Vinos que enamoran

El vino forma parte, junto al amor, de las delicias de la vida. El vino se relaciona con los placeres sensuales y el beber bien pertenece a la cultura del erotismo.

Eurípides decía que donde no hay vino no puede haber amor. El vino que compartimos en una mesa para dos muchas veces se convierte en nuestro preferido, no por el gusto del vino, si no por el de los labios que lo acompañan. San Valentín es la gran excusa para celebrar el amor por el vino con nuestro amado o amada. Es verdad que muchas de las botellas que se abren corresponden a este romanticismo del vino. ¿Quién no ha descubierto en su primera cita (aunque el vino fuera un “lambrusco”) la pasión que hay detrás del vino? El vino y el amor es un maridaje histórico. Dionisos era dios de la embriaguez divina y el amor más encendido. Las mujeres eran las más fieles seguidoras del dios, en forma de nodrizas, amantes o frenéticas bacantes. Este dios, propiciador de placeres, goza de una vida muy promiscua en las historias ancestrales. Sus más famosas conquistas son la mortal Ariadna y la diosa del amor profano, Afrodita-Venus. Jugar al amor cuando uno está ebrio es una usanza casi tan antigua como el mismo vino. Los “Octavos”, juegos originarios de la Grecia Magna, eran ritos erótico-dionisíacos que consistían en beber tantas copas de vino como letras formaban el nombre de la amada. Así el banquete griego que en un principio utilizaba el vino para filosofar se sexualiza. Ovidio anticipó el ritual que se desarrollaría en las bacanales romanas con su sentencia: “con amor, el vino es fuego”.

Giacomo Casanova en Histoire de ma vie escoge a modo de maridaje los mejores vinos para conquistar a las mujeres. El vino está íntimamente ligado al imaginario del placer en el siglo XVIII y a partir de ello se define el rol social que tiene en la actualidad. Pensemos en la publicidad, en cómo los anuncios de alcoholes siempre aluden al mito primigenio de Dionisio donde la noche, el vino y la música acercan a las mujeres y los hombres. Una cita con un buen vino da pie a hablar de amor, y tal vez a tomar una última copa, aunque ésta ya será en otro ámbito. El vino que nos acerca al amor y nos obliga a compartir una botella llena de sentimientos.

19 vinos sexis para San Valentín

santvalenti

El vino que tragas como agua no lo degustas,  lo necesitas. Te sacia, te llena, te calma. El vino que hace tiempo que deseabas, que ha sabido envejecer y crecer en botella, cuando lo tomas tiene un postgusto preñado de memoria. El vino que te alcoholiza, que te harmoniza, que te hidrata, que te ayuda a desinhibirte, no es el mismo vino que necesitas cuando estás harto de todo y solo quieres beber algo que te vuelva a poner en sintonía con el mundo.

Hay personas que le hacen el amor al vino con bonitas palabras para descubrir sus aromas, que lo catan lentamente, que se dejan seducir por su color, que lo desnudan lentamente… que se emocionan cuando un vino les penetra. Los hay que beben el vino como una necesidad fisiológica, de cualquier manera, en cualquier copa, con cualquier comida. A esa gente, el vino le proporciona un placer animal que poco tiene que ver con el ser gourmetEl vino que ayuda a dormir es diferente al que hace soñar. Con el vino, entonces, ¿también se folla… o se hace el amor?

 

Os propongo algunas recomendaciones con tema para el día de San Valentín. Porque, además de decírselo con flores… ¿por qué no lo haces también con vino?

  1. Para tomar con fresas, Recaredo Brut Nature Gran Reserva (Cava).
  2. Si buscas ese oscuro objeto de deseo… prueba el Violeta Alta (Alella).
  3. Rosso Valentino… con Carandelle (Maremma Toscana) o Artadi Pagos Viejos (Rioja).
  4. Para un desayuno con diamantes, Juve & Camps Cinta Púrpura (Cava) oTaittinger Comtes Champagne (Champagne).
  5. Viña Esmeralda (Cataluña) porque la primavera, la sangre altera.
  6. ¿Te apetecen un buen par de… taninos? Pues, Aalto (Ribera del Duero).
  7. Rosa Rosae… con Ochoa Rosado de Lágrima (Navarra).
  8. ¿Un vino cheap & chic? El Laderas del Sequé (Alicante).
  9. ¿Un vino que susurre? El Ànima Negre 2 (Binissalem-Mallorca).
  10. Nuat (Pla del Bages) es el vino al desnudo.
  11. Para tomar con ostras, Fillaboa (Rías Baixas).
  12. ¡Tócamela otra vez! Acústic (Montsant) o Vall-Llach (Priorat).
  13. Like a virgin… con Can Feixes Blanc Sel·lecció (Penedès).
  14. Para esa última copa, nada mejor que el Jacques Selosse Substance (Champagne).
  15. El pecado de la carne también se bebeLegaris Reserva (Ribera del Duero).
  16. Regala flores… ¡con vino! Gessamí (Penedès).
  17. Para el desamorLa Malkerida (Utiel-Requena).
  18. Si quieres que te quieran másMás Amor (Terra Alta).
  19. Para disfrutar de la dolce vitaDulce Corazón (Manchuela).

 

*Imatge: Flickr – Marina Aguilar Araujo

Els vins de la teva vida

Els vins de la teva vida

Aquesta no-guia d’Angle Editorial serveix per ajudar-te a escollir i assaborir el vi i és el meu segon llibre després de “Presumeix de vins en 7 dies“. El vi forma part essencial de la nostra cultura social i gastronòmica. Viu-lo i beu-lo sense complexos i amb atreviment. En aquest llibre tindràs tota l’ajuda que necessites per assaborir el vi adequat a cada situació de la vida: per a la primera cita, per a un sopar de negocis, per als dies de festa, per fer l’amor, per inspirar-te, per impressionar el sogre, per veure una pel·lícula… També se’ns indiquen les principals característiques de cada vi, una mica d’història i curiositats, què en diuen els experts, el preu aproximat o bé com hauriem d’anar vestits quan el tastéssim, entre d’altres.

Et recomano quin vi pot ser més adequat per cada ocasió, segons quin tipus de consumidor ets i segons amb qui i com el prenguis… Per degustar cada moment de la vida amb més gust, amb més felicitat!

«Som el que bevem i el que vivim» podríem dir amb permís de Josep Pla.

Amb el super honor de tenir el pròleg d’Andrés Iniesta, t’espero retrobar en les pàgines d’aquesta bodega ideal plena d’ampolles sempre plenes d’energia positiva! El trobaràs a les llibreries a partir del 21 de febrer.
Petonets amb gust de vi!

vins de la teva vida

Como perro por su casa

Maggie

Siempre había querido tener un perro. Cuando era pequeña mis padres me decían que no podíamos tenerlo en un piso. Mi abuela me advertía que no me lo cuidaría cuando nos fuéramos de vacaciones. A nadie le interesaba mi opinión. Después cuando me he independizado yo misma me he boicoteado con mi vida de free-lance siempre viajando. Y el perro nunca llegaba. Ni aún casándome con alguien a quien le gustan los perros y viviendo aislada en el campo, con la necesidad de un perro guardián o alguien que me diera un poco de calor humano. Hasta que llegó Maggie, el mejor regalo de mi suegro, un springuel spaniel, que él llevará a cazar.

Esta perrita a la que conocí cuando tenía siete meses y que es la reina de nuestra hogar. Es muy cariñosa, divertida y necesita alimentarse más de amor que de comida para perros. Maggie se arrastra de miedo cuando le dices algo nuevo, como yo con los exámenes que me quedan por hacer. Es insegura y siempre quiere ser el centro de atención. Esto me suena.

También los gestos de Maggie cuando se esconde cuando no le digo lo que quiere oír. Cuando está estresada se deja caer, hacer, se queda bloqueada como yo. Los fines de semana hacemos mil km y cómo yo cuando no paro de ir de hotel en hotel, cambia su ritmo de ir de vientre. Está loca por mi hombre, y cuando me voy a duchar y vuelvo al cuarto la encuentro en mi lugar de la cama, donde sabe que no puede subir, arrimada a él. Maggie salta, coge las cosas pero luego se olvida de traérmelas. Es como su dueña, que sabe hacer cosas difíciles y descuida las obvias.

Cuando la riñes se hace la orgullosa y después no quiere saber nada de ti. Es celosa si toco a otros perros y no le gusta estar con ellos. Sólo con las personas, porque ella se cree una de nosotros. No se queja nunca, y le encantan los sofás. Perrea, perrea y va de uno en otro. La cojo como un bebé y le gusta. Me encanta escribir con ella sobre mis piernas.

Le limpio los ojos y me mira con una carita.. Me gusta como huele. A veces creo que es un peluche y me olvido que es real. Pensaba que mi perra me obligaría a correr más a menudo, en cambio es al revés. Soy yo en motivarla, si no ella estaría siempre durmiendo. Hay días que hasta yo la tengo que levantar a ella. Pero cuando estoy sola con mi mal humos matutino, y ella me lame las manos para despertarme, le abro la puerta y corre por las viñas italianas, eso no tiene precio… Bebe agua de una copa… No sé a quién habrá salido… Y volvemos a entrar dentro porque hace mucho frío, y nos sentimos como perro por su casa…

Vinos con estrella

Los vinos también son víctimas de los movimientos astrales que determinan el ritmo, el desarrollo de su atmósfera, sus bases vegetativas. En este fin de otoño han brillado las estrellas Michelin iluminando el panorama gastronómico nacional, pero para el resto de los mortales, el verdadero festón son las fechas navideñas. En el Cristianismo, Jesús representa la luz en uno de los días más oscuros del año, la noche del 24 de diciembre. Las cepas se representaban en las tumbas faraónicas como imagen del renacimiento. La viña nace y muere cada año y su cliclo y consumo es marcado por el calendario de las festividades religiosas. Precisamente su primer y último milagro tenían que ver con el vino. De las Bodas de Canaan debemos imitar el buen hacer del anfitrión: después de haber acabado todos los vinos, sirve el que pasó de agua a vino. En boca de los invitados es el mejor y elogian la casa por haber dejado el mejor mosto para el final. Hay muchos que descuidan la parte final de las comidas, sobretodo el maridaje de los postres. Y es tan fácil como la frase de los presocráticos “lo semejante ama a lo semejante”. Lo dulce requiere un dulce y no tiene que ser una mala bebida. Podemos empezar ya con estos dulces naturales con azúcar residual con los pedro ximénez, los moscatos o los cavas dulces. ¿No os habéis fijado que en las bodas ya nadie puede acabarse la copa de brut nature? No es solo porque están hartos, es porque no pega con la torta. Esto podría ser una regla de oro en las cenas de navidad. No dejéis los malos vinos para el final. Pensad en el trago del franciscano, que según esta costumbre, lo más exquisito es dejarse un poco de vino para el final, para tener el mejor post-gusto. Empezad bien y acabad mejor seáis católicos o no. Sobre todo si se trata del fin de año. ¿Empezamos con un cava gran reserva y acabamos dando la bienvenida al nuevo año con un dulce? ¡Con los turrones irá genial! ¡Felices fiestas!

Embajadora de Intermón Oxfam

¿Quieres cenar conmigo? Muy orgullosa de ser embajadora de INTERMÓN OXFAM en el proyecto “Mesa para 7.000 millones” de personas con hambre de justicia. Con 2 euros podemos sentarnos en la misma mesa y brindar juntos. Mi plato preferido es una tagliata con mucha rúcula y queso parmesano acompañado de un buen vino tinto y compartido con el hombre al que amo. Pero no puedo brindar tranquila porque, aunque en el planeta hayan alimentos suficientes para todo el mundo, casi 900 millones de personas se van a dormir con hambre, la mayoría mujeres y niñas. Sabe que las mujeres están doblemente discriminadas en el acceso a la tierra y los recursos debido a las injustas estructuras sociales y que, si las mujeres tuvieran el mismo nivel de acceso a los recursos agrícolas que los hombres, se podría aumentar entre un 20 y un 30 por ciento la cosecha de sus tierras. ¿Te sientas conmigo a la mesa y dejamos al hambre sin sitio?

http://www.intermonoxfam.org/es/mesapara7000millones/nuestros-embajadores

My favorite things

Comer un helado por Rambla Catalunya
Ver Sonrisas y Lágrimas
Encender una vela cada mañana
Cuando me levanto y mi amor está a mi lado
Una semana sin coger un avión
Muchos aviones contigo
zapatos de tacón que no me hagan daño
Una infusión caliente
Llevar tangas brasileños
Desayunar con muchos periódicos
Hacer la siesta en mi hamaca con un rayo de sol
Perderme en tus brazos
Meterme en la piscina y dejar de tener frío
las cervezas con Eli
Ir a comprar jamón y que me lo dejen probar
Los mails de mi mamita
Los besos que saben a vino
Burbujas rosadas
Los whatsup de mi hermano
El tacto de mis piernas acabadas de depilar
Pensar que he perdido una cosa y encontrarla
Un riesling con cacahuetes
Dar la gracias por lo que tengo
Cuando nos morreamos en público y tú te ruborizas
Un capuccino
Los girasoles de la Toscana
Cuando un alumno me dice que mis consejos le han inspirado
Cuando mis amigos se ríen de mí conmigo
Cuando pienso en mi entrada en la iglesia vestida de novia
Los secretos de mi sobrina italiana
La música portuguesa
Ir al restaurante mejicano con mis amigas
Encontrar el iphone en el bolsillo del bolso
No oír el despertador y que no pase nada
Cuando corro entre las viñas
Una ensalada con sésamo y rúcula
Las costillitas de cordero
Los macarrones de mi abuela
Un gintónic psicológico
Los mensajes en el contestador de Raül
Las cenas pijamas con Enric y Olga
Cuando mi perra me acaricía con el ocico el brazo para que deje de escribir
Ir a la pelu y leer las revistas que nunca compraría
Cuando alguien me dice que hago buena cara
Cuando tu me dices que te gustan mis ensaladas
Cuando me vienes a buscar al aeropuerto
Cuando me río con Karen de las fotos del Eramus
Cuando me traen patatitas sin pedirlas en un bar
Cuando mi papi corta jamón
Cuando suena nuestra canción por la mañana
Cuando vas despeinado eres el hombre más sexy de mi mundo
Una manzana en el bolso
El pan integral que haces en el Roccolo
Cuando comemos palomitas
Cuando nos olvidamos del porqué discutíamos
Cuando estás orgulloso cuando aprendo a hacer kite
La ducha después de haber hecho deporte
Cuando me voy a dormir sabiendo lo que voy a soñar
Escribir con el fuego encendido
Cuando abrimos una botella de un amigo y nos encanta
Pedir deseos y que tu sigas siendo la primera imagen que me viene a la cabeza

Desesperate housewives

Esta serie quería ser mi consuelo por el final de Sex & the City. Pero no lo fue. Las amas de casa de Wisteria Lane no eran glamourosas como las chicas de New York. No me sentía representada por “las mujeres desesperadas” porque estaban casadas, con hijos, casa, perros, vecinos, iban al super, hacían cookies y se emborrachaban con Pinot Noir en el porche. Tampoco era que mi vida amorosa era como la de Samantha o que compraba tantos Manolos como Carrie, pero al menos escribía, era soltera y vivía en una ciudad donde hacían coktails y podías pillarte un taxi! Desesperate housewives nunca ha querido ser una falsificación de la realidad, con sus asesinatos, sus ironías, sus malentendidos, sus finales redondos. Siempre ha sido un guiño a las sensaciones, a las cosas que no se dicen, a los sentimientos que escondemos debajo una sonrisa. Una gran elogio a todas esas amas de casa frustradas que tienen una vida alternativa que solo ellas entienden. He aprendido muchas cosas de la serie, sobretodo de la estructura narrativa. La voz en off de una muerta, el leit-motive de cada capítulo, la caricaturazión de los personajes… I love Bree Van de Kamp, la relación del matrimonio Schavo, las flipadas de Grabrielle Solís, la valla blanca de la entrada de cada casa, la cámara panorámica, la cultura gastronómica de la serie… Un episodio, el de la muerte del manitas del barrio el día antes de su jubilación con un flashback de los primeros encuentros con sus vecinas, un capolavoro de los guionistas. No tener miedo a matar personajes y continuar resucitando otros. El otro día vi el último capítulo. Se acaba que todas esas damas de un barrio residencial que solo se quejaban, cotilleaban y cocinaban en su treintena-cuarentena, se ponían a trabajar en la cincuentena. Todas menos Susan que es la única que trabajaba escribiendo cuentos para niños en la primera temporada y que en la última se encarga de cuidar a su familia. Se tiene que ser muy valiente, segura y ordenada mentalmente para aguantar el peso de una casa donde no hay incentivos y solo cosas por hacer. Nice. Creo haber deducido de estas ocho temporadas que aunque me llegue a costar dinero voy a seguir trabajando, porque ahora que vivo en un pueblo muy a las afueras de mi mundo, no quiero acabar desesperada.

La necesidad de soñar

¿Aún haces el piti del deseo? ¿Soplas los dientes de león? ¿Pides deseos cuando ves una estrella fugaz? ¿Sigues escribiendo la carta a los Reyes Magos aunque sepas quienes son de verdad? ¿Desojas margaritas? ¿mueves la tira de la lata para saber la letra por la que empieza tu amor? ¿Pones la mano en el techo del coche cuando pasas por un puente? ¿Tiras monedas en las fuentes? ¿Duermes sabiendo lo que vas a soñar?
Todas mis respuestas son sí. La gente me lo pregunta cuando me lo ven hacer y piensan que soy infantil, supersticiosa y/o excéntrica. Y seguramente soy las tres cosas. Pero no por desear. Creo que, seguir deseando, que es una cosa que nos enseñan de pequeños, se vuelve más importante que nunca cuando somos mayores. Porque sí sabemos que queremos es más fácil que nos concentremos en ello. Porque cuando sabes lo que quieres, tal vez los astros se confabulen para ayudarte. Porque cuando sabes lo que quieres también descubres lo que no quieres. Porque te centras. Porque te esfuerzas para que se haga realidad.
Brindo por aquellos que se chocan las copas mirándose a los ojos…
Y yo… sigo persiguiendo los ángeles por la calle y cuando los soplo sigo pidiendo lo que la vida me regalará…

El Châteaux del Siglo XXI

LES SOURCES DE CAUDALIE
D.O. Graves (Burdeos) Francia
El maridaje perfecto: con un Confit de Canard
Para brindar con: Château Smith Haut Laffite 2009, Grand Cru Classé de Graves, a 200 metros del hotel. Un 100 puntos Parker con el corazón de Cabernet Sauvignon, Merlot y el toque de Cabernet Franc y Petit Verdot.
Más información en: www.sources-caudalie.com
¿Cómo podría ser la bodega más elegante a modo de château francés del siglo XXI? Tendría que abarcar: comodidad, paisaje, lujo, salud, belleza, cultura y gastronomía. Abrió sus puertas en el 1999 para crear el primer centro de Vinoterapia cerca de Burdeos. Ahora es fácil encontrar otros centros en Argentina, Estados Unidos, Italia, cualquier sitio donde el vino es vivido como arte. Pero este fue el primero por la marca con nombre propio cuando hablamos de tratamientos de salud y belleza más vino. La marca Caudalie, que viene de la palabra “caudalias” que son los segundos que dura el post-gusto del vino. Sus productos los encontramos en la farmacia aunque lo mejor es beberselo para tener placer por fuera y por dentro. El resveratrol está en la piel de la uva por ello encontramos cremas antiarrugas, regeneradores de la piel, suplementos nutritivos, etc. La sinergia de los derivados de la uva hacen que la piel parezca más joven y son mucho más eficaces que la vitamina C. Este spa de 540 m2 goza de agua naturalmente caliente, rica en minerales y oligoelementos. Darse un baño en una barrica donde descansa el vino, relajarse con el aroma de Fleur de Vigne, hacerse una mascarilla de miel y acabar brindando por las creaciones estrelladas de Nicolas Masse, en el restaurante La Grand’Vigne.

Els lleons de la meva vida

El meu avi, en Vicens Febrer, tenia un lleó a Sants que es deia “Vicentet”. Era lleó de signe zoodiacal, com jo i com els homes de la meva vida.

El primer, per ordre cronològic del seu cumpleanys, és en Raül Balam, chef del Restaurant “Moments” de l’Hotel Mandarín de Barcelona. Al Raül el vaig conèixer dins d’una piscina amb una copa de escumós en mà sense que entrés l’aigua. Ell és bombolles, imaginació, il·lusió, originalitat, gust i carisme. És capaç de fer una festa d’un viatge en taxi cantant la banda sonora de la “Sirenita”. Compartim tots els plats de la nostra vida menys un: el rissotto surrealista que mai mengem però que sempre cuinant a la matinada. Va triar el meu vestit de núvia i l’últim cop que vaig estar amb ell va ser mirant els focs d’artifici la revetlla de Santa Carme (Ruscalleda) a Sant Pol. “Rauls” ets la nineta dels meus ulls, capaç de fer de qualsevol moment, fins i tot quan ploro com una siliciana, un moment màgic. Vam crear junts la Sangria de Gintónik i es declarà “merista” quan més et necessitava. Va ser el nostre testimoni de noces com el proper lleó: l’Enric Donate.
Us el presento: és el millor amic que mai us pugueu imaginar. I professionalment és la canya: té un blog que es diu “delhicatessen” que us donarà una idea de com és d’especial. El vaig conèixer primer dia d’universitat, fent humanitats a la Pompeu Fabra. Vaig creure que parlava més que jo. Ell també va pensar això de mi. Encara que ens veiem poc, és el meu àngel de la guarda. M’ho soluciona tot. L’Olga i jo el tenim com a preferit en la tipologia de “novio psicològic” i junts fem les millors festes pijama. És el que ens va ajudar a passar l’assignatura d’anglès llogant-nos “The great Gatsby” quan no l’havíem llegit. El que m’ajuda a fer els índex de la meva vida. El que em va ajudar a organitzar el meu discurs per la presentació del llibre. El que cuida dels meus pares quan no hi sóc. El que posa els punts i les comes a les meves paranoies. El seu cumple és el mateix dia que el meu, el 30 de juliol. Ell va néixer de dia i jo de nit, però som bessons d’ànima. Un dels organitzadors de l’èxit de la meva “despedida de soltera”. El que sap el volum de la meva banda sonora. Contínuem estudiant junts a les cafeteries quan ve a Barcelona i és el millor company de cine. L’Enric és el vi que sempre vull beure i veure: honest i autòcton; amb una acidesa intel·ligent, uns tanins sensats, una fruita irònica, un pas per boca amable amable i un post-gust molt equilibrat. La nostra festa 29-11 que vam celebrar un mes abans perquè pel nostre 30 aniversari ja ha quedat old-fashion… En tenim almost 31! I vull passar més del doble al teu costat, perquè tu ets el que m’ajudes a que no caigui mai.
El tercer lleó és l’Àlex Sànchez, el que era el professor de mates particular del meu germà i meu. Informàtic, AD, barcelonista… Ell és moltes coses i mai en presumeix. Era el que responia totes les meves dubtes sentimentals quan tenia setze anys. El que sempre em fa sentir orgullós d’ell perquè és valent. Té una memòria espectacular i recorda totes les meves aventures. Té tres nens que són el seu tresor. Una persona que sempre està quan la necessito, que em sap llegir entre-línees i que no em falla mai. És un vi blanc, delicat, versàtil, que millora amb els anys. Té un bon parell de tanins i viu la seva vida amb molta coherència. És el millor per parlar de somnis, tècniques, estratègies i analitzar la realitat. T’estimo molt i les nostres vides, tan diferents, fan que ens enriquim l’un de l’altre. El seu cumple és a principis d’agost, ell sap que sóc un desastre recordant els aniversaris! Per això tu m’ajudes a recordar sempre que sóc i qui he estat, i sempre m’animes a ser qui vulgui. Gràcies, Àlex, i feliç cumpleanys i “Rodríguez” a l’avançada!
I com no, m’he casat amb un home nascut sota el meu mateix signe! El Lorenzo m’ha fet trobar el majestuós lleó amb el que puc ser una lleona. Vaig ensumar primer el seu vi i després els seus llavis i el vaig reconèixer com el meu company. És el millor marit que mai hagués pogut imaginar… Encara que jo el vaig descriure (en la carta dels reis mags) i quan ja havia parat de buscar-lo, el destí me’l va portar a la meva copa. Ell és aigua (com els seus ulls blaus) i aire (com el que necessita per fer Kite-surf). Jo em sento més arrelada a la terra i sóc foc. Em reaviva i em calma i sóc seu port . Els meus pares ens van col·locar sobre el pastís de nuvis dos lleons. Vivim a la província de “Vicenza” que té com a símbol el rei de la selva. Amb ell em sento la reina de les vinyes, em deixa rugir tot el que vulgui i em veig reflectida com si fos aquell mirall que m’ajuda a descobrir les parts de mi mateixa que encara no reconeixia. Ti amo, vida, sei il mio sole.
Diuen que els del signe lleó ens agrada protegir els nostres amics, el luxe del vestir , la bona taula i que tenim un “pronto” fort, però que estem sempre preparats per ajudar als altres. El meu germà, de petita, quan m’aixecava de mal humor em deia “leoner” i quan m’enfado, m’ho continua dient. A tots ells, que adoren l’hamaca de la meva terrasseta quasi tant com jo, fan el meu millor cupatge. El meu avi feia lluita lliure. M’agrada com la serendipia m’ha envoltat d’aquestes grans persones que són part de la meva família, perquè som d’una mateixa raça i seguim lluitant perquè la vida ens segueixi fent brindar junts. VI VOGLIO UN MONDO BENE, LEONI MIEI!