¿Orange is the new black?

Cromoterapia y vino

 Todo nos entra en un principio por la vista. Hasta el vino. Es el primer contacto que tenemos con la copa de vino y nos da pistas de lo que hay en el interior. ¿Habéis probado de adivinar con los ojos tapados el color de un vino? Y es que es normal que el vino blanco os recuerde a fruta y flores blanca igual que el tinto por semejanza os lleve a pensar en fruta roja o negra. En la era new age se dice que el rojo ayuda a superar pensamientos negativos, estimula y calienta el cuerpo, ayuda a sentirse con más energía, incrementa la circulación sanguínea. El rosado parece que te hace ver la vida de rosa, ¿no es así? Pues ayuda a pensar positivamente, sin miedos ni restricciones y da confianza. De acuerdo con la terapia del color, este ejerce una influencia emocional en las personas que permite generar un estado que permite la sanación de enfermedades y restablecer sus desequilibrios. El color amarillo del vino blanco podría ayudar a mejorar la concentración y a estimular el cerebro. Esta pseudociencia nos remarca la importancia de echar un vistazo en el vino antes de tomarlo. Y más ahora que las últimas modas de enología y de consumo parecen ensanchar la gama de colores, con dos nuevos que antes no ligábamos al vino: el vino naranja y el azul. El preciado orange wine está hecho con uvas blancas que han tenido mucho tiempo de maceración con sus pieles, histórico en Armenia y Georgia y que ahora han adoptado los italianos de la región Friuli-Venezia-Giulia y que también se produce en Eslovenia, Francia, Alemania, Nueva Zelanda y California. Hay una serie que se llama “Orange is the new black” y parece que algunos sumilleres eligen este vino con notas de oxidación para maridajes con mucha personalidad. El vino color océano se consigue a través de colorantes naturales sintetizados en el momento de la fermentación y tiene más detractores que fans porque aunque se hace con uva, tiene un sabor dulce y es una novedad de una marca en Rioja, los más puristas no lo quieren dentro el olimpo enológico.

Así que para, poder observar mejor el color se necesita:

  • tener un fondo blanco servilleta, folio, o mantel para poner encima la copa y poder dictaminar su color;
  • copas limpias: para que podamos ver la limpidez del vino;
  • no servirse más de un tercio: así cuando inclinemos la copa a unos 45 grados no se nos caerá el contenido;
  • buena iluminación para poder ver los reflejos del vino.

El color del vino junto a los reflejos y el ribete nos indica su grado de evolución. Los blancos jóvenes empiezan con colores casi incoloros, amarillos pálidos y pajizos, con notas verdosas. Los colores ambarinos y amarronados nos están diciendo que es un vino blanco viejo o tal vez algún vino licoroso. Pues todos en esta vida queremos ser lo que no somos. El blanco con el tiempo quiere ser tinto y el tinto se vuelve más claro con la edad. Los tintos empiezan muy tupidos. Con colores cercanos a los morados y púrpuras, es decir con mucha mezcla de azul en el rojo. Al cabo de un par de años, sobre todo los que ya han pasado por barrica, cogen tonalidades más cereza, granate y carmín. Cuando el color se vuelve teja es que estamos delante un tinto envejecido.En los rosados las primeras gamas son rosas grises, rosas claros con reflejos violáceos, cerezas. Depende la variedad y el tiempo de maceración de la piel los rosados son más grosella, frambuesa o piel de cebolla. Con el paso del tiempo estos colores típicos de los rosados jóvenes se vuelven de color salmón. No confundir con el vino naranja. La cromoterapia diría que este color influye en la fuerza física y ayuda con los problemas de introversión… ¡Cómo todos los vinos!Vino e infidelidad

Experiencias gastronómicas y productos delicatesen al alcance de todos con Gourmentum

Cuando celebramos momentos especiales con aquellas personas con las que nos gusta compartir la vida, queremos premiarles con sorpresas y delicias para los sentidos. En estas celebraciones nos rodeamos de delicatesen y llenamos nuestras copas para brindar por ellos y por la vida. Para estas ocasiones mágicas Gourmentum es el compañero ideal, una tienda online perfecta para llenar estos momentos con la delicadez y sofisticación que merecen.

En Gourmentum podemos encontrar productos delicatesen y de calidad con los que descubrir nuevos sabores, texturas y aromas. También va más allá ofreciendo kits DIY innovadores (do it yourself / házlo tu mismo) para despertar el chef que tienes dentro con las últimas tendencias y técnicas culinarias e incluso experiencias gastronómicas para despertar todos los sentidos.

Podrás sorprender a todos con los mejores jamones y embutidos de Guijuelo, kits de gastronomía molecular para revolucionar tu cocina o para elaborar tu propio vermut, talleres de cata de aceites y vinos, kits con excelentes vinos y espumosos, experiencias de enoturismo, sets de vino para disfrutar como nunca del vino, kits de aromas para aprender a identificar los diferentes matices de un vino, kits para emplatar como un chef de alta cocina… Además los profesionales detrás de Gourmentum se comprometen a escucharte y asesorarte gastronómicamente para proponerte sabores, aromas, texturas y maridajes con originales recetas.

Sus propuestas son ideales para dar a cualquier celebración el toque distintivo para que la experiencia vaya más allá y genere un recuerdo único y placentero en la memoria de aquellos con quienes compartes tus momentos. Gourmentum es también la gran solución para aquellos que dudan cuando quieren dedicar un regalo único y sorprender con originalidad y buen gusto.

A menudo viene bien darse un viaje y recorrer la gastronomía del mundo con el paladar descubriendo nuevas experiencias con los 5 sentidos. Disfruta, sorprende y comparte estos momentos únicos con aquellos que quieres en tu vida.

Gourmentum - productos delicatesen y gourmet

Meritxell Falgueras amb Carme Ruscalleda al programa Divendres

El dia 11 de novembre, gràcies al programa Divendres, vaig estar a l’Alt Penedès, concretament a Sant Quintí de Mediona.

Amb l’Espartac Peran, la Carme Ruscalleda i l’Ana Boadas vam parlar de cava i carquinyolis!

Vols veure el programa sencer? Fes clic al vídeo!

Meritxell Falgueras, Carme Ruscalleda, Espartac Peran i Ana Boadas Divendres Tv3 carquinyolis

17 cosas sobre el vino que me hubiese gustado que me explicasen

Post published on Cocinatis

 

No todos nacemos enseñados, y en cuestión del vino hay unas normas no escritas que acabas conociendo con el tiempo pero que agradeces leerlas antes de que sea demasiado tarde.

 

vino

Vinos | Foto: Cocinatis

1- Que todo el mundo pide el segundo vino más económico del restaurante. Porque creemos que así no se notará que lo hacemos por el precio, pero todos, incluido tu camarero y el que comparte la mesa contigo, lo saben.

2- Que lo difícil no es conocer un vino bueno que cueste 30 € sino uno de 15 que parezca que valga el doble.

3- Que no hay rebajas en el vino y que cuando hay ofertas es porque la añada no es la que corresponde en el mercado o porque tienen demasiado cupo y poco espacio.

4- Que el mejor maridaje es un vino que te guste con una comida que adores. No te tienes que obsesionar con las reglas, disfruta de tus excepciones.

5- Que el mejor vino con mala compañía sabe a vinagre y que un vino decente con una buena conversación te puede saber a gloria.

6- Que nunca hay bastante espumoso en una casa, así que no sólo el tinto sirve para regalar.

7- Que las botellas mágnum envejecen mejor y que cuando se abren se acaban.

8- Que no hay que guardar los rosados y la mayoría de los blancos.

9- Que tienes que oler las copas antes de poner el vino, porque a veces el olor indeseable vienen de ellas.

10- Que después de todos los sacacorchos que se han inventado el mejor es el simple de dos palancas.

11- Que en verano una cubitera con poquísimo hielo y agua fría hace que el tinto se pueda beber.

12- Que cuando las playas están llenas los sitios de enoturismo no, y al revés. Otoño es la temporada alta de las bodegas y cuando tienen más trabajo con la vendimia.

13- Que con un pequeño curso de cata pierdes el miedo a mover la copa y puedes pasar por un entendido.

14- Que nunca sabes suficiente de vino y no sabes cuánto sabe tu interlocutor, así que humildad delante de cada copa de vino.

15- Que cada vez que catas un vino, aunque ya lo conozcas, es una página en blanco.

16- Que la vendimia es definitoria pero lo importante es que te guste el tipo de vino y te fíes de la bodega.

17- Que hay mucho trabajo detrás de una botella de vino, así que, antes de criticar un vino, pensémoslo un par de veces.

Meritxell Falgueras

Cómo conservar el vino (y no morir en el intento)

Post published on Cocinatis

 

Conservar vino Meritxell Falgueras

Foto: SuperCar-RoadTrip.fr

Conservar el vino en las óptimas condiciones no es fácil, por ello los buenos restaurantes tienen unan bodega con diferentes añadas donde el vino ya está afinado (¡cómo si se tratara de un queso). Esto se consigue gracias al savoir faire del sommelier que ha estudiado la evolución de esa finca, añada, conoce la zona y el elaborador. Por ello en el restaurante es lícito que nos cobren de más: por esos años que han estado cuidando el vino que nos tomaremos para que esté en su punto óptimo de evolución. Ese momento donde los taninos han hecho un pacto con la acidez, el cuerpo se ha redondeado y el bouquet es más complejo y misterioso que nunca.

1- En un mundo ideal se conservaría el vino a temperatura constante de 16-18 grados
2- Con una humedad de 75% para que no se reseque el tapón.
3- La bodega estaría orientada norte-oeste.
4- Sus paredes serían de roca porosa y habría cierta ventilación.
5- El vino necesita silencio (¡nada de poner las botellas al lado de un bafle a escuchar Mozart!)
6- El vino ama la oscuridad para envejecer. Si lo dejáis en la terraza, a parte que será una sopa, lo podéis enfermar. Las botellas ya tienen el vidrio oscuro para protegerlos pero ponerle detrás de un foco puede hacer que el vino se estropee por completo. Recordad: ¡el vino no debe tomar el sol!
7- Mejor en posición horizontal: así tenemos el corcho lubricado y los posos (las materias colorantes del vino) precipitan en la espalda de la botella.

Si no tenéis (que es lo más normal) una bodega subterránea podéis compraros una nevera especialmente diseñada para guardar vinos … ¡pero nadie dijo que fuera barata!

Meritxell Falgueras

Vins de dia i Vins de nit

Post published on Torres Wine Club
Vins de dia i vins de nit

A la basílica palladina de Vicenza s’ha inaugurat una exposició sobre la Nit, sota la signatura de Marco Goldin. El recorregut abasta des dels egipcis (amb el rei “bambino” Tutankamon) fins pintors contemporanis com López García.

Però si parlem de vins, ¿n’hi ha de dia i de nit? Doncs serà que sí.

Durant el dinar predominen els vins lleugers; blancs, rosats, aromàtics, àcids, gràcils, expressius, mimètics, extravertits i versàtils. Perquè ens donen energia gràcies a la seva aportació calòrica i la seva simpatia. Ens treuen la set i ens ajuden a digerir; i, sempre amb moderació, poden donar-nos claredat i facilitar la paraula, com ja s’utilitzava en els simposis grecs.

El color del cel en la posta de sol ve maridat amb els rosats de color cirera: atractius, sensuals, plens de fruits del bosc i desenfadats.

A la nit, tot s’enfosqueix i ens vénen de gust vins negres, més alcohòlics, voluminosos, misteriosos, profunds, amb cos i ànima … Vins tancats que conviden a la reflexió i que s’obren quan està a punt de néixer la matinada, ajudant a tancar els ulls. És quan el nostre estat d’ànim més necessita la calma, el repòs, la tranquil·litat, la meditació, la calor, la introversió, l’assertivitat i el diàleg, com avançava el “in vino veritas” de Kierkegaard.

Artistes com Van Gogh o Monet han cantat en els seus quadres més famosos a aquest cèlebre maridatge, amb un cel on el sol ja havia marxat i on els raïms negres formen part del cromatisme pictòric. La metàfora de la nit com a viatge que ens porta al més enllà s’enllaça amb el vi per descobrir-nos el que, algunes vegades, resta més ocult i costa més de trobar: el nostre interior.

El vi ens ajuda a aprofundir en les nostres llums i tenebres. El període on la nit ha presumit de ser més tupida ha estat el romanticisme amb Turner i Friedrich, on els personatges enfrontats a una naturalesa salvatge i indomable, marquen l’estil.

Avui en dia la lluna, encara marca les anyades i moltes de les cures de la vinya. “Ho sempre pensato che l’art sia il racconto della vita” diu Marc Goldin, i és veritat que el vi, com a forma d’art, també canvia amb l’època de l’any i sap diferent segons l’hora del dia.

Amb l’estiu, el sol resplendent i les altes temperatures, les del vi tendeixen a baixar i les moltes hores de sol ens ajuden a marginar els negres més robustos per quan la manta freda del vespre es torna necessària.

“El que és important, no es pot veure …” diu “El petit Príncep”. Celeste, el vi de Torres de la Ribera del Duero és un firmament amb la via làctia que ens il·lumina un pas pel paladar que cobreix, escalfa, recompon i adula els sentits.

“És com amb la flor. Si estimes una flor que està en un estel, és plaent mirar al cel a la nit. Totes les estrelles estan florides ” compon Antoine de Saint-Exupéry. I és veritat que els vins negres també tenen la seva gamma floral amb notes de violeta, rosa i plantes aromàtiques.

Gaudiu de la fresca de la nit i dels seus vins per poder afrontar un nou dia més clar. I acabem com hem començat, amb una mostra vèneta d’ “Art i Vi”, a Verona, a la Gran Guàrdia fins al 16 d’agost, amb 184 obres que van des del “Cinquecento” fins al segle XIX; ple de raïms, copes, brindis, comunions, cicles de les estacions, veremes, imatges d’allò sagrat i profà, al·legories i metàfores de l’estat d’ànim … Tot això, encabit dins del clarobscur del vi.

Meritxell Falgueras

Escribiendo con una copa de vino…

Hubo una vez que la escritura me ayudó a conocerme, el vino me ha permitido seguir escribiendo. Las palabras con vino siempre son más sabrosas, porque tienen el aroma de lo vivido y saben a lo que vendrá. Todos estamos solos, pero es algo que nunca llegamos a admitir, tal vez, sólo, cuando bebemos sin compañía. Es entonces cuando nos damos cuenta que solo nos puede aliviar una copa de vino y un ordenador para describir lo que sentimos.

Mi riesling con cacahuetes, mi música de “El paciente Inglés”, todos esos cuentos que nunca se escribirán… Todas aquellas palabras que decimos compartiendo una botella, todas las que callamos cuando se hace de día. Todo el amor que añoramos y el que deseamos encontrar. Todos los traumas que no hemos digerido y todas aquellas ilusiones que queremos revivir. El vino es lo que nosotros queremos escribir y no sabemos expresar, por eso tragamos la vida en vez de degustarla. Cuando estamos amargados comemos cosas dulces porque creemos que cubrirán el mal sabor de boca de nuestras decepciones. Y no es así, sólo nos producen acidez y mal de muelas. Mordemos lo que nos asusta para poder despedazar el dolor en partes, parece que así es más comestible.

Brindo por el amor que no sentimos y chupamos, por los deseos que nunca se cumplirán. Freud tenía razón sobre la necesidad oral de los que aún no han superado la etapa. Solo son sorbos de vida que ahogamos en una copa de vino.
 
Wines and the city

Meritxell Falgueras

Fuente foto: Flickr

AMERI 2013

Ameri 2013 - Podere San Cristoforo
Notas de la vendimia:
añada excepcional por el perfecto equilibrio entre los azúcares, potencial aromático y polifenólico. Se trata también de la vendimia más tardía de la historia de San Cristoforo paragonable a la del 2010 y a la del 2008 aunque con una estructura diversa.

Un otoño-hinvierno muy lluvioso provocando un brote de dos semanas de retraso respecto la media. Las permanentes bajas temperaturas de mayo y de inicio de junio han limitado el desarrollo vegetativo y también también bajado el rendimiento por hectárea.

De la segunda mitad de junio hasta al final de septiembre el tiempo caluroso, seco y ampliamente soleado, con óptimas variaciones térmicas, ha permitido completar el desarrollo de las paredes de las hojas, creciendo de manera óptima, y los racimos han podido completar la maduración completa de las uvas diez días más tarde que la norma.

Vendimia: a mitad de octubre (corte de la rama a finales de septiembre)

Uvas: 100% Sangiovese pasificadas en la planta con “corte de la rama”

Viñedo: Ghiaie

Densidad por hectárea 4.850 cepas/hectárea

Edad del viñedo: 10 años

Rendimiento por hectarea: 45 ql/ha

Fertilizante: compuestos biodinámicos

Fermentación y maceración: en recipiento inox, duración de 7 días, con fermetación provocada por las levaduras autóctonas.

Maloláctica: no ha habido maloláctica.

Estabilización: con albúmenes bio y decantación a frío

Maduración: 6 meses en barricas viejas de roble francés

Embotellaimento: en luna descendente

Graduación alcohólica: 12,5% vol.Selected bio&dynamica

Producción: 288 botellas

 

Podere San Cristoforo TOSCANA

Podere San Cristoforo – Fraz. Bagno – Via I FORNI – 58023 Gavorrano (GR)
Tel. 335 82 12 413 – Fax 0566 844 697 – info@poderesancristoforo.it

Bedtime for red wines

Artículo publicado en el Torres Wine Club: ver original

Bedtime for red wine

Recently, an exhibition curated by Marco Goldin and dedicated to the subject of night opened at the Palladian Basilica in Vicenza. It traces an arc from the Ancient Egyptians (including the “boy king” Tutankhamen) all the way to contemporary painters like López García. 

What about wines? Are some more suited to the day and others to the night? Well, as a matter of fact, yes.

Lunchtime is the moment for light whites and rosés—aromatic, lively, graceful, expressive, mimetic, extroverted and versatile wines. They boost our energy levels thanks to their caloric value and charm. They are thirst quenching and aid digestion. And, when drunk in moderation, these wines offer us clarity and increased eloquence, much like they did back at the Ancient Greek symposia.

The color of the sky at sunset pairs beautifully with cherry red rosés: attractive, sensual, light-hearted wines brimming with wild berries.

When night falls, it not only ushers in the dark, but our taste for reds—big wines that are higher in alcohol, mysterious, rich, full in both body and soul… These are wines that need to breathe and invite reflection, opening up as dawn approaches and gently easing our sleep. This is the moment when our mood calls for quiet, rest, tranquility, meditation, warmth, introversion, assertiveness and dialogue, as Kierkegaard already expressed with “in vino veritas.”

Artists like Van Gogh and Monet praised this celebrated pairing in their most famous paintings, where the sun has long departed from the sky, and the red grapes become part of the color palette. Wine forges a link with a metaphor—the night as a journey taking us beyond this world—and allows us to discover that which is too often concealed and hardest to find: our inner self. Wine helps us to explore the depths of our own light and shadow. During the Romantic period of Turner and Friedrich the night seemed most impenetrable, their style marked by figures who face a fierce and indomitable nature.

Nowadays, the moon still exerts its influence on vintages and many vine treatments. “Ho sempre pensato che l’arte sia il racconto della vita,” says Marco Goldin. And it is true that wine, like other forms of art, also changes with the seasons and tastes differently depending on the time of day.

In summer, when the sun is bright and temperatures high, we tend to seek out fresher wines. The endless hours of sunshine let us set the most robust reds aside for when night falls like an eagerly awaited cool cloak.

In The Little Prince it says, “What is essential is invisible to the eye…”  Celeste, Torres’s Ribera del Duero, is like the sky, with the Milky Way lighting up a path across the palate, which coats, warms, restores and flatters the senses.

“It’s like with the flower. If you love a flower that lives on a star, it is sweet to look at the sky at night. All the stars are a-bloom with flowers,” writes Antoine de Saint-Exupéry. And it is true, red wines also have their floral range with notes of violets, roses and aromatic herbs.

Savor the fresh coolness of the night and its wines so as to greet the next day with greater clarity.  We end as we began, with Arte e Vino, a Venetian exhibition in Verona, showing at the Gran Guardia until August 16th. The 184 artworks on display span a period from the Cinquecento to the 19th century. Clusters of grapes fill the canvases, along with glasses, toasts, communions, changing seasons, harvests, images of the sacred and the profane, allegories and metaphors of moods… And everything is steeped in the chiaroscuro of wine.

Meritxell Falgueras

Aquest Sant Jordi regala vi i amor a través de llibres

Aquest Sant Jordi regala vi i amor a través de llibres. El vi forma part essencial de la nostra vida, de la nostra cultura social i de la nostra gastronomia i sempre ha estat un gran catalitzador de l’amor.

Aprofita aquesta festivitat per compartir els dos llibres que seran uns grans consellers per escollir i gaudir de la vostra velada d’amor.

preseumeix de vins.indd llibre_elsvins

Amb el llibre Presumeix de vins Meritxell Falgueras t’ensenya amb un estil fàcil, divertit i molt informatiu, els trucs i els coneixements bàsics que cal tenir per poder apreciar els vins, saber com escollir l’adequat per a cada ocasió i quedar com un autèntic entès en vins.

«A Els vins de la teva vida es mostra que els millors vins no són els més cars o exclusius, sinó que són els que et fan viure moments màgics i que tenen ànima: els vins adequats per a cada ocasió, que cadascú viurà segons la seva experièn- cia. El vi, com tot, t’ha de transmetre alguna cosa quan el prens, fer-te sentir alguna cosa especial.» Andrés Iniesta, al pròleg.

Per Sant Jordi també pots regalar coneixement sobre el món del vi amb aquest curs online d’iniciació a la cata, la persona a qui li regalis podrà gaudir des d’on vulgui i amb qui vulgui la passió del vi, per descobrir el plaer amb milers anys d’història. Aquest curs t’ensenya a catar vins i inclou un kit de 5 deliciosos vins que t’enviem a casa.

curso online de iniciación cata

Un jardín en tu copa

Solo los bebedores saben apreciar el lenguaje de las rosas y el vino”  dice Omar Khayyamm. Que en el vino hay flores no es sólo un tópico romántico. Aunque el que de verdad sería capaz de diferenciar la infinidad de flores que hay en una copa sería un florista. No hay nada mejor como conocer las diferentes plantas para reconocer sus notas en la cata. Es normal que los vinos blancos nos evoquen (ya por analogía cromática) las flores más claras y por consecuencia, los tintos flores oscuras como la violeta. En la Edad Media se utilizaba esta flor para reducir la sensación de embriagadez y en perfumería se continua utilizando muchísimo por su fuerza y seducción. También los tintos jóvenes de variedades como el merlot, el tempranillo y el syrah pueden dar estas notas teñidas por toques muy golosos de  fruta roja. Acacia, espino blanco, jazmín, pino, tomillo… ¡todo un jardín cabe en una copa!

spring

La primavera puede llegar primero a nuestras copas a través del bouquet de las notas varietales. En teoría esta palabra francesa quiere decir ramo de flores. En el vocabulario de cata nos referimos con esta palabra a la suma de aromas primarios, secundarios y terciarios. Recordad, entonces, ¡que solo los vinos que han pasado por una crianza podemos decir que tienen bouquet! Por esta regla de tres acordaos que nunca podéis decir la mítica frase “qué buen bouquet” delante la copa de un vino joven. Las variedades altamente aromáticas con propiedades florales y vegetales se notan más al no estar enmascaradas por las notas de la madera. Las más terpénicas, es decir más altamente aromáticas, son el Riesling (¿habéis probado el Waltraud?), el Sauvignon Blanc (como lleva el Milmanda) y el Verdejo (que también está en el abanico de la bodega). Haced la prueba: tapaos la nariz cuando degustéis el vino. Hasta que no os la destapéis no podemos notar su gusto. No es el que el vino sabe a flores si no que sus aromas retronasales también se degustan a través de los aromas en boca. La rosa, la reina por antonomasia la podemos regalar de manera líquida con vinos hechos de moscatel o gewürstraminer. Las notas de geranio denotan algunos problemas de evolución.

No nos podemos olvidar las plantas aromáticas, grandes componentes olfativas de los grandes vinos del mundo. Las notas misteriosas de la menta, de los helechos, del eucalipto, de la tierra mojada que son muy profundas y que dotan al vino de gran distinción y personalidad. El toque especiado del orégano, la hierba fresca, la humedad del sotobosque nos regala la sensación de estar en el bosque sin salir de casa.

En marzo llega el brote de la viña que tiene como peor enemigo las últimas heladas primaverales. Las hojas se van haciendo más grandes hasta que en mayo se llenan de flores. Unos meses ideales para pasear por los viñedos. Flores de mayo que serán frutos y que en agosto perderán el verde de la clorofila para colorearse según la tipología de sus variedades. En el hemisferio sud, la floración es en noviembre, cuando salen las flores (al mismo tiempo a nosotros nos están cayendo las hojas). La flor de la viña es efímera y nos enuncia el paso de las estaciones. El mediterráneo empieza y acaba con este paisaje que ya des de la Grecia antigua representaba la paz y la fertilidad. La vid renace como las divinidades que se le asociación: Osiris en Egipto, Dioniso en Grecia, Baco en Roma y Jesús en el cristianismo.

 

Meritxell Falgueras

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.