La primera sommelier sense complexos

MARC SERENA 04/05/2010 00:49 Actualizado: 04/05/2010 06:30

Meritxell Falgueras al celler familiar de Sants. edu bayer

Meritxell Falgueras al celler familiar de Sants. edu bayer

Volia ser escriptora, però com que no va tenir èxit, va intentar fer de crítica literària. De seguida va haver de canviar d’idea i es va passar a la crítica de vins. “Les dues coses s’assemblen força”, reconeix. L’herència familiar era massa important per ser ignorada. Ella i el seu germà són la cinquena generació del Celler de Gelida del barri de Sants de Barcelona.

“Vaig néixer sabent de vins. El pare em castigava a les caves a ordenar ampolles quan no em portava bé. Per mi, una màgnum és el més normal del món”. Ara encara tan aviat se la pot veure carregant caixes al celler familiar com formant nous sommeliers. Va ser considerada Nas d’Or jove promesa de Catalunya fa tres anys i, fa poc, ha rebut el premi beca Emili Giralt de la cultura del vi, que li permetrà passar-se dos anys investigant.

“Un sommelier ha d’explicar sensacions. Criticar arruga, analitzar no”

La seva obsessió és fer el món del vi més assequible. “El vi és com una obra d’art: si saps quina història hi ha darrere, en gaudeixes més”, explica mentre beu un Pedro Ximénez. “És un vi dolç, de berenar, com el pa amb vi i sucre. Té gust de panses, figues, nous i mel… gairebé com la cançó! M’agraden les coses dolces, com a la Teresa Goday de Mirall trencat“.

Posar-se límits a beure

Aquesta tarda està en companyia i beu, però normalment sol escopir. “Fa 10 anys que faig tastos cada dia, si no m’hagués marcat un límit tindria el fetge destrossat. Em costa emborratxar-me, però, si bec al migdia, a la tarda ja només puc llegir i prendre el sol”.

Defensa tots els vins: “Si un vi es ven molt, no pots dir que sigui dolent”

Té un sentit de l’humor molt fi. “Em fa molta ràbia els que s’ho prenen tot massa seriosament. El que fa bo un sommelier és que sigui un ambaixador del vi, que expliqui les sensacions que percep. Criticar arruga, però analitzar no”.

Ella no té cap problema per tastar qualsevol beguda, fins i tot un Sangre de Toro. “Si és un dels vins que es ven més, no pots dir que és una merda. Si la gent va al Zara, és perquè la qualitat li surt a compte”. I el lambrusco? “Entenc que existeixi, per passar de beure aigua a beure vi hi ha d’haver un pas entremig”. Es declara poc purista. “No sóc dels que van repetint que només es poden consumir varietats autòctones i denominacions d’origen”. Poc purista però no fins al punt de defensar el calimotxo. “No entra dins el món del vi. És com la Belén Esteban, oi que no és periodista?”.

D’aquí uns mesos publicarà el seu primer llibre, amb l’editorial Columna. “Serà sobre el tast de vins, tindrà molta informació però sense ser pedant. Més endavant, m’agradaria anar a Nova York a escriure una novel·la i també fer literatura eròtica”.

El que més li agrada és comunicar. “Sóc sommelier però no estic fixa enlloc. Bé, l’únic lloc fix és el menjador de les Missioneres de la Caritat, al Raval, on col·laboro els diumenges. Però allà només serveixo llet amb Cola Cao”, diu amb un somriure.

Els caps de setmana de voluntària contrasten amb la seva vida, més aviat glamurosa. “Durant un temps només em fixava en Loewe, els perfums i els vins… superpijades. És veritat que sóc pija, perquè treballo des dels 13 anys i puc ser-ho. Però si et mous només en un àmbit acabes tenint una visió molt pobra. Abans pensaven que si m’il·luminaven, jo brillava. Ara sé que brillar és cosa de cadascú”.

Celler de Can Roca

Can Sunyer, 48 (17007) GIRONA

972 222 157

A Girona hi ha un espai encantat,un jardí secret. És un espai conegut, un restaurant màgic. En Josep és el guia. És un príncep que amb la seva veu i la seva mirada et transporta a un paradís de sensacions amb vins esquisits. L’olfacte es tenyeix de música i el tacte dels aliments et toquen el cor. Els germans Roca t’expliquen somnis de paladar a cau d’orella amb experiències que et transporten més enllà de la realitat. A la cuina i a un follet que mou el foc al ritme de l´ànima. Es diu Joan i en els seus ulls té la calma del mar i la serenitat de la terra. La seva cuina et fa pessigolles al pensament i et reviu la part més saborosa de la infantesa. La part dolça, en Jordi, és un dimoni que et sedueix amb les fragàncies més dolces. Un simfonia de tres que equilibra l’esperit i et regala moments de felicitat. La gastronomia pot ser art, però sobretot quan la toquen poetes. Sentiment, sentiment i sentiment. Emoció, serietat, elegància, serenitat, pau i harmonia, en el plat, en un menú, en un somriure.

La Palabra más hermosa- MARGARET MAZZANTINI

La palabra más hermosa es la que sale del corazón. Pero todos, dentro de ese corazón tenemos cosas bellas y cosas feas. Sentimientos puros e impuros, muy altos y muy bajos. Pero al final son sentimientos y son más auténticos que cualquier buen pensamiento. Es el mejor libro, sin duda que me leído en muchos años. La prosa, es poesía. La trama es historia europea (la guerra de Sarajevo), es intimista (¿cómo podemos tener vidas tan diferentes y sentirnos tan idénticos?), es conmovedora sin ser tópica. Una lectura como esta hace que sientas cosas sin vivirlas, como las buenas películas, que te transportan a otro mundo, que te enseñan otra situaciones, que te hacen reflexionar. Gracias, Laura, por este libro, como has dicho “no eres la misma persona cuando lo empiezas que cuando lo acabas”. Ideal con la acidez de un riesling y su aroma, que parece un recuerdo de algo que nunca has olido, como esta novela que aún sin vivirla, te parece haber sentido todas las letras.

LA POÉTICA DEL VINO

Josep Pla, en “El què hem menjat” se pregunta qué gusto tiene el guisante. Acaba explicando que el guisante sabe a guisante. El vino huele a vino. Esta tautología significaría que todos los vinos huelen igual y no es así. Expresar sensaciones es difícil. Poner en palabras comunes algo tan personal como la degustación cuesta. Es pasar de lo subjetivo y personal al marco colectivo de las palabras. Para ello el sumiller más que definir tiende a evocar. Comunicar lo percibido a través de sus órganos, relacionarlo con el recuerdo y exponer su opinión a los que no están tan entrenados a poner etiquetas a las sensaciones. Para ello, lo mejor es expresarse con metáforas. El perfumista Alexandre Smith es capaz de detectar las diferentes moléculas aromáticas que forman el bouquet del vino. Pero los consumidores entienden mejor el aroma de un vino si lo relacionamos con la pera que hablamos del hexil acetato. Se pueden describir los aromas con fórmulas químicas pero estas no comunican los sentimientos. El vino es como nos hace sentir, la ilusión de cada sorbo.
Mª Isabel Mijares, la madre de la poética del vino, encontró en una copa “enaguas de monja novicia”. Seguramente ese vino olía a naftalina, a limpio, a jabón de rosa. Tal vez, el referente es difícil (al menos yo no voy oliendo las faldas de las monjas) pero es una afirmación que provoca y hace volar la imaginación. Josep Roca, en una de sus notas de cata de El Magazine de La Vanguardia hablaba de la nariz de un verdejo como “visceral, contundente, de pura sangre, impregnada de la sensación excitante de aires caribeños”. La comparación, la paráfrasis, la alusión son figuras literarias que encontramos fácilmente en las notas de cata. Por no hablar de las personificaciones cuando hablamos del cuerpo de un vino o de sus notas masculinas o femeninas (¡esto último daría pie a muchos matices!)
Algunos críticos de vinos utilizan las puntuaciones para combatir la ambigüedad del lenguaje metafórico. ¿A qué huelen 100 puntos Parker? ¿Qué gusto tiene 97 puntos Peñín? Clasificar la calidad con numeraciones es una opción, pero de difícil transcripción si uno no está familiarizado con el vino. El esquema de comunicación de Jakobson resalta la importancia de descifrar el mensaje a través de un código y del canal adecuado para que llegue al emisor. Si para que el comensal entienda la diferencia entre la calidad de dos vinos se debe utilizar metáforas como “este es un Clio y el otro un Mercedes” bienvenidas sean las comparaciones. Tenemos que aprender cual es el lenguaje más directo para que nuestro receptor nos entienda y los sumilleres deben ser los comunicadores del vino. Y se necesita hacer poesía, pues el vino es arte, tienen buen material para inspirarse. Oda al vino acaba con los siguientes versos “vino liso como una espada de oro, suave como un desordenado terciopelo”. ¿Esto es una poesía de Neruda o una nota de cata?
El vocabulario del vino es impensable sin las figuras retóricas que establecen relaciones inéditas. La eficacia de la metáfora, como dice Aristóteles, está en la información extra aportada y en expresar una cosa en términos de otra. La metáfora sorprende, impacta y emociona. Las metáforas en el vocabulario del sumiller no tienen un papel ornamental sino que son la base de su lenguaje especializado.
Meritxell Falgueras para los “7 caníbales”

POESÍA Y VINO IN CASACA’S WORLD

Ya tengo la casaca roja con mi nombre: ¡todo un honor! Mis amigos, siempre afamados de sensaciones eno-gastronómicas, fueron capaces de soportar una de mis sesiones a lo “señorita, ¿puedo ir al lavabo?” sobre vino y poesía. Está claro, que los apacigüé con Cos d’Estournel 2004, Vega Siclia Único del 98, un Oremus 5 puttonyos del 2000, burbujas de Roederer, la originalidad de Quo Vadis…. Una cata que tenía como fondo “La Traviatta” y que pasó por las lecturas de Oman Khayyam, Pablo Neruda y la iconología de Dionisio y Baco (¡Paco para mis gourmets preferidos!). Una actividad divertida, lúdica y muy sensual: ¡festivaaaaaaaallllllll!

MI MAMITA

Una vez le escribí a mi madre una poesía donde le decía que es “tan bonita como una rosa rosita”. Era muy pequeña pero ya tenía un buen olfato para los vinos. Porque mi madre, como el mejor de los grandes reservas con el tiempo se hace mejor (¡sólo hace falta verla!). Como el mejor de los espumosos tiene más clase, más energía y más aromas. Muchos creen que el Celler de Gelida es Toni Falgueras and hijos, y lo es porque mi madre lo ha acompañado por todos los países a buscar las mejores referencias y porque se levantaba a horas intempestivas para prepararnos los zumos de naranjas recién exprimidos. Es fácil dar buenas cosechas cuando te riegan con tanto amor y cuando hay tan buenas semillas. Como siempre no sabía que regalarle a alguien con tanto entusiasmo por la vida, así que este es mi regalo, mamita, porque tú eres la que más me lee y porque es para ti que escribo.

COACHING

Cuando era pequeña mi profesora de natación nos decía: ¡venga cien metros más de braza! Justo cuando ya creías que no podías más. Y no era así, podías más y mucho más. Sólo necesitabas a alguien que te animara, te mandara y luego te felicitara. En el colegio me encantaba cumplir mis deberes y esforzarme por mejorar las notas cada trimestre. ¿Qué pasa cuando eres mayor? ¿Sólo las facturas te fuerzan a seguir trabajando? ¿Qué hay de los sueños que cuestan tiempo, de las ilusiones a largo plazo? ¿Cómo hacerlas realidad? Organización, entrenamiento, coger habitudes. Justo cuando crees que ya has conseguido ser disciplinada con tu vida, que ya has cumplido con tus estudios, que has llegado a la meta en el trabajo, ves que esos sueños aún no se han materializado. Hace poco leí (creo que en “La Contra” de La Vanguardia) que lo importante no es lo que sabes, si no lo que puedes llegar a aprender. Vivir de lo que has conseguido no vale, hay que seguir luchando por tus prioridades. Si no hay el riesgo de caer en la mediocridad. Apartando el vino unas horas de mi nariz, he vuelto a los cafés de la biblioteca y aunque tengo agujetas, puedo visualizar el momento en que los sueños se hacen realidad…  La gran batalla está en la mente que te dice que no puedes más, y no es así… Yes, We Can!

MARIZA

Mariza ha creado un estilo de fado menos melancólico, más universal. El concierto de ayer de Mariza es un oporto tawny de 20 años: dulce, alcohólico y delicado. Su vestido negro le acentuaba esa cintura de procedencia Mozambique, su elegancia portuguesa y su clase de diva. Pocas veces un vestido dice tanto de un momento. Negro, largo, asimétrico. Fado quiere decir destino. Cuando escuchas música, sin hacer nada más, de tus pensamientos brotan las ideas más íntimas, que en la vida real vamos ahogando para un más tarde.  Más de uno lloramos con los chorros de voz, a pelo, de la cantante. La batería, las guitarras y sus movimientos consiguieron que el Palau de la Música cantara al unísono en portugués. Es verdad que la poesía de la música aunque no se entienda, se siente igual. La voz de Mariza, como el buen oporto, te calienta por dentro, te cubre el alma.


UN DIA. MIRALL TRENCAT

“Hi ha gent que amb un record en té per a tota la vida” aquesta frase em commou cada vegada que llegeixo Mirall Trencat, el meu llibre preferit. Al teatre Borràs estan fent l’obra fins el 19 d’octubre. Hi han molts nus. Per a mi és una manera d’explicar els personatges despullats. A l’obra ells diuen en el que la novel·la traspua. I em va encantar. Veure la cara de l’Eloi quan sap que el seu fill Ramon ha estat amb la seva filla. Quan l’Armanda mira a la nova minyona, la que tocarà el cos que ella ja no té. Quan la Sofia li retreu a l’Armanda la relació amb el seu marit. Quan la Teresa admet al notari Rovira que és a l’únic home que ha estimat. Quan Sofia li retreu a Jesús Masdeu que és el seu germà. Quan Salvador admet mort que només ha estimat a Bàrbara. Quan Bàrbara, l’Ofèlia vienesa, ens explica que s’ha suïcidat per la música.

Molts moments màgics. Les minyones banyant-se despullades al jardí observades pel senyoret Eladi. El petit Jaume, com ens l’imaginàvem: prim, malalt, desvalgut. El moment més sublim: Bàrbara i Salvador nuus ballant al so de la mort, fent l’amor envoltats de violetes. Al final, la rata, un personatge més,com la casa, com el jardí, que ens retrata com aquella abundància sorollosa arriba al silenci dels fantasmes. Lady Godiva i Teresa Goday, els paral·lelismes no només fonètics que les acosten a la petita Maria morta en el llorer.

El Jardí. La Teresa quan es fa gran prenent dolços:“entri,senyor Jaume, entri i prengui una miqueta de vi”. La grandesa de l’elegància que mai ha tingut pedigrí. La casa. El passat. Les roses mig obertes de la passió. Les roses de color carn com a punys. La possessió de tocar les coses. Les joies que simbolitzen el món. El foc. La novel·la de la solitud, del pas del temps, del desamor. Me la tornaria a empassar prenent un muscat del Penedès. Perquè és un vi que més que beure es recorda per la seva olor.

CON UN TOQUE DE TEQUILA

Frida Kahlo es una de mis artistas favoritas. El primer puesto siempre lo tiene Botticelli. Soy muy italiana en mi gusto artístico y también en todo lo demás. Frida queda como de las pocas mujeres reconocidas en el mundo de la pintura. Su manera de expresar el dolor, de sentir el amor, me llegan cada vez que miro sus cuadros. Su pintura puede parecer fácil, y no lo es. Infantil, tal vez. Cuando André Breton le dijo que era parte del movimiento surrealista ella se sorprendió. Sólo pintaba la realidad de cómo se sentía.

Dejadme que os cuente una metáfora que me ha ayudado mucho a entender el arte moderno. Una persona le dijo a Picasso que la pintura que hacía la podía hacer un niño de cuatro años. Pablo respondió que es verdad, que un niño la podía hacer fácilmente, pero que un adulto no. El genio es aquel que puede llegar a la naturaleza primaria y explicarla de manera fácil a los demás. Como el mito de la caverna (yo siempre me equivocaba y ponía “taberna”… ¡ya se notaba en COU mi deformación profesiona!) el filósofo es aquel capaz de explicar la verdad platónica. Y Frida enseñando su verdad, refleja lo que nosotros tenemos miedo de expresar: el dolor y el amor. Dicen que, si se dejan sentir, no son tan fuertes. Por si acaso la mejicana, agarraba su botella de tequila para aliviar el dolor de sus huesos, el de su pensamiento revolucionario y el de su corazón roto por Diego Ribera. El MOMA de San Francisco le dedica una exposición hasta el 28 de septiembre en honor a la temporada que vivió en Estados Unidos. Con pinturas como “Las dos Fridas”, “Columna Rota” o “Henry Ford Hospital” nos desdibuja como detrás de la belleza visual hay un océano de tristeza y de dolor. O como “Autorretrato en la frontera entre Méjico y Estados Unidos” reside la mejor representación de la realidad californiana, aún en nuestros días. Una mujer que dejó huella: tanto por lo que dijo, por como lo dijo.

una de le mie canzione preferite…

E gira gira il mondo
E gira ilmondo e giro te
Mi guardi e non rispondo
Perché risposta non c´è
Nelle parole
BELLA come una mattina d´acqua cristallina
Come una finestra que illumina il cuscino
CALDA come el pane
Ombra sotto un pino
Mentre t´allontani stai con me forever
Lavoro tutto il giorno
E tutto il giorno penso a te
E quando il pane sforno
Lo tengo caldo per te…

CLARA
Come un ABC
Come un lunedì di vacanza deopo un anno di
Lavoro
BELLA
FORTE come un fiore
DOLCE di doloree
BELLA come il vento ´che t´ha fatto BELLA
AMORE
GIOIA primitiva
Di saperte VIVA
Vita piena di giorni e ore
BATTICUORE
PURA
DOLCE mariposa
NUDA come sposa
Mentre t´allontani stai con me forever
BELLA
Come una mattina di acqua cristallina
Come una finestra che illumina il cuscino
CALDA come il pane
Ombra sotto un pino
Come un passaporto con la foto di un bambino
BELLA como un tondo
GRANDE come il mondo
CALDA di scirocco e FRESCA come
Tramontana
Come la fortuna
Tu cosi OPORTUNA
Mentre t´allontani stai con me forever
BELLA
Come un´armonia
Come l´ALEGRIA
Come la mia nonna in una foto da ragazza
Come una POESIA
O MADONNA mia
Come la realtà che incontra la mia fantasia.

Jovannoti Lorenzo l’Albero 1997

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.