LA TINTA FINA SIGUE ESCRIBIENDO SUS MEJORES PÁGINAS

Isaac Newton escribió en una carta a Robert Hooke con fecha de 15 de febrero del 1676 “si he visto más lejos es porque estoy sentado sobre los hombros de gigantes”. Pues gracias al trabajo y la sabiduría legada de sus predecesores había podido alcanzar sus grandes experimentos. La nobleza castellana, los dignatarios eclesiásticos y los intelectuales de la universidad de Salamanca ya sabían lo que este tempranillo podía aportar a sus calices. Eran los vinos más ansiados en la corte de Madrid en los siglos XVI y XVII y siguen siendo los vinos de moda por su frutalidad, fuerza, harmonía y clase, y no solo en la capital. Feudo de la tinta fina es, más allá del mito de Vega Sicilia, cuna de algunos de los vinos más prestigiosos (Aalto) y caros (Pingus) de la península. A nivel nacional, su competencia más directa son: los vinos del Priorato y, sobretodo, los Rioja de “alta expresión” con los que comparte cupaje. Pues que la tempranillo se llame en esta zona tinta fina o tinta del país no es solo un capricho lingüístico. Es un clon del tempranillo riojano que se ha adaptado a las condiciones medioambientales de la región (a excepción de las temidas y terribles heladas primaverales que pueden sufrir). En la Ribera del río Duero, la uva tempranillo no es de vendimia temprana como bien su nombre indicaría y muchas veces se recoge la uva en el mes de octubre consiguiendo la preciada concentración de azúcar. El resultado es que el Tempranillo de Ribera del Duero tiene pieles más gordas y oscuras, además de niveles más altos de acidez, que el Tempranillo de Rioja. Los vinos poseen un color más intenso y taninos más fuertes y astringentes, y un carácter más evidente de frutas de mora y ciruela. Los mejores vinos envejecen muy bien en barricas nuevas de roble francés y pueden compararse en estilo (y calidad) a los Cru Classé del Médoc. De hecho, durante más de un siglo ha habido cultivos de varietales de Burdeos como Cabernet Ribera del Duero Sauvignon, Malbec y Merlot junto a los tradicionales de Tempranillo y Garnacha. No obstante, exceptuando Vega Sicilia, la mayoría de los mejores vinos se hacen con 100% de Tempranillo.

Aún no posee ser “denominación de origen calificada” (como Rioja o Priorato) aunque muchos apuntan a que podría ser la siguiente y los consumidores la concibe como la más prestigiosa. Y eso una DO relativamente joven! (lo digo porque una servidora es del 81). Hasta mediados de los 80 no se le dio mucha importancia a excepción de una bodega, adivináis cuál? Ni Pesquera, ni Valdubón… Sí, Vega Siclia, que continua siendo referente top en todo el mundo. Riberexpo en Peñafiel demuestra en cada edición el valor de la zona, desde su interés enoturístico a los preciados premios nacionales e internacionales. De las rutas del vino en Castilla y Leon (Rueda, Toro, Bierzo y CigaleS) la Ribera del Duero sigue siendo, de largo, la DO más visitada, famosa y adorada por los winelovers. El río Duero que da nombre a la región y engloba las gastronómicas provincias de Valladolid, Segovia, Burgos y Soria con lo que tiene los maridajes con los manchegos y el lechazo asegurados. Sus viñedos se encuentran en ambas orillas del río. La alta calidad de estos vinos se debe a la altitud y a los ricos suelos calcáreos en las mejores partes de esta zona. Al igual que ocurre en Rueda y Toro, la altitud favorece los veranos de días calurosos seguidos de noches frescas.

 

Le pregunto a Ferran Falgueras del Celler de Gelida sobre lo último de Ribera y me habla de Dominio del Águila, propiedad de Jorge Monzón viñador y enólogo e Isabel Rodero, arquitecto. A Jorge le bien de casta y se ha formado en Burdeos y Borgoña (Romanée-Conti) entre otras mecas enológicas. Le pregunto a otro Ferran, en este caso Centelles (necesito decir que es el sumiller de “El Bulli Foundation”, catador de Jancis Robinson y autor de “Qué vino con este pato” de la editorial Planeta Gastro?) que precisamente ha estado degustando para Jancis Robinson 153 muestras a ciegas. Su conclusión es que la exagerada carga frutal de un pasado está debajo de control. Cremosidad y notas de chocolate dulce han sido algunos de los adjetivos que más ha utilizar para los vinos. “El diamante de oro” es para Centelles es Roa, Pedrosa del Duero, Anguix y La Horra (Pingus, Picon, Astrales, Nogal) mientras la conocida Milla de oro son Quintanilla de Onesmio, Vallbuena del Duero más Valladolid.

Tal vez la moda de lo vintage a hecho que olvidemos que es clásico y que es moderno. Hay marcas que ya son un clásico en la restauración como Arzuaga, Viña Pedrosa, Pago de carraovejas, Alión, entre otras marcas que se han trabajado su reputación. Más acidez, menos maceración, más afinamiento un con un toque de cabernet sauvignon o malbec. O más alcohol, más maceración, vinos comercializados relativamente jóvenes con un toque de garnacha y syrah. El maestro de la tinta del País es Mariano García. Protagonizó que uno de los vinos más importantes, reclamados y afinados de la región no estuviera amparado por la DO. Su vino Mauro es lo que una camisa blanca es en nuestro fondo de armario. Un básico que siempre te hace quedar bien. Y ahora con sus hijos sigue elaborando tintos de primera división el bodega Garmón continental. Otro experto del tema es Javier Zaccagnini con el que tuve el honor de compartir unos días de amistad en Podere San Cristoforo (Maremma Toscana) y que me explicaba sus secretos habiendo sido presidente de la DO y habiendo cultivado con su amor (también a la música) los vinos de Sei Solo.

Pasión, concentración, músculo, estructura… Así empezó la cata de Guillermo Cruz con su esposa, la también sumiller del equipo de Mugaritz, Silvia García Guijarro para poder explicar la parte más sensible de los Riberas. Esa Ribera que se reiventa mirando hacia atrás, queriendo agradar y a su vez intentando llegar más a todo tipo de público. El sexto sentido, nos cuenta el sumiller, es la historia que hay detrás de cada botella de vino, el sabor es el de las vivencias personales de sus viticultores y sobretodo su versión de la viticultura. La parte intangible, que son los vinos con alma que tanto gustan a este profesional que se ha ganado a pulso el título de mejor sumiller de España. La degustación sobre la importancia de la bodegueras ha brillado con la cata de estos diez vinos punteros: Felix Callejo Viñedos de la familia 2005, El Canto de la Alondra 2015, Espiga 2011, Ferratus 2010, Corimbro I 2012, San Gabriel 2014, Sarmento Barrica 18 meses 2014, Eremus 2014, Solideo 2011, Carmelo Rodero TSM 2014.

Los vinos tintos se confirman como el buque insignia de la denominación de origen y, entre ellos, los que han registrado mayor incremento son los jóvenes Los rosados, también amparados por la denominación de origen. Drink Ribera. Drink Spain, un plan de comunicación y de promoción de esta región en EE.UUEl Consejo Regulador de Ribera del Duero llevó a cabo gran cantidad de acciones de promoción en EE.UU. Los resultados del Plan USA de Ribera del Duero también se han hecho sentir en los medios estadounidenses, generando más de 500 artículos de opinión en la prensa especializada y generalista, entre los que destacan The New York Times, The Wall Street Journal o Wine Spectator.

Meritxell Falgueras

 

Speak Your Mind

*

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.