Después de mi segundo embarazo

¡Nunca pensé que podría gustarme estar embarazada! Y más que podría echar de menos mi barriga pero es lo que tiene cuando no te has podido despedir y aún te parece que se te mueve algo dentro estando vacía.

Después de una serie de abortos y un embarazo muy complicado nació Vita después de muchas lágrimas, mucho reposo, siempre con pérdidas, ansiosa, sin memoria, con 20kg de más y con ganas de dulce. Tener a Leonardo dentro me llenó de coraje, energía, decisión, pocas náuseas, con ganas de bebidas cítricas, trabajando siempre, ganando el peso correcto y con antojos salados. Pero los partos aún siendo los dos con cesárea han sido muy diferentes. En el de Vita estaba mi amado ginecólogo y mi marido dándome la mano y el postparto aunque doloroso físicamente, anímicamente estaba en el cielo, como enamorada. Esta vez, con una cesárea de urgencia después de dos días de gastroenteritis y un largo verano sin descansar cuidando a Vita, sin mi ginecólogo, sin Lorenzo pero con mi gran amigo Raül Balam Ruscalleda que llenó de amor y humor un momento tan delicado. Me recuperé mucho mejor pero sin poder remontar el histerismo  de que estuve separada de mi bebé más de un día por la incubadora. El primer mes me ha superado la situación y más cuando hemos tenido complicaciones de salud por el riñón izquierdo de Leo ¡Hasta casi me he olvidado que tengo un libro ideal para las que damos el pecho!: “Qué beber cuando no bebes” pero será por defecto profesional, que ya sólo pienso en el próximo

Aún tengo más de 6 kg de más, mucha hambre, me levanto más de 5 veces cada noche (a veces más por la que tiene 2 años que por el neonato), y tengo un poco de bajón… Pero recuerdo hace tres años que parecía imposible que pudiera tener hijos y por ello doy gracias todo el tiempo. Vita es como su nombre: todo vitalidad y simpatía. Leonardo es tranquilo y pausado como su padre. ¡Yo que quería una niña, nunca pensé que tendría dos y que me haría tantísima ilusión la ropa azul! Y siempre puedes estar más cansada…

Pues eso, que después de mi bi-maternidad, vuelvo a mi blog, perdonad los meses que he estado out. Vivir con dos niños hace que escribir sea mis vacaciones  y prácticamente se acabó el free-time si no es que te quedas despierta entre toma y toma. Por suerte tengo un buen café cerca.

P.D.: han sido cesárea porque en los dos embarazos me he pinchado a diario con heparina, si necesitáis algún consejo al respecto, soy la reina de los pinchazos en la barriga y en la progesterona durante los primeros meses.

Speak Your Mind

*

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.