La primavera en tu copa

Primavera vino floral

La primavera ya está echando raíces. Se ve en la gente que, vistiendo multicolor, exhibe más frescor en sus andares y se atreve a retar la naturaleza a ver quién es más creativo. Son muchas las ciudades que visten gala esparciendo vívidos colores y que llenan copas de vino con deliciosos momentos (¡ójala eternos!) en las terrazas de las plazas acompañando el intenso azul del cielo. Ese aire fresco al doblar la esquina que empuja tus ganas de vivir, de querer descubrir todas las milésimas de segundo que alberga un sólo segundo. Es esa primavera que con su intensidad aromática tu alma revive esas memorias que tan lejos parecían quedar…

La primavera tiene color a flores y olor a placer. Degustarla está al alcance de todos y todos se esfuerzan para que esté a tu alcance. Incluso los vinos quieren vestir primavera en tu copa engalanando sus vinos con los característicos matices florales de la época.

En el siguiente vídeo os explico com los vinos consiguen estos matices florales en sus aromas. ¡Descubre la primavera en tu copa!

Películas embotelladas

Artículo Meritxell Falgueras publicado en el blog Tinta de Calamar (Cadena Ser)

somm1
SOMM es un documental americano que habla del nuevo título de moda entre los sumilleres: el Máster Sommelier
. Un diploma que menos de 200 personas en el mundo pueden lucir. En la película vemos que los aspirantes se preparan como si de unas oposiciones se tratase. Entre ellos, Dustin Wilson del Eleven Madison Park.

También otros famosos sumilleres como Brian McClintic o Ian Cauble. El film está dirigida a modo de reality con entrevistas a gente importante del sector. Y la pregunta del millón ¿es más difícil sacarse el Máster Sommelier que el Máster Of Wine?

Gerard Basset, el único que puede presumir de tener ambos títulos dice que no. El Máster Sommelier, en palabras de Ferran Centelles, se centra más en la geografía y los conocimientos de sala.

Jancis Robinson, la primera persona que, siendo periodista, pasó el  Máster of Wine en 1984 y que asesora la bodega de la mismísima reina de Inglaterra ha pasado el relevo de la presidencia honorífica del WSET a Gerard Basset.

Man of the year del 2013 por Decanter, Basset dirige con su mujer el hotel Terravina en Inglaterra. Su próxima meta es el único título que le falta: el OIV (Organisation Internationale de la Vigne et du Vin).

Anne-Josephine Cannan, enóloga de Clos Figueras en el Priorato, también lo tiene y comenta que “te da una visión global del vino visitando bodegas de todo el mundo”. Lorenzo Zonin, propietario de Podere San Cristoforo (Maremma Toscana) formó parte de una de las primeras promociones de este célebre título con sede en Burdeos y ahora ha pasado el examen de acceso al Máster of Wine (solo seis lo han pasado aunque son aún menos los que terminarán).

Entre los notables wine experts del Máster of Wine están Tim Atkin, Jeannie Cho Lee (la primera asiática en conseguir el título), Serena Sutcliffe o Mary Ewing-Mulligan. Podéis seguir su frenética actividad vinívola en Twitter.

La otra película que nos ha dejado esta añada es Red Obsession, un documental australiano en el que se entrevista a bodegueros y winelovers alrededor del mundo, narrado con la voz de Russell Crowe. Subtítulada The vintage of the century in the year of the Dragon, esta obsesión tinta nos lleva de Burdeos a China y se pregunta si la añada 2010 será la añada del siglo, junto al polémico 1982. Entrevisté al máster of wine que se ha encargado de la asesoría técnica, Andrew Caillard, cenando en Barcelona en el nuevo Gaig y está encantado con el resultado y con la crítica.

That crazy French woman es la película bautizada como la revolución en el modo de beber vino. Está protagonizada por Isabelle Legeron,  la primera francesa MW, que nos explica cómo se hace el vino más natural, en tinas de Georgia (ex URSS), inspirándose en sus trabajos televisivos sobre viajes y vinos.

Falcon CrestEntre CopasBottle Shock… y, en nuestras tierras, la serie Gran Reserva. Gracias esta inundación vinícola en la gran pantalla, el sumiller puede ser la próxima celebrity en el restaurante. ¡Camaras, luces, acción… y cata!

somm2

 

Meritxell Falgueras


* Imágenes extraídas de la página de SOMM en Facebook.

Parole odiose

- Vuole provare una cantina boutique dove lavorano con vigne vecchie con vera passione? Hanno un Riserva che sarà un’icona Premium di stile borgognone di aromi varietali da 100 punti Parker, dove il terroir è il vero protagonista.

- Preferisco dell’acqua, grazie.

Non voglio che succeda questo. Ho composto questa frase utilizzando i dieci termini che, secondo Gabriel Savage in Drink Business, sono i più irritanti per il consumatore quando si tratta di parlare di vino. Io sostituirei alcuni anglicismi con i nostri “di razza”, “fruttato”, “rotondo”; ma cambia poco. La cosa più importante è come possiamo comunicare, seducendo con il linguaggio senza che il consumatore cambi canale. Dove sta il giusto equilibrio? Se lo fai didattico, divertente e facile lo tacciano di superficiale e poco professionale. Se lo fai serio, risulta noioso, elitario e incomprensibile. Cosa vogliamo che sia il vino? Un amico che ci aiuti a goderci di più la gastronomia e le parole? Un prodotto culturale di lusso? Una religione? O semplicemente quello che è: il frutto del paesaggio? In questo paese non lo so. Negli Stati Uniti vogliono vendere il vino. Per questo fanno tutto molto formalmente informale. Chi desidera più informazioni, va nelle cantine. Pagando, perché niente è gratis in questa vita, e ancor meno la domenica, quando vorresti rimanere con la famiglia mentre i vari gruppi di amici vorrebbero fare un remake del film “Sideways”.

Captura de pantalla 2014-02-19 a les 9.45.08

Volete bere senza dover guidare? A Napa Valley hanno un treno per questo, e sennò si può sempre richiedere il trasporto in auto, persino in Limousine.

Che cantina vado a visitare? Ci sono cataloghi gratuiti in tutti i ristoranti e i negozi, con le cantine divise per zona, varietà, e con tutte le informazioni necessarie per andare a vederle.

E cosa compro per mia cugina che non è potuta venire? Tutti i souvenir possibili e immaginabili per poter continuare a degustare vino con tutto ciò che hai imparato.

Dopo Disneyland, la zona di cantine californiane concentrate a Napa Valley e Sonoma è la seconda attrazione turistica con 8 milioni di visitanti all’anno. Qualcosa di buono lo staranno pur facendo, gli americani. E noi, che cosa facciamo? Junípero Serra è un frate maiorchino che fondò le prime missioni in California: sua la colpa delle prime coltivazioni di vite nel XVIII secolo.

Dobbiamo costruire, e non distruggere (men che meno ora). Il consumatore deve potersi godere il vino che beve. E basta. Che possa decidere lui stesso come, quando e in che lingua lo vuole degustare. Ma che sia una che riesca a capire. E che importa se non lo sa decantare? L’importante è che abbia voglia di provarlo un’altra volta perché quella bottiglia di vino gli ha regalato un bel momento. Ogni giorno la sete di conoscenza svuoterà un po’ di più quelle botti; e poi la gente capisce soltanto una lingua: quella del buon gusto.

Meritxell Falgueras

Photo source: Flickr – Sarah Reid

Els Vins de la Teva Vida guanyador a Espanya i finalista mundial pel millor llibre de vins de l’any

Els vins de la teva vida - Meritxell Falgueras

Els vins de la teva vida – Meritxell Falgueras

L’últim llibre en català de Meritxell Falgueras, Els Vins de la Teva Vida (comprar el llibre), ha guanyat el “Gourmand Wine Book Award 2013 Best Drinks Education Book” a Espanya i es classifica directament a la final mundial al maig a Pequín com a millor llibre de vins de l’any. 

Els guanyadors de cada país competeixen amb els guanyadors de la mateixa categoria d’altres països “The Best in the World“. Els resultats s’anunciaran el dimarts 20 de maig del 2014 als “Gourmand World Cookbook Awards” a Pekin durant la fira “Beijing Cookbook Fair” (del 19 al 21 de maig).

La llista es conformava inicialment per aproximadament 200 llibres sobre menjar i uns 50 sobre vi i altres begudes de 83 països diferents.

Què són els ‘Gourmand Awards‘?

Hi ha més de 26.000 llibres diferents sobre menjar i beure publicats arreu del món cada any. L’any 2012, llibres de 171 països van competir al Gourmand World Cookbook Fair Awards. Els llibres primer competeixen entre els de la pròpia llengua i posteriorment entren en competició per el ‘Best in the World’ (El millor del món).

Hi ha 3 passos. Primer, al desembre de 2013 es notifica individualment al guanyador de cada país la seva qualificació per la competició internacional. Una llista curta de finalistes es publicarà el gener de 2014 amb 5 o 6 llibres de diferents països per a cada categoria. Els guanyadors ‘Best in The World’ s’anunciaran a l’esdeveniment dels premis a la primavera de 2014.

 

Presume de Vinos


Presume de Vinos! In Vino Veritas (En el vino está la verdad)
PLINIO EL VIEJO

El vino es agua llena de sol
GALILEO

«Respecto a las bondades del vino, cada quien tiene su punto de vista, aunque con quien mayoritariamente estaremos de acuerdo es con Alexander Fleming, cuando sentencia: “Si bien la penicilina cura a los hombres, el vino les hace felices”. Me encanta beber vino. Si el médico me lo prohibiera, cambiaría de médico. Eso sí, prefiero beber a sorbos que a tragos. Me gusta conversar con el vino, dejar que se explique y que, además de darnos placer y alegría, nos informe de dónde viene, cómo creció, cómo lo han tratado hombres y la naturaleza». Del prólogo de Joan Manuel Serrat

Aprender de vinos solo requiere curiosidad y práctica. Eso sí, para entenderlo debes aprender a hablar su mismo idioma. Como diría Serrat, nadie nace entendido. Todo se aprende. La curiosidad nos lleva al conocimiento y este, a su vez, al amor. Meritxell Falgueras investiga sobre el lenguaje de la cata y personifica el vino. Las características del vino incluyen alma y cuerpo, entre otras cualidades esenciales que harán de tu relación con él un viaje inolvidable y tan rico en matices como el más complejo de tus amigos. Por ello, el libro se divide en cuerpo (la degustación), alma (viticultura), mente (elaboración), rostro (el servicio) y corazón (la historia). Finaliza la lectura con un diccionario de las fragancias del vino y un pequeño test para demostrar que se puede llegar a obtener el visado del conocimiento vitivinícola. Presume de vinos conseguirá que saques el potencial que llevas dentro para ser un gran catador.

Meritxell FalguerasMeritxell Falgueras pertenece a la quinta generación del Celler de Gelida, una tienda especializada en la selección de vinos de todo el mundo y muy popular en Barcelona. Con tan solo 20 años se convirtió en la sumiller más joven de España y a los 25 ganó el concurso «La Nariz de Oro» como joven promesa. Máster en viticultura y marketing, se ha formado en la Universidad de Florencia, en la Sorbona de París y ha hecho prácticas de enología en Burdeos, Rioja y Napa Valley. Miembro de la Academia Catalana de Gastronomía, colabora con el programa «Divendres» de TV3 y «Entre Vinyes» de TV2, así como en el Magazine de La Vanguardia y Time Out. Ha creado un nuevo concepto en el mundo del vino, el juego de mesa «Vinoka» con la marca Pulltex, editado en cuatro lenguas.

¿Dónde comprar el libro Presume de Vinos?

 Amazon

 Casa del Libro

 Celler de Gelida

 

El vino tomado con filosofía

Artículo de Meritxell Falgueras publicado en el blog Tinta de Calamar (Cadena SER)

filosofía y vino

Sócrates solo sabía que no sabía nada y no quería saber nada de lo que sentía antes de beber, ni cuando se bebió la cicuta. Eso sí, iba preguntando a todos según su método mayéutico: ¿te resulta agradable o desagradable? ¿Huele más a flores o a frutas?

petit princepSu discípulo Platón escribió todo lo que el maestro dijo pero no lo quiso plasmar en puntuaciones. Formó las primeras academias y dejó en el mundo de las ideas el aroma más perfecto de la rosa, casi tanto como la de Antoine de Saint-Exupéry: “Si alguien ama a una flor de la que no existe más que un ejemplar entre millones y millones de estrellas es bastante para que sea feliz cuando mira las estrellas”. Se dice: “Mi flor está allí, en alguna parte” [sacado del célebre cuento de la ciudad de Bocuse d’Or, El Principito].

Ese amor platónico nos dejo afirmaciones como que “la mayor declaración de amor es la que no se hace; el hombre que siente mucho, habla poco”. Así, los que sentían mucho el lenguaje del vino preferían callar y beberse su silencio preñado de sensaciones.

Aristóteles, con su lógica, intentaba definir la metáfora que se utilizaba para describir el vino: “La metáfora es un préstamo cuyo sentido se opone al sentido propio”, “es una transferencia, una transgresión lógica y categórica”, “tiene impacto emotivo (porque causa admiración y seduce)”.

Eurípides, al escribir Edipo, lo entendió: conócete a ti mismo, entiende tus lindares de percepción y después juzga el vino a través de ellos. A veces decimos que un vino es muy ácido no porque lo sea, sino porque somos muy sensibles a ello, nos desagrada y criticamos desde nuestra prespectiva personal que no es objetiva.

Nietzsche, que bebía de la Grecia Antigua con su teoría de la tragedia clásica y la contraposición de lo apolíneo y lo dionisíaco, nos dijo que no podíamos ir más allá de la prisión del lenguaje y que todo lo que podíamos pensar, lo podíamos decir en palabras. Otra cosa es encontrar la palabra exacta pero, pasa eso y mucho más, está el sumiller.

Por ello cuando hablamos utilizando retórica en la cata de vinos no es simplemente ornamental si no que esas mismas metáforas condicionan nuestra interpretación del mundo. ¡Y qué mundo! Es normal que en Atenas se bebiera el vino rebajado con agua, miel y especias.

El vino y el amor es un maridaje histórico. Dionisio era el dios de la embriaguez divina y el amor más encendido. Las mujeres eran las más fieles seguidoras del dios, en forma de nodrizas, amantes o frenéticas bacantes. Este dios, propiciador de placeres, goza de una vida muy promiscua en las historias ancestrales. Sus más famosas conquistas son la mortal Ariadna y la diosa del amor profano, Afrodita-Venus.

Jugar al amor cuando uno está ebrio es una usanza casi tan antigua como el mismo vino. Los Octavos, juegos originarios de la Grecia Magna, eran ritos erótico-dionisíacos que consistían en beber tantas copas de vino como letras formaban el nombre de la amada. Así el banquete griego, que en un principio utilizaba el vino para filosofar, se sexualiza en Roma. Ovidio anticipó el ritual que se desarrollaría en las bacanales romanas con su sentencia: “Con amor, el vino es fuego”.

*fuente foto: Flickr – m.a.x / Bob.Fornal

¡Descorchemos las palabras!

Artículo de Meritxell Falgueras publicado en el blog Tinta de Calamar (Cadena SER)

descorchar

–  ¿Quiere degustar una bodega boutique que trabaja con viñas viejas de manera muy pasional? Tienen un reserva que será un icono primeum de estilo borgoñón de aromas varietales de 100 puntos Parker donde el terroir es el protagonista y…

–  No quiero saber más, gracias. Tomaré un refresco

No quiero que esto pase en un país productor como el nuestro. He construido esta frase utilizando los 10 términos que, según Grabiel Savage, del Drink Business,son los más irritantes para el consumidor a la hora de hablar de vino. Yo cambiaría algunos de los anglicismos por nuestros ‘de casta’, ‘afrutado’ y ‘redondo’, pero eso da igual. Lo que tiene importancia es cómo podemos comunicar, seduciendo con el lenguaje sin que el consumidor cambie de canal. ¿Dónde esta el equilibrio?

Si lo haces didáctico, divertido y fácil lo tachan de superficial y poco profesional. Si lo haces serio, resulta aburrido, elitista e incomprensible. ¿Qué queremos que sea el vino? ¿Un amigo que nos ayude a disfrutar más de la gastronomía y de las palabras? ¿Un producto cultural de lujo? ¿Una religión? ¿O simplemente lo que es: el fruto del paisaje? En este país no lo sé. En Estados Unidos quieren que el vino se venda. Y por ello todo lo hacen muy formalmente informal.

Quien quiere más información va a las bodegas. Pagando, que nada es gratis en esta vida y menos los domingos, cuando los bodegueros querrían estar con la familia y los visitantes quieren emular a los protagonistas de Entre copas. ¿Queréis beber sin tener que conducir? En Napa Valley tienen un tren para ello y, si no, dependiendo del presupuesto hasta se podría alquilar una limousine. ¿Qué bodega visito? Tienes los catálogos  gratuitos en todos los restaurantes y tiendas con las bodegas divididas por zonas, variedades con toda la información ¿Y qué le compro a mi prima que no ha podido venir? Al final de la visita hay todos los souvenirs imaginables para poder seguir degustando el vino con todo lo que has querido aprender.

Después de Disneyland, la zona de las bodegas concentradas entre Napa Valley y Sonoma es la segunda atracción turística en California con 8 millones de visitantes anuales. Algo estarán haciendo bien los americanos. ¿Y nosotros? El fraile mallorquín Junípero Serra fundó las primeras misiones californianas y fue el culpable de que en el siglo XVIII se empezara a cultivar la vid.

Ya que somos exportadores de la tradición, ¿por qué no importamos un poco de esa mentalidad americana, si nos hace entender (y vender) más vino? Debemos construir, no destruir (y menos ahora). El consumidor tiene que disfrutar bebiendo vino. Y basta. Que pueda decidir él cómo, el cuándo y el lenguaje de la cata. ¡Pero que sea uno que pueda comprender!

En América ningún camarero te mirará con desprecio si pones hielo en la copa de blanco (aunque tengo que reconocer que es una imagen que me cuesta digerir). ¿Qué importa si no lo sabe decantar? Lo que importa es que tenga ganas de repetir porque esa botella de vino le ha hecho vivir un gran momento. El vino existe, con sus enotecas y sus expertos, con las revistas especializadas y sus periodistas, con los agricultores y los diseñadores de etiquetas, gracias a que los consumidores deciden pedir vino en vez de un refresco. Y así, cada día un poco más, la sed de conocimiento irá vaciando esas barricas. La gente solo entiende una lengua: la del buen gusto.

Meritxell Falgueras

*Foto: Gianni Dominici via photopin cc

 

Già l’ho sentito

Frutta rossa matura, spezie, tostato, un tocco di vaniglia, un po’ di liquirizia… ma questo vino l’ho già sentito! Sto perdendo olfatto, o tutti i vini cominciano ad avere lo stesso odore? Forse la colpa è della coltivazione delle stesse varietà: cabernet sauvignon, merlot, syrah… Quando iniziamo a perdere autenticità per copiare gli aromi?

winesand

Sì che esistono vini più continentali con mencia, buoni risultati con la bobal e buoni adattamenti della tempranillo. Tuttavia, con la parkerizzazione del gusto, la sovramaturazione polifenolica, la lunga macerazione con le bucce e botti nuove tostate fanno sì che molti vini perdano l’identità del loro terroir e ci mostrino soltanto il loro profilo più fotogenico. Vini modello, che sono tecnicamente perfetti, come quelli del nuovo mondo, ma a cui manca la personalità di quel neo sulla guancia che alla fine risulta essere il particolare più sexy. Sennò, ditelo a Cindy Crawford, che contava più ammiratori di Claudia Schiffer, la Barbie perfetta. Dicono che le cose che sono di moda smettano di essere in quando le portano tutti. Gli intenditori parlano di una tendenza di vini più personali e originali, ma sul mercato la realtà si è fermata alla fase bomb fruits, che è come dire che ci piace Scarlett Johansson perché ci ricorda la voluttuosa Marylin, che bramiamo ad ogni sorso. Sebbene si favoriscano le varietà autoctone come la garnacha e il monastrell, le mencias del Bierzo segnano una tendenza. Le varietà più commerciali continuano a vendersi (e, cosa ancora più importante, a bersi!), come il trionfante chardonnay, il profumato sauvignon blanc, il floreale gewürstraminer, il caratteristico albariño, e il tropicale verdejo. Ma per i vini più cult, il più quotato è il godello galiziano. Per i rosati, i tradizionali vini di garnacha e tempranillo della Rioja e di Navarra, o la concentrazione di cabernet e merlot, risultano sostituiti dalla freschezza della pinot noir.

Questo vino l’ho già sentito. Tutti i rossi hanno la stessa descrizione visiva: “ciliegia Picota, intenso, lacrima lenta”, sebbene abbiano quattro anni di bottiglia. È colpa del cambio climatico o del fatto che ci siamo abituati ad usare silicone e a tingerci i capelli? Le donne più desiderate di Hollywood sono Penelope Cruz e Carey Mulligan, donne con carattere, che il trucco può soltanto migliorare. Ma niente botox come Kim Basinger, e niente statue di cera come Nicole Kidman. Per continuare ad essere sulla bocca di tutti, la cosa migliore sono i vini alla Meryl Streep: quelli che sanno invecchiare ed adattarsi, senza permettere alla moda di eclissare la loro essenza. 

Meritxell Falgueras

(Photo source: Flickr – Kathy Ponce)

Vinos y leyendas

Artículo de Meritxell Falgueras publicado en el blog Tinta de Calamar (Cadena SER)

Vinos y leyendas

¿Quién no ha oído la historia de uno que fue al Bulli, se equivocó al pedir el vino y le trajeron una cuenta de más de 2.000 euros? Por suerte, al cerrar se acabó el mito porque me contaron tres veces casi la misma historia. Y cuando pedían la cuenta el mismo Ferran Adrià venía a saludarles y a decirles que, por supuesto, estaban invitados a la cena. Pidieron dos botellas que no podían pagar ni con todas las tarjetas de crédito de la mesa. Pero siempre es el primo de la amiga de un compañero de trabajo. Nunca nadie conoce directamente a la víctima.

Para asegurarme le pregunté a Ferran Centelles, el sumiller del Bulli, que seguirá teniendo su papel en la fundación. A la gente le encantan las historias de miedo y el vino, como cualquier otro tema, puede acabar protagonizando un cuentoLas leyendas urbanas tienen eso: son mitos, sucesos que no se han demostrado o que, directamente, son mentira pero que la gente tiende a creerse… por si acaso.

La cucharita para los espumosos, es otro gran ejemplo. Siento decirle a los miles de bebedores que lo hacen a modo de costumbre que su efecto es prácticamente nulo. Solo podría aportar una mínima acción antiesbrabante por ser de acero inoxidable y, en la nevera, funcionaría como catalizador de temperatura y con el frescor habría menos desprendimiento de carbónico. A parte de eso, lo otro es psicológico.

¿Queréis más? ¡La de los Petrus falsos! ¿O pensabais que el vino iba a ser menos que un Prada? Pues no, no se escapa de las etiquetas falsas que intentan reproducir la marca con productos de una calidad para nada ecuánime. Lo que es un plasticazo imitando a un bolso de piel, lo puede ser un vino mediocre haciéndose pasar por un Grand Cru bordelés. Las víctimas: mercados asiáticos jóvenes en el consumo y especialistas en el tema de las copias.

Otra de mis leyendas urbanas preferidas: las 1.000 cosas que le echan al vino, cuando fermenta, para que coja sabor. Rumores de quiebras familiares y elcritiqueo propio de la envidia (que siempre es mejor que dar pena). Si se ordenasen debidamente podrían dar pie a una publicación del tipo Qué Me Catas, con historias como la de aquel sumiller que no se puede ver con aquel otro elaborador y que, una vez, casi se pegan en el hall de un hotel.

Podría hablar también de los puestos de poder vitalicios de los que gozan algunos personajes con puestos dictatoriales, o de que tal crítico no supo diferenciar unriesling de un chardonnay. O de que si tal periodista trabaja para una marca en concreta y le pasan un sueldo. O de que el jurado de x concurso estaba trucado. O de que los vinos biodinámicos son algo de hippies y que los ecológicos son sólo cuestión de marketing. O de que si a tal bodega le quedan cuatro telediarios y dan vino pasado y de cupages de distintas calidades. Y así no acabaríamos nunca…

¡Si mafia y corrupción seguro que hay! Como en toda la viña del señor… Pero más en la distribución de vinos, que es un pirateo continuo, donde ya no hay fronteras ni elegancia. Lo importante, de todas formas, es que hay tantísimas historias increíblemente falsas como verdaderos mensajes de sonrisas embotelladas que vale la pena degustar.

Ya se sabe que las leyendas urbanas son relatos del folklore contemporáneo que, pese a contener elementos inverosímiles, se presentan como hechos reales sucedidos en la actualidad. Todo ello se va fosilizando en nuestra historia y en nuestra mente.

Mirando el lado positivo, el vino aún se ha llevado la mejor parte si lo comparamos con los perros que se sirven en la restauración china o el bulo de que la Coca-Cola puede deshacer un trozo de carne. Y el consumidor, por si acaso, vuelve a preguntar que esa botella de vino cuesta 10 euros, no sea que se hayan olvidado un par de ceros y que les pase como esas dos parejas de amigos que fueron al restaurante de Roses y pidieron un vino que les sonaba muy bueno y se habían equivocado con el precio… ¡Seguro que los cocodrilos que viven en las alcantarillas de Nueva York tienen la solución!

*Foto: Flickr – carulmare

Sumilleres por el mundo

Artículo de Meritxell Falgueras publicado en el blog Tinta de Calamar (Cadena SER)

Si hasta se ha hecho un programa de televisión es porque ya hay muchos españoles por el mundo, y algunos son sumilleres de corazón (porque se trata de una profesión pasional). Gente que no ha emigrado por la crisis, que podría ser, sino porque el vino les ha llevado a inspiradoras y deliciosas ciudades.

Rut Cotroneo, por ejemplo, soñaba con hablar francés y vivir en París, y ya lleva tres años en el Hyatt Park Hotel de la Rue de la Paix, sede del restaurant Pur, con una estrella Michelin. Bruno Murciano empezó en el Ritz de Londres y, además de elaborar un vino con bobal de su tierra, ya lleva más de 10 años dedicándose a la comercialización en la City.

Rut Cotroneo en un hotel

Rut Cotroneo en un hotel

Lucas Payá se fue de la Cala Montjoi (el Bulli) para ir a Nueva York. La misma ciudad que alberga a la familia del bodeguero Pepe Raventós, quien, hace un par de años, decidió dirigir su bodega de cava de Sant Sadurní desde la ciudad de los Rascacielos.

También los hay que, aun teniendo la residencia en la península, son de los más internacional. Como nuestro sacerdote del vino: Josep Roca. El sumiller y propietario del mejor restaurante del mundo (según Restaurant Magazine) que ha seducido al mundo con El Somni, una ópera-menú degustación que ha compuesto junto a sus dos hermanos: la parte salada y dulce del Celler de Can Roca.

Ferran Centelles es un sumiller formado en Francia e Inglaterra que sigue teniendo la humildad del chaval del barrio de Sants que ahora puntúa los vinos españoles de la dama de hierro del vino: Jancis Robinson [link en inglés]. Y el que estaba en su lugar, Luis Gutiérrez, ahora se ocupa de dar los prestigiosos Puntos Parker [link en inglés].

Y qué decir de los enólogos que viajan para aprender de márqueting en los Primeursde Burdeos y visitan diferentes zonas vinícolas para formarse. Para los que hacen espumosos, por ejemplo, es obligado ir a Champagne. Y para aprender lo último en vinificación de blancos, hay que ir a Nueva Zelanda…

Fuente: Flickr*

Los bodegueros también viajan muchísimo porque, para que los vinos se vendan, hace falta una historia, una cara, un tonoÁlvaro Palacios está más días moviéndose por el globo que en su casa pero se mantiene bien arraigado al Priorato. Y Juan Carlos López de La Calle, cuyo Viña El Pisón ha cumplido 19 años de promoción mundial, de Rioja al mundo. Pero los hay que son flight-winemakers y los que son car-winemakers, como el super Mariano García que va de Toro a Ribera como quien va a la cocina.

En esta época en la que, en España, lo difícil es cobrar (no sólo vender), salir de tu país puede hacer que tu empresa triunfe. La exportación, para muchos, es la única salida. Pero se ha de seguir al cliente, ir cuando te piden degustaciones, visitar las enotecas y restaurantes que tienen tu producto…

¡Por eso hay tantas ferias! Las citas anuales de Vinitaly (Verona), Prowein (Düsseldorf) y London Wine Fair. Cada dos años, Alimentaria, en Barcelona (los pares), y Vinexpo, en Burdeos (los impares). Concursos internacionales como el ITQI de Bruselas o el itinerante Concours Mondial, y también eventos varios siempre productivos: que si el Merano Wine Festival, que si el Fórum Gatsronómic de Girona

¡No hay tiempo de pensar a dónde quieres ir de vacaciones cuando se para de catar! Y sí: las vacaciones de los que nos dedicamos a esto suelen tener lugar, por si lo dudabais, entre viñas y por los paralelos donde crece la vid.

Nada más lejos de la realidad que una servidora: trabajo en Barcelona, soy jurado internacional, estudio en Londres el Diploma del WSET y vivo en la Toscana. Si alguien quería ser Willy Fog, aquí tiene una profesión que le hará girar algo más que la cabeza.

 

*Fuente: Flickr – portobayevents

Londres, capital del vino

Artículo publicado en el blog “Tinta de Calamar” de Cadena SER

Londres es la ciudad de oro para estudiar todo lo relacionado con el marketing internacional del vino. La mayoría de Masters of Wine son ingleses y la escuela delWine & Spirit Education Trust (WSET) está cerca del icónico Tower Bridge. Aunque la última edición de la London Wine Fair (la feria profesional de bebidas más importante del mundo) ha bajado en número de visitantes, por la ciudad olímpica se sigue moviendo mucho del money de la fermentación alcohólica.

Lucy Shaw, periodista de The Drink Bussiness, me lleva al Gordon’s Wine Bar, un clásico cerca en Embankment. Pides la botella, la pagas, coges algo de picar y compartes charla con los compañeros del after-work. Su blog se llama como el mío pero en singular (Wine and the City) y se define como una English Urban Wine Lover. Le pregunto cuál es la última novedad en Londres y me responde que Hedonism Wines. El por qué lo descubro al entrar en esta tienda tienda del barrio de Mayfair…

Se trata de una habitación diseñada expresamente por diferentes artistas para contener el vino de culto californiano Sine qua non. Todos los grandes cruimaginables en formato grande (y cuando digo grande es mucho más que un mágnum). 5.000 vinos, 1.500 espirituosos… Pas mal!

La joya de la corona es una botella de Penfolds Block 42 valorada en 120.000 euros. Cuando quieres bebértela viene el enólogo australiano a abrírtela. Va con el precio… El secreto de Hedonism es que sirve a domicilio al momento, sobre todo a hoteles y restaurantes de lujo, para que no tengan que soportar el coste de estas botellas. Para los compradores (o mirones) hay vinos a copas y champagne a copas con las nuevas máquinas de autoservicio Enomatic. “Nos basamos en la calidad, no en el precio” me explica su propietario ruso.

3325561207_c204aae309_zMientras, en otras partes de la city, están cerrando una media de 35 pubs a la semana. Sucede, sobre todo, desde que se prohibió fumar en la public house. En ese momento el pub dejó de ser una extensión de la casa de los ingleses en la que la cerveza era más barata que el agua.

Ahora triunfan los gastropubs con cartas de vinos. Los vinos italianos representan la mayor parte del mercado londinense, seguidos de los de Francia y España, con una presencia espectacular de vinos del Nuevo Mundo hasta en el supermercado del barrio más normal. Es lo que tiene la Commonwealth…

Pero cada vez es más fácil encontrar vinos ingleses. ¡No pongáis esa cara! Los Sparkling Wines han ganado las últimas ediciones del concurso internacional de espumosos Bollicine dil MondoEs lo que tiene el calentamiento global: aparecen nuevas zonas de producción. También en el Reino Unido. ¡Quien tuvo, retuvo!

Meritxell Falgueras

* Foto: Flickr (John Goode) / Tienda Hedonism (http://hedonism.co.uk)