El vino también puede ser light

Wine ToursEstás motivadísimo a hacer dieta y entre semana te ha ido de maravilla. Pero llega el fin de semana y tu amigos te esperan con una cañita y sus patatas bravas… te pones de muy mal humor, celoso y quieres irte o pecar. Pero hay una buena noticia. Buenísima, gustosa y con una aroma que enamora. Y para más inri con un buen postgusto, glamour y gastronómica. El alcohol engorda, está claro, bueno como dice el chiste…¡ somos nosotros los que nos engordamos! Al final todo menos el aire lo hace. Elegir bebidas bajas en calorías y en azúcar puede ayudar muchísimo a rebajar nuestra culpabilidad.
Empecemos por el principio asintiendo que el vino es un alimento. Concentraros ahora a poner la cara de sorpresa del emoticono del whatsup porque… ¡ayuda a adelgazar! ¿Cómo? Los científicos de la Universidad de Purdue en Indiana han demostrado que el resveratrol del vino tinto puede reducir nuestro peso. Para ser más exactos esta maravillosa sustancia natural se llama piceatannol y es un metabolito del afamado antioxidante de los antocianos (la materia colorante de las uvas tintas). Ya ha pasado el momento técnico, o no. Hablábamos del piceatannol que tan sabiamente bloquea los procesos celulares que permiten el desarrollo de las importunas células grasas. Es por ello hay dietas que incluyen una copa (tampoco nos pasemos) de vino al día ya que reduce en un 30% las posibilidades de padecer obesidad, previene las enfermedades coronarias, es vasodilatador y tiene propiedades antiinflamatorias entre otras bondades para la salud.
Sobre las calorías…
Todos sabemos que cuánto más grado alcohólicos tiene una bebida, mayor es el número de calorías que contiene. Hasta aquí llegamos. Por esa regla de tres, los destilados engordarían mucho más que los vinos (estamos hablando de 40 grados versus circa 13). Las calorías del alcohol son vacías, aportando una gran cantidad de energía calórica sin nutrientes que el cuerpo asimila como una energía “extra” y en vez de quemarla, la guarda y la almacena en forma de temida grasa (también denominado “michelín” y sin estrellas). Un grado de alcohol puro contiene siete calorías . Si nos ponemos finolis una copa de tinto tiene más que una de blanco. Pero nada que no se pueda arreglar con un filete a la plancha con verduras y una lenguado al vapor para maridarlos.
Hay una verdad a voces que no se dice: el vino da hambre. Aunque el efecto del alcohol en el metabolismo también ayuda a quemar calorías más rápido de lo normal. Al final el secreto es este: para bajar peso hay que quemar más calorías que las que se consumen. ¿Un consejo de sumiller? Después de haber hecho un buen ejercicio físico y mental, el vino aún sabe mejor, aunque sea con un filete de pollo y ensalada…

A la salud del más antiguo de los medicamentos

Captura de pantalla 2014-02-19 a les 9.45.08“El vino alegra al triste, reanima al viejo, inspira al joven y hace olvidar el cansancio al fatigado” decía Lord Byron. Sedante, tranquilizante, analgésico, vasodilatador, anestésico, diurético, antiséptico, antidepresivo…. Todos estos adjetivos saludables hablan del buen hacer que el vino puede hacer a la salud. Pero no medicalicemos el vino. El vino es mucho más que un medicamento, es una bebida totémica, de comunión con los demás. Es verdad que tiene un alto contenido en resveratrol (componente del vino que se encuentra sobretodo en las uvas tintas y que tiene acción antinflamatoria y antioxidante) y que por ello va bien para el corazón. Precisamente la “paradoja francesa” trata de eso. Pues en Francia la incidencia de enfermedades cardiovasculares es menos que en Estados Unidos aunque siguen una dieta más rica en grasas saturadas. FIVIN, desde su creación en 1992, orienta sus actividades a valorar los posibles efectos protectores del consumo moderado de vino en nuestro organismo y sobre la salud humana desde un punto de vista médico. Por ello realiza un trabajo continuado de investigación y recopilación sobre vino y salud, bajo la supervisión de un comité científico formado por médicos, técnicos en salud y nutrición y enólogos, de reconocido prestigio nacional e internacional. “Los demás bebedores de alcohol tienen una tasa de mortandad más alta que los bebedores de vino”, dice el doctor Morten Gronbaek, profesor de epidemiología en la Universidad de Copenhague. Resulta que el menor riesgo de enfermedad cardiovascular que presentan los bebedores moderados de vino está relacionado, entre otros factores, con una reducción del LDL-colesterol (“colesterol malo”) y de su capacidad de oxidación, una reducción de la capacidad de agregación plaquetaria y un aumento de la actividad fibrinolítica y antitrombina. Y precisamente la premisa “Wine in Moderation” (Art de vivre) nos cuenta a aprender a apreciar el vino, degustándolo lentamente, acompañándolo de una buena comida y entenderlo. Bajo este concepto se aceptaría:

  • Hasta dos bebidas al día por mujer
  • Tres para los hombres

Pues si no está bien utilizado es un excitante neurovascular, es alucinógeno, es depresor del sistema nervioso central, hace desaparecer inhibiciones, trastorna el equilibrio y la coordinación, oscurece la consciencia y retrasa la capacidad intelectual entre otras cosas. Platón ya prohibía el vino a los jóvenes porque “es un error añadir fuego al fuego” y es verdad que delante del temido “botellón” solo podemos educar en la degustación sensorial y el beber poco y bueno. El vino se ha utilizado como medicamento en la historia. En la Epopeia de Gilgamesh el vino era fuente de inmortalidad. En la medicina de Hipócrates el vino ocupa un lugar importante para tratar las enfermedades según la tipología: los ácidos son los más diuréticos, los tánicos son antidiarreicos. Teofastro de Eresos utilizaba el vino para pomadas para tratar el reumatismo. En el Romanticismo se creía que la melancolía era una enfermedad y por ello se recomendaba beber vino. Esta época junto a la Medieval es cuando el consumo del vino ha sido más elevado, pues en un momento que el agua podía estar en mal estado “el vino es la más sana e higiénica de las bebidas” como dijo siglos después Louis Pasteur. Por ello brindamos “salute”, “cheers”, “Santé”, para bendecir las copas y augurar buena “salud”.

Lo que las copas dicen

Captura de pantalla 2013-07-23 a las 10.51.13Hay muchas cosas que se expresan en la copa cuando movemos el vino. Es por ello que hay sumilleres que consiguen adivinar cosas como la variedad, la zona, la añada, captar la gama de precios y hasta el suelo donde se elabora… No es que se sienten iluminados y un ser celestial les chiva todos esos datos al oído por arte de magia. Es que hay ciertas pistas que te pueden ayudar a descifrar esas cosas de un vino con mucha experiencia y formación. Vamos por pasos.

  • Las notas aromáticas te explican el tipo de variedades que se han utilizado. Las hay de más aromáticas como Moscatel y la Gewürztraminer que por sus notas a fruta fresca y flor blanca ya te predispones a pensar en una de ellas. O notas por ejemplo del Cabernet Sauvignon que te evocan a un pimiento verde con mil excepciones a estas reglas basadas en la experiencia individual.
  • El tipo de aromas (primarios, secundarios o terciarios) hablan de cómo se elabora el vino. Por ejemplo si notamos tostados, especies, vainilla en el caso del roble francés o coco en el americano querrá decir que ha pasado algún tiempo por barrica. Igual que las fragancias que vienen de la fermentación (también denominados aromas secundarios) puedan dar notas a lácteos al realizar la desadificación llamada fermentación maloláctica o si ha estado en coctacto con las madres del vino regala nostas que recuerdan a la briocherie. Por el ejemplo nuestro Milmanda en Conca de Barberà tiene notas mantecadas y una grácil acidez con notas torrefactas de la barrica. En cambio la misma variedad en Russian River Valley, California, Marimar Chardonnay Dobles Lía, al estar un largo período de tiempo con las madres del vino tiene unas marcadas notas a pastelería.
  • La zona también se hace por descarte. Por ejemplo el Sauvignon Blanc da diferentes fragancias dependiendo el sitio donde esté plantado y cómo esté elaborado. En el Loire está criado con lías y tiene un fondo mineral. En Nueva Zelanda nos recuerda a la hierba acabada de cortar, en Estados Unidos tiene notas más cítricas y en Sudáfrica la misma uva nos regala sensaciones de espárragos. El Fransola en cambio de la DO Penedès conserva los aromas florales mezclados con tropicales y un fondo vegetal donde luce su tipicidad y maestría.
  • Para adivinar la edad del vino factores como el color del vino, sus reflejos y su ribete nos ayudan porque el vino blanco con el tiempo se va volviendo más oscuro y el tinto con el tiempo va perdiendo el color.
  • Los suelos con hierro dotan de color a los vinos, el sílice aporta suavidad y graduación. La arcilla taninos y consistencia. Por ello se puede vislumbrar el terroir según el paladar del vino.
  • La añada se puede suponer dependiendo las características climáticas de cada año y la evolución del vino en botella. En una añada muy buena el vino brillará mientras otra más discreta el inteligente coupage del enólogo intentará que sea más estable y que contínue con el legado de calidad que caracteriza a la marca.
  • Su peso en boca también nos demuestra la gama de precios. Es verdad que algunas veces éste está basado en la exclusividad pero un paladar acostumbrado a poner precio a un vino se da cuenta que el peso en boca, el equilibrio con la acidez, las notas terciarias vienen de una serie de cuidados y de una laboriosa elaboración.
  • También el alcohol nos explica si viene de una zona cálida o fría, pues la insolación hace madurar la uva y hace que cada 17 gramos de azúcar se transformen en un grado alcohólico a través de la fermentación alcohólica. La acidez también denota su origen.
  • La denominación de origen marca un estilo, unos rendimientos por hectárea, unas determinadas variedades que crean escuela .

 

Así que la mente del experto de vinos tiene todos estos datos para ir descartando las posibilidades hasta llegar a la respuesta. Por eso tantas veces lo adivina como se equivoca, pero lo importante es el mecanismo que se posee. Y para alivio de los winelovers se puede aprender. Pero no estudiando, si no catando. Aún así cuando os sorprendáis que vuestro cuñado adivina la añada del vino… ¡seguramente es porqué habrá leído la etiqueta de la botella antes!

Variedades que te van a sonar (de Torres)

¿Te suenan estás variedades? Pues enseguida lo harán porque aunque no sean las famosas chardonnay o merlot ahora se utilizan para hacer vinos auténticos y con mucha personalidad. Se han acabado las notas de degustación que parecen copiarse: cereza picota con capa alta , fruta roja madura en nariz, taninos voluptuosos y final largo. Nos hemos acostumbrado a escoger vinos donde imperan varietales de uvas conocidos. ¡Pero qué excitante resulta degustar vinos nuevos y diferentes! Estas uvas autóctonas son inimitables y representan nuestro patrimonio cultural. ¿Las degustamos juntos?

 

  • Garró es una de las variedades tintas tradicionales de Cataluña que ahora ha sido recuperada. Tiene notas del humo de leña (lo encontrarás en el cupaje de Gran Muralles)
  • El Graciano con un rendimiento bajo y unos taninos altos experimenta una magnífica evolución durante la crianza en madera y botella. Por ello lo encontraremos aunque sea en una pequeña proporción en los grandes vinos riojanos. ¿Lo quieres probar en su pureza? Cata Altos Ibéricos Parcelas de Graciano de DOC Rioja y déjate seducir por su intensidad de mermelada de moras con deliciosas notas balsámicas y vegetales.
  • Parellada (la puedes degustar junto a la garnacha en le mítico Viña Sol) es una de las uvas más finas y más difíciles de elaborar. Sus vinos contienen un ligero grado alcohólico, con aromas delicados y un cuerpo amable. Es una uva tradicional en el cupaje de los espumosos pero vinificada en forma de vino blanco es más difícil de encontrar. Te sorprenderá su sutilidad.
  • Querol es una de las muchas variedades autóctonas catalanas que fueron desapareciendo en el siglo XIX. Da uvas más concentradas, con rendimientos muy bajos y es interesante para afrontar el cambio climático
  • Cabernet Franc: esta es internacional pero la tratan de hermana “pequeña” del Cabernet Sauvignon y ya es mayorcita de edad. Tiene una naturaleza herbácea difícil de gestir. Pero también como su nombre indica es un vino franco dotado de un perfume limpio e inconfundible. Encuentra sus peculiaridades en el Reserva Real en cupaje con el merlot y el cabernet sauvignon

 

Recuperar variedades ancestrales es un proceso lento con muchas horas de experimentación. “Este trabajo está a medio camino entre la viticultura y la arqueología y nos ayuda a entender mejor la riqueza de variedades de vid cultivadas antes de que la filoxera arrasara los viñedos” proclama Miguel Torres Maczassek,. Generalmente al encontrar una variedad nueva el equipo de Torres invierte 6 años en la limpieza del material para luego utilizarla. Así conocemos la Selma Blanca, la primera variedad blanca recuperada del Penedès o la Moneu y Gonfaus (muy resistentes a las altas temperaturas y a la sequía). Fusionar estas variedades que estaban destinadas a perderse en el tiempo dan a luz unos vinos con tradición y un toque especial que es nuestro patrimonio ecológico.TORRES MAS LA PLANA 2010

Vino para solteros

los vinos de tu vidaQue no puedas compartir una botella con una pareja no quiere decir que tengas que renunciar al buen vino. Aquí unos consejos para degustar la soledad con mucho gusto. Verás (y beberás) una botella medio llena y no pelearás por la última copa. Aunque se cate un vino e sin testimonios con quien comentarlo eso no da derecho para hacerlo de cualquier manera. Igual que merece mucho la pena cocinar e invertir tiempo en ti también te has de tomar el vino con la misma grandilocuenza que cuando lo compartes. No te cortes en abrirte un buen tinto con tu carne a la plancha, pon tu copa favorita y date un homenaje. No hay excusas pero por si aún quieres quejarte aquí tienes algunas réplicas:

  • Es que para que voy a abrir una botella si no me la terminaré.

. Recuerda que siempre puedes hacer el vacío, quitar el aire a la botella y te puede durar tres o cuatro días. Divide ahora los 75 cl entre tres y te sabrá a poco.

  • Es mejor esperar una ocasión especial.

. A veces esperamos la felicidad y esta al final solo es un recuerdo, una ilusión. Si esperas el día que te suban el sueldo, que llegues a tu peso ideal o que esa persona se fije en ti tal vez el vino se habrá picado. Porque no hacer de un maldito lunes el principio de una semana emocionante brindando contigo mismo?

  • El vino, mejor en pareja.

. Con el amor el vino tiene un maridaje muy especial. Pero también lo tiene con amigos, con un buen libro, hablando por teléfono, con tus padres, mirando la tele… ¡No pongas límites a tus sentidos con tu mente!

  • Total, para tomarme unas palomitas y mirar la tele…

. ¿Sabes que el Pinot Noir es la uva protagonista de la películas Entre Copas? Coge una botella de Marimar de Russian River Valley en California, un Mas Borras del Penedés y alucinarás. Y las palomitas con parmesano rallado y pimienta están buenísimas.

  • No hay bastantes referencias de media botella y enseguida envejecen.

. Tienes toda la razón pero haberlas las hay. Tal vez no todas las bodegas apuestan por este formato pero Torres sí. Tienes que mirar bien la añada y dejarla afinar mucho menos que una estándar o que un tamaño mágnum porque al tener menos capacidad pero la misma merma (el menos un centímetro que va desde que acaba el tapón y empieza el vino) y evoluciona con más rápidez pero sin estresarte.

  • Tengo miedo de que si empiezo la botella me la pueda acabar

. Pues sí suele pasar… Pero recuerda que el vino solo se disfruta en moderación

– Bueno abriré un vino viejo que tengo por all

 

Y el mejor de todos estos consejos: comprar una mágnum e invitar a todos los amigos solteros, tal vez gracias al vino, lo dejáis de ser o sois más feliz siendo singles.

LAS VARIEDADES AUTÓCTONAS ESTÁN DE MODA

¿Te suenan estás variedades? Pues enseguida lo harán porque aunque no sean las famosas chardonnay o merlot ahora se utilizan para hacer vinos auténticos y con mucha personalidad. Se han acabado las notas de degustación que parecen copiarse: cereza picota con capa alta , fruta roja madura en nariz, taninos voluptuosos y final largo. Nos hemos acostumbrado a escoger vinos donde imperan varietales de uvas conocidos. ¡Pero qué excitante resulta degustar vinos nuevos y diferentes! Estas uvas autóctonas son inimitables y representan nuestro patrimonio cultural. ¿Las degustamos juntos?

 

  • Garró es una de las variedades tintas tradicionales de Cataluña que ahora ha sido recuperada. Tiene notas del humo de leña (lo encontrarás en el cupaje de Gran Muralles)
  • El Graciano con un rendimiento bajo y unos taninos altos experimenta una magnífica evolución durante la crianza en madera y botella. Por ello lo encontraremos aunque sea en una pequeña proporción en los grandes vinos riojanos. ¿Lo quieres probar en su pureza? Cata Altos Ibéricos Parcelas de Graciano de DOC Rioja y déjate seducir por su intensidad de mermelada de moras con deliciosas notas balsámicas y vegetales.
  • Parellada (la puedes degustar junto a la garnacha en le mítico Viña Sol) es una de las uvas más finas y más difíciles de elaborar. Sus vinos contienen un ligero grado alcohólico, con aromas delicados y un cuerpo amable. Es una uva tradicional en el cupaje de los espumosos pero vinificada en forma de vino blanco es más difícil de encontrar. Te sorprenderá su sutilidad.
  • Querol es una de las muchas variedades autóctonas catalanas que fueron desapareciendo en el siglo XIX. Da uvas más concentradas, con rendimientos muy bajos y es interesante para afrontar el cambio climático
  • Cabernet Franc: esta es internacional pero la tratan de hermana “pequeña” del Cabernet Sauvignon y ya es mayorcita de edad. Tiene una naturaleza herbácea difícil de gestir. Pero también como su nombre indica es un vino franco dotado de un perfume limpio e inconfundible. Encuentra sus peculiaridades en el Reserva Real en cupaje con el merlot y el cabernet sauvignon

 

Recuperar variedades ancestrales es un proceso lento con muchas horas de experimentación. “Este trabajo está a medio camino entre la viticultura y la arqueología y nos ayuda a entender mejor la riqueza de variedades de vid cultivadas antes de que la filoxera arrasara los viñedos” proclama Miguel Torres Maczassek,. Generalmente al encontrar una variedad nueva el equipo de Torres invierte 6 años en la limpieza del material para luego utilizarla. Así conocemos la Selma Blanca, la primera variedad blanca recuperada del Penedès o la Moneu y Gonfaus (muy resistentes a las altas temperaturas y a la sequía). Fusionar estas variedades que estaban destinadas a perderse en el tiempo dan a luz unos vinos con tradición y un toque especial que es nuestro patrimonio ecológico.mineralidad del vino

10 TENDENCIAS VINÍCOLAS PARA ESTE 2016

La moda pasa el estilo permanece decía Coco Chanel, y es que las tendencias de este año en el mundo del vino dan mucho más gusto a nuestras copas. Menos alcohol, el triunfo de lo ecológico, experiencias enogastronómicas y el auge de lo latino entre otras.

  • Menos es más. Todo lo queremos “low”. Low calories, low cost… Por ello el vino se desalcoholiza para poder seguir gozando de una copa con casi sin alcohol y con menos calorías. Para comer con vino y después poder seguir trabajando con pleno rendimiento. Por ello Natureo (en versión blanca y tinta) triunfa por los aromas florales y frutales que se toman en copa de vino pero que sientan como un mosto sin azúcar
  • Lo ecológico ya no está de moda ni es algo buscado por una minoría. La gente está realmente preocupada por como se procesan los alimentos y el vino no se escapa de esta inquietud. El programa Torres Earth tiene el lema de: “cuanto más cuidamos la tierra mejor vino conseguimos”
  • La preocupación por el medio ambiente lleva a diseñar los sistemas para minimizar los efectos del cambio climático: como la reducción del consumo energético, una edificación sostenible (disponibilidad de una planta depuradora de aguas, balsas recolectoras de aguas, entre otras prácticas), energías renovables que minimizan el impacto de las emisiones de CO2. Gestión, reutilización y reciclaje de los residuos orgánicos a través de compostadores modulares.
  • El turismo sensoriales el favorito y las experiencias enogastronómicas son lo más en el 2016. En Mas Rabell hay un menú desde 33 euros con maridaje. Igual que un tour con harmonía de cuatro quesos y sus correspondientes vinos. Aparte de las visitas en la Bodega del Penedés o del Priorat que se puede combinar con un fin de semana hotel incluído.
  • Información digital. Instagram. Twitter. Facebook y no sólo. Post con sabor a vino y blogs que contestan las dudas del consumidor. Club Torres y mucho más.
  • Compradores más exigentes e informados. Si alguien ha querido ha podido hacer un curso de cata. En los medios generalistas se incluyen notas de degustación. El consumidor sabe muy bien lo que le gusta y no. No es ningún menor de edad sensorial y se ha preocupado para entender el vino. Hay talleres y cursos de vinos disponibles en Barcelona y en la visita a bodegas. Descúbrelos en https://www.clubtorres.com/es/visitas-talleres-catas/categoria/cursos-y-talleres
  • Vuelta a la tradición. 40 añadas de Mas La Plana. Ese Cabernet Sauvignon del Penedés, que se ha convertido en el Cabernet español de referencia con mayúsculas, después que Jean Leon lo instaurara en la zona. O el Secret del Priorat, cariñena y garnacha que hacen honor a los tintos dulces tradicionales que tan bien sientan. Lo vintage no solo se lleva, también se degusta.
  • Vinos BBB (Buenos, bonitos y baratos). “Hay gente que piensa que el lujo es lo contrario de la pobreza; pero no, es lo contrario de la vulgaridad” dice Chanel. Y es verdad que hay vinos como Atrium o el De Casta que valen más de lo que cuestan y sientan de lujo.
  • América Latina en el punto de mira. Los hermanos Roca y la tournée de todo un restaurante nos enseña como está en vogue la cultura Sud-Americana. Ya han pasado por Perú, Méjico… y este año seguirán conquistano América. Miguel Torres Chile sigue siendo pionero desde 1979, ahora con u Santa Digna Estelado de burbujas rosadas que muestra la ambivalencia de este terroir hasta el Manso de Velasco.Wines and the city
  • Sin racismos en los colores. Pues “El mejor color del mundo es el que te queda bien” decía Coco Chanel. Los blancos con cuerpo como el Milmanda han demostrado ser los más versátiles para acompañar los platos de nueva creación. Ya nadie te mirará con desprecio por pedir un rosado (que ahora que llega el buen tiempo te hará ver “la vie en rose”).

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.