertos”… para mi ellos serán siempre vivos recuerdos de apasionantes momentos de mi vida.
Yo admiro y envidio a los viticultores. ¿Sabes por qué? Tienen la sagrada virtud de transformar la materia en espirito. Tienen el don de la tierra, del amor de la creación. ¡Es por ello que amo este mundo! No es solo pasión, la nuestra creo que sea una forma de redención.
Un himno a la creación, un gancho respetuoso de gratitud por aquello que la vida nos ha dado.Tu historia de retorno íntimo a la tierra me enseña justo esto. Y también tu Sangiovese, un enlace sutil e íntimo con el polvo de la Maremma”.
Bernardo no es el único que me ha hablado de esta sensación bebiendo San Cristoforo. Esta historia tenía que ser difundida para que otros y yo no piensen que formamos parte de un extraño grupo de seres humanos que hablan con las plantas, los animales, o con los vinos…

P.D.: San Cristoforo 2009 está en la final para el preciado premio “Tre Bicchieri” (Guía de Vinos Italianos Gambero Rosso 2012)